PAN PA­RA HOY, HAM­BRE PA­RA MA­ÑA­NA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ha­ce aho­ra ya ca­si un año que se in­tro­du­jo en la agen­da po­lí­ti­ca el pro­ble­ma de las pen­sio­nes. No fue un he­cho ais­la­do, ya que la pro­fun­di­dad e in­ten­si­dad de la cri­sis pu­so en en­tre­di­cho a mu­chas de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas, pú­bli­cas y pri­va­das. Lo que es­ta­ba y es­tá en cues­tión es la pro­pia sos­te­ni­bi­li­dad de la eco­no­mía es­pa­ño­la, ca­ren­te de pers­pec­ti­vas ra­zo­na­bles de cre­ci­mien­to fu­tu­ro. En un país de es­ca­sí­si­ma tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca -ape­nas una ge­ne­ra­ción– el mie­do a re­for­mar se ha vis­to exa­cer­ba­do por la mul­ti­tud y com­ple­ji­dad de las re­for­mas ne­ce­sa­rias, to­das ellas re­la­ti­va­men­te ur­gen­tes si que­re­mos vol­ver a una sen­da de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do.

Pa­re­ce que las tur­bu­len­cias en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros han, fi­nal­men­te, con­ven­ci­do a nues­tros po­lí­ti­cos, más a los del go­bierno que a los de la opo­si­ción, de que ha­ce fal­ta po­ner ma­nos a la obra y re­for­mar el sis­te­ma de pen­sio­nes. En el pro­ce­so hay al­gu­nas tram­pas que ha­ce fal­ta evi­tar si que­re­mos una re­for­ma dig­na de es­te nom­bre.

Te­ne­mos que des­ha­cer­nos, pa­ra em­pe­zar, del mi­to se­gún el cual “las co­sas se arre­gla­rán por sí so­las”. Mu­chas fuer­zas que, des­de am­bos la­dos del es­pec­tro po­lí­ti­co, se nie­gan a re­for­mar el sis­te­ma, uti­li­zan con fre­cuen­cia di­fe­ren­tes ver­sio­nes del si­guien­te ar­gu­men­to: “El cre­ci­mien­to fu­tu­ro de la pro­duc­ti­vi­dad ha­rá po­si­ble gas­tar­se mu­cho más en pen­sio­nes (en­tre otros pro­gra­mas) por­que la tar­ta fu­tu­ra se­rá tan gran­de que en unas dé­ca­das ha­brá su­fi­cien­te ren­tas pa­ra to­dos, per­mi­tien­do su­bir los im­pues­tos y las co­ti­za­cio­nes so­cia­les, que ab­sor­be­rán sin ma­yo­res pro­ble­mas los in­cre­men­tos es­pe­ra­dos en el gas­to en pen­sio­nes”. De lo que se des­pren­de, que de ha­ber una re­for­ma, és­ta só­lo de­be­ría ser mo­des­ta.

Los úl­ti­mos 20 años han si­do un desas­tre por la es­pe­cia­li­za­ción en sec­to­res de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad

Sin em­bar­go, un sen­ci­llo ejer­ci­cio con­ta­ble nos mues­tra que, in­clu­so en un con­tex­to su­ma­men­te fa­vo­ra­ble, no hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra el op­ti­mis­mo: en el 2050 nues­tro PIB se­rá mu­cho me­nor de lo que mu­chos co­men­ta­ris­tas “an­ti­rre­for­ma” va­ti­ci­nan. Y ello de­bi­do, fun­da­men­tal­men­te, a que la po­bla­ción ocu­pa­da, de­bi­do al me­nor ta­ma­ño de los cohor­tes jó­ve­nes, se­rá bas­tan­te me­nor que la ac­tual. In­clu­so ha­cien­do el su­pues­to muy op­ti­mis­ta de que la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo crez­ca al 1,5% y la ta­sa de em­pleo suba has­ta el 70% (11 pun­tos por en­ci­ma de la ac­tual) el PIB re­sul­tan­te es só­lo 1,8 ve­ces. Si, al­ter­na­ti­va­men­te, la ta­sa de em­pleo se es­tan­ca en el 60% de la fuer­za la­bo­ral, aun­que ba­jo la mis­ma ta­sa de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad, el PIB en 40 años se­ría só­lo en­tre 1,52 y 1,60 ve­ces el co­rrien­te.

