“Ha­bría que pen­sar en otra re­gu­la­ción pa­ra in­ter­net"

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

No es co­rrien­te que las em­pre­sas se in­te­rro­guen crí­ti­ca­men­te (y mu­cho me­nos iró­ni­ca­men­te) so­bre el lar­go pla­zo: son pro­pen­sas a creer en el cre­ci­mien­to li­neal y pe­ren­ne. La cri­sis, des­de sus sín­to­mas pre­cur­so­res, ha es­ti­mu­la­do el cues­tio­na­mien­to de las ideas ad­qui­ri­das, y es­te ha si­do el pa­pel ju­ga­do por En­ri­que Rue­da-Sa­ba­ter, al es­cri­bir el es­tu­dio “La evo­lu­ción de in­ter­net. Cua­tro es­ce­na­rios pa­ra el 2025”, pro­mo­vi­do por Cis­co, la mul­ti­na­cio­nal que su­mi­nis­tra la ma­yor par­te de los equi­pos que ma­ne­jan el flu­jo de in­for­ma­ción por las re­des de co­mu­ni­ca­cio­nes. Un flu­jo que, por cier­to, si­gue cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te, sin pau­sa.

Va­lli­so­le­tano re­si­den­te en Was­hing­ton, don­de ha si­do eco­no­mis­ta del Ban­co Mun­dial, Rue­da-Sa­ba­ter tie­ne co­mo es­pe­cia­li­dad el aná­li­sis por es­ce­na­rios, “un jue­go de his­to­rias di­ver­gen­tes so­bre el fu­tu­ro, pa­ra ex­plo­rar y pre­pa­rar­nos a dis­tin­tas va­ria­bles”, co­mo él di­ce. La ubi­cui­dad de in­ter­net nos ha he­cho ol­vi­dar que exis­te só­lo des- de 1994 y que, pe­se a su cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo, más de dos ter­cios de la po­bla­ción mun­dial nun­ca han na­ve­ga­do por in­ter­net. ¿Po­de­mos ase­gu­rar que den­tro de otros 15 años, cuan­do se in­cor­po­re gran par­te de esos 5.000 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos, la tec­no­lo­gía y sus usos se­gui­rán las pau­tas que co­no­ce­mos? Pa­ra res­pon­der, el es­tu­dio cons­tru­ye un aná­li­sis so­bre es­tos “tres ejes de in­cer­ti­dum­bre”: ex­pan­sión de la red, pro­gre­so tec­no­ló­gi­co y com­por­ta­mien­to de los usua­rios.

¿De qué de­pen­de que la red des­ace­le­re su ex­pan­sión o si­ga cre­cien­do?

Hay un cru­ce de de­ci­sio­nes re­gu­la­to­rias y po­lí­ti­cas sec­to­ria­les que con­di­cio­nan la in­ver­sión. ¿Có­mo reac­cio­na­rán las em­pre­sas, que son las que han de in­ver­tir? ¿Có­mo reac­cio­na­rá el usua­rio cuan­do se en­fren­te a ta­ri­fas gra­dua­das se­gún el uso? A la gen­te que ha­ce un uso li­mi­ta­do de in­ter­net, la ma­yo­ría, le sal­dría más ba­ra­to, y quie­nes ha­gan un uso in­ten­si­vo ten­drán que acep­tar el he­cho de que pa­ra sa­tis­fa­cer su de­man­da, el pro­pie­ta­rio de la red tie­ne que in­ver­tir.

Pa­ra eso es­tá la re­gu­la­ción. ¿Es ade­cua­da, en su for­ma ac­tual?

Va­ría mu­cho de un país a otro, pe­ro to­das las re­gu­la­cio­nes exis­ten­tes son hi­jas de la te­le­fo­nía, a la que se ha ido aña­dien­do otra co­sa, que es in­ter­net. Ha­bría que em­pe­zar a pen­sar en otra re­gu­la­ción pa­ra in­ter­net, que hoy es más im­por­tan­te que la te­le­fo­nía. Y la tec­no­lo­gía inalám­bri­ca trae más cam­bios pro­fun­dos.

El es­tu­dio su­gie­re que el hue­so du­ro no son las ta­ri­fas, sino el es­pec­tro ra­dio­eléc­tri­co.

Hay que echar­le ima­gi­na­ción al pro­ble­ma del es­pec­tro. Con la ex­plo­sión del trá­fi­co de da­tos mó­vi­les, he­mos des­cu­bier­to que es­tá mal uti­li­za­do y ha­brá que re­cu­pe­rar­lo de tec­no­lo­gías an­te­rio­res –la te­le­vi­sión analó­gi­ca, por ejem­plo– pa­ra po­ner­lo a dis­po­si­ción de nue­vos ser­vi­cios so­bre in­ter­net. Es­to po­dría crear más com­pe­ten­cia y plu­ra­li­dad de ser­vi­cios, al­go que la li­be­ra­li­za­ción por sí so­la ha lo­gra­do a me­dias.