Por otra par­te, no de­be­mos con­fun­dir lo que es cier­to con lo que al­gu­nos pre­vén. Si no se re­for­ma el sis­te­ma, la pre­vi­sión de subida del gas­to en pen­sio­nes, que se do­bla­rá, es cier­ta: los pen­sio­nis­tas de 2050 ya na­cie­ron (ha­brá 15,6 mi­llo­nes de ma­yo­res de 65 años en el 2050) y las re­glas de cálcu­lo de­ter­mi­nan exac­ta­men­te que frac­ción de su ren­ta la­bo­ral ten­drán que re­ci­bir en pen­sio­nes y en que ran­go de eda­des.

Lo que es to­tal­men­te in­cier­to es cuán­to van a cre­cer el PIB y la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo en Es­pa­ña en los pró­xi­mos 40 años. Los teó­ri­cos, de de­re­chas o de iz­quier­das, de “las co­sas se arre­gla­rán so­las” es­tán se­gu­ros de que la pro­duc­ti­vi­dad cre­ce­rá en el en­torno del 1,5% al año por­que es­ta ha si­do la me­dia en los úl­ti­mos 40. Cier­ta­men­te, pe­ro se ol­vi­dan de que la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo cre­ció en Es­pa­ña, en pro­me­dio, un 4% en­tre 1970 y 1990 y só­lo un 0,8% en los vein­te años pos­te­rio­res. Di­cho de otra ma­ne­ra, los úl­ti­mos vein­te años han si­do un desas­tre de­bi­do, en­tre otras cau­sas, a la es­pe­cia­li­za­ción en sec­to­res de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad y a unas co­ti­za­cio­nes y unos im­pues­tos so­bre la ren­ta la­bo­ral re­la­ti­va­men­te al­tos.

En cual­quier ca­so, si la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo cre­cie­ra, en los pró­xi­mos 40 años, al rit­mo (aún op­ti­mis­ta) del 1% anual y se al­can­za­ra una ta­sa de em­pleo del 70%, la tar­ta se­ría a lo su­mo 1,5 ve­ces la pre­sen­te. Si cre­cie­ra co­mo lo hi­zo a lo lar­go de los úl­ti­mos 20 años y la ta­sa de em­pleo se que­da­ra cer­ca del 60% ac­tual (he­mos de es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra

Si no se re­for­ma el sis­te­ma, la pre­vi­sión de subida del gas­to en pen­sio­nes, que se do­bla­rá, es cier­ta

la even­tua­li­dad de un desas­tre la­bo­ral), la tar­ta aca­ba­ría sien­do só­lo 1,1 ve­ces la ac­tual. En es­tas cir­cuns­tan­cias –que po­drían ga­nar ve­ro­si­mi­li­tud de no me­diar re­for­mas pro­fun­das en va­rias de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas– el ar­gu­men­to apun­tan­do en el pá­rra­fo an­te­rior se desvanece. En de­fi­ni­ti­va, es al­ta­men­te im­pro­ba­ble que las co­sas se arre­glen so­las.

In­clu­so en los su­pues­tos más op­ti­mis­tas los tra­ba­ja­do­res fu­tu­ros ten­drían que co­ti­zar ca­si el do­ble pa­ra sos­te­ner las pen­sio­nes en su ni­vel de ge­ne­ro­si­dad co­rrien­te. Da igual, ya que, se­gún los após­to­les del “no hay que ha­cer na­da” (o po­co), aún de­ján­do­se en co­ti­za­cio­nes más de la mi­tad de su suel­do, los tra­ba­ja­do­res del fu­tu­ro re­ci­bi­rían bas­tan­te más, en tér­mi­nos de po­der de com­pra, que los tra­ba­ja­do­res del pre­sen­te.

Co­mo ya he­mos vis­to, es­to no es ne­ce­sa­ria­men­te cier­to, aún así dé­mos­lo por vá­li­do ya que nos ayu­da en nues­tra si­guien­te re­fle­xión. Ha­ce 30 años el tra­ba­ja­dor me­dio es­pa­ñol tra­ba­ja­ba por un sa­la­rio que co­rres­pon­de aho­ra a me­nos de 400 eu­ros. ¿Có­mo es po­si­ble, en­ton­ces, que aho­ra na­die acep­te tra­ba­jar por un suel­do así? To­do el mun­do se nie­ga a tra­ba­jar has­ta por 500 eu­ros (que es in­fe­rior al SMI) por­que, al cre­cer la ren­ta me­dia, cre­cen en pro­por­ción las exi­gen­cias de los tra­ba­ja­do­res.

La evi­den­cia dis­po­ni­ble di­ce que los se­res hu­ma­nos se com­por­tan de la si­guien­te ma­ne­ra: si, cuan­do su ren­ta bru­ta es 100, se apa­ñan con 70 des­pués de im­pues­tos y co­ti­za­cio­nes, cuan­do la ren­ta bru­ta es 200 pre­ten­den 140 y no se con­for­man con lle­var­se só­lo 100. Pe­ro es­to, lle­var­se a ca­sa 100 cuan­do la ren­ta bru­ta es 200, ¡es pre­ci­sa­men­te lo que im­pon­dre­mos a los tra­ba­ja­do­res del fu­tu­ro me­dian­te la no-re­for­ma de las pen­sio­nes hoy!

En con­se­cuen­cia, da­do que no es tan se­gu­ro que la tar­ta por re­par­tir sea tan gran­de co­mo al­gu­nos se ima­gi­nan ni es, en ab­so­lu­to, fá­cil que los tra­ba­ja­do­res del fu­tu­ro (nues­tros hi­jos) es­tén dis­pues­tos a car­gar so­bre sus es­pal­das las obli­ga­cio­nes im­pues­tas des­de el pre­sen­te (pa­ra lue­go re­ci­bir re­la­ti­va­men­te me­nos a cam­bio), es ne­ce­sa­rio plan­tear una re­for­ma pro­fun­da y fle­xi­ble del sis­te­ma de pen­sio­nes que, man­te­nien­do el ca­rác­ter de re­par­to, dis­tri­bu­ya los cos­tes en­tre las di­ver­sas ge­ne­ra­cio­nes in­vo­lu­cra­das y sea ca­paz de ab­sor­ber los shocks de­mo­grá­fi­cos pre­sen­tes y fu­tu­ros.

En de­fi­ni­ti­va, los ries­gos de la eco­no­mía es­pa­ño­la son tan pro­fun­dos y re­le­van­tes que me­re­ce la pe­na pa­rar­se a pen­sar cua­les son las op­cio­nes dis­po­ni­bles y que des­ti­nos se dan a los es­ca­sos re­cur­sos dis­po­ni­bles. En es­te con­tex­to, el tra­de-off en­tre gas­to so­cial y gas­to pro­duc­ti­vo (edu­ca­ción, for­ma­ción, in­no­va­ción, in­fra­es­truc­tu­ra) es más que ob­vio y el vie­jo re­frán “pan pa­ra hoy, ham­bre pa­ra ma­ña­na” co­bra ex­tra­or­di­na­ria vi­gen­cia.

EMI­LIO CAS­TRO

El mie­do a re­for­mar las pen­sio­nes se ha vis­to exa­cer­ba­do por la mul­ti­tud y com­ple­ji­dad de las re­for­mas ne­ce­sa­rias en to­dos los ám­bi­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.