Y es­tán el con­trol, los lí­mi­tes a la li­ber­tad, la in­ti­mi­dad, to­dos asun­tos de ac­tua­li­dad, no del 2025.

To­do el mun­do es­ta­ría dis­pues­to a acep­tar que hay de­ter­mi­na­das co­sas, co­mo la por­no­gra­fía in­fan­til, que hay que con­tro­lar. En el otro ex­tre­mo, es­tán los in­ten­tos de cier­tos paí­ses pa­ra po­ner fil­tros al ac­ce­so a de­ter­mi­na­dos con­te­ni­dos. Pa­ra mí, una de las co­sas más in­tere­san­tes ha si­do en­ten­der có­mo se en­tre­cru­za es­ta di­ná­mi­ca con la reac­ción de los usua­rios. Es una ten­sión nue­va, que no se ha­bía da­do an­tes con otros ti­pos de cen­su­ra, y so­me­te a prue­ba el po­ten­cial de­mo­crá­ti­co que tie­ne in­ter­net.

¿Qué opi­na de la to­le­ran­cia ha­cia la pér­di­da de in­ti­mi­dad en las re­des so­cia­les?

En­tien­do que pre­gun­ta si la to­le­ran­cia que ob­ser­va­mos en la gen­te jo­ven le va a du­rar to­da la vi­da; vuel­vo a los es­ce­na­rios glo­ba­les: no sa­be­mos có­mo van a evo­lu­cio­nar las dis­tin­tas cul­tu­ras. Cuan­do en­tren los si­guien­tes 2.000 mi­llo­nes, con una di­men­sión cul­tu­ral dis­tin­ta a la de los pri­me­ros 2.000 mi­llo­nes, los mo­de­los de ne­go­cio ac­tual­men­te en bo­ga ten­drán que adap­tar­se, o ha­brá otros.

¿Son com­pa­ti­bles re­ce­sión eco­nó­mi­ca y pro­gre­so tec­no­ló­gi­co?

Si no se in­vier­te en I+D, le ga­ran­ti­zo que no ha­brá pro­gre­so pe­ro in­ver­tir en I+D tam­po­co ga­ran­ti­za que se van a con­se­guir lo­gros tec­no­ló­gi­cos. Nos he­mos ha­bi­tua- do a ver có­mo au­men­ta el ren­di­mien­to y ba­jan los pre­cios. De se­guir así, pue­de cam­biar la geo­gra­fía de in­ter­net: mu­chos mi­llo­nes de per­so­nas po­drán co­nec­tar­se por­que los pre­cios ha­brán ba­ja­do; lo he­mos vis­to en otros ti­pos de co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro no te­ne­mos cer­te­za de que va­ya a pa­sar lo mis­mo en in­ter­net.

¿Y si la cri­sis se pro­lon­ga du­ran­te años?

Ten­dría­mos un ries­go de pa­rón en cier­tas tec­no­lo­gías, pe­ro de ver­dad no veo una re­la­ción cau­sa-efec­to. Por otro la­do, es po­si­ble se­guir in­vir­tien­do y lle­gar a un pun­to muer­to, sin es­ta pro­gre­sión cons­tan­te a la que nos he­mos acos­tum­bra­do: si no hay de­man­da, no hay in­cen­ti­vo.

¿Un freno al con­su­mis­mo, quie­re de­cir?

Si ex­tra­po­la­mos el pa­sa­do re­cien­te, to­do el mun­do que­rrá cam­biar con más fre­cuen­cia los apa­ra­tos, y en cuan­to sal­ga otro nue­vo ha­brá una ma­sa de com­pra­do­res. Me­to­do­ló­gi­ca­men­te, me cues­ta acep­tar que el ape­ti­to por la no­ve­dad sea cons­tan­te, pe­ro es cier­to que al­gu­nas tec­no­lo­gías ofre­cen ven­ta­jas más allá del be­ne­fi­cio lú­di­co, por ejem­plo las pan­ta­llas pla­nas. La in­dus­tria di­ce es­tar con­ven­ci­da de que la fas­ci­na­ción por las pan­ta­llas con­ti­nua­rá. Pe­ro los que tra­ba­ja­mos con es­ce­na­rios de­be­mos cues­tio­nar­nos esas con­vic­cio­nes. ¿Qué pa­sa­ría si, por las ra­zo­nes que fue­ra, la gen­te se con­for­ma­ra con el te­le­vi­sor de ha­ce años? Ten­dría­mos una nue­va di­ná­mi­ca in­dus­trial, en un es­ce­na­rio que he­mos lla­ma­do ‘fru­gal’. Es­te es el ti­po de re­fle­xión que que­re­mos pro­vo­car.

AR­CHI­VO

En­ri­que Rue­da-Sa­ba­ter, ana­lis­ta eco­nó­mi­co de Cis­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.