La in­fla­ción al­te­ra el rum­bo del BCE

El su­ce­sor de Jean-Clau­de Tri­chet de­be­rá ges­tio­nar la subida de pre­cios a me­dio pla­zo, una no­ve­dad que da alas a los ‘hal­co­nes’ ale­ma­nes fren­te a su ri­val del sur

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro

No es el me­jor mo­men­to pa­ra que la unión mo­ne­ta­ria eu­ro­pea cam­bie de ca­pi­tán, pe­ro el ca­len­da­rio es im­pla­ca­ble y el pró­xi­mo 31 de oc­tu­bre el fran­cés Jean-Clau­de Tri­chet cul­mi­na­rá sus ocho años de man­da­to co­mo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE).

Más que nun­ca, las ne­go­cia­cio­nes en­tre las ca­pi­ta­les se lle­van a ca­bo a puer­ta ce­rra­da. Por­que es lo ha­bi­tual y por­que en un mo­men­to de ines­ta­bi­li­dad co­mo el pre­sen­te a na­die le in­tere­sa “de­bi­li­tar de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra” a Tri­chet, co­mo ha ad- ver­ti­do el mi­nis­tro ale­mán de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble.

La de­ci­sión se to­ma­rá, co­mo tar­de, en la cum­bre eu­ro­pea de ju­nio. Qui­zás se pac­te an­tes. En un mo­men­to en que la unión mo­ne­ta­ria eu­ro­pea vi­ve una re­fun­da-

París re­ce­la de We­ber, pe­ro si im­pul­sa un can­di­da­to al­ter­na­ti­vo se que­da­rá sin pla­za fi­ja en Frank­furt

ción for­zo­sa, “la cues­tión flo­ta in­ten­sa­men­te en el am­bien­te” de las reunio­nes de lí­de­res, afir­man fuen­tes di­plo­má­ti­cas eu­ro­peas.

No hay can­di­da­tos ofi­cia­les pe­ro sí ofi­cio­sos: Axel We­ber, go­ber­na­dor del Bun­des­bank, y Ma­rio Drag­hi, su ho­mó­lo­go en el Ban­co de Ita­lia. Di­plo­má­ti­cos y ana­lis­tas es­tán con­ven­ci­dos o re­sig­na­dos a que el su­ce­sor de Tri­chet sea ale­mán. Y la úl­ti­ma teo­ría en bo­ga es que el re­torno de la ame­na­za de la in­fla­ción a la eu­ro­zo­na (al­can­zó un 2,2% en di­ciem­bre) fa­vo­re­ce a We­ber, ya que a me­dio pla­zo es­te es­ce­na­rio obli­ga­rá al BCE a cen­trar­se en su mi­sión ori­gi­nal de ve­lar por la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, ade­más de im­pul­sar la con­so­li­da­ción pre­su­pues­ta­ria de los so­cios del eu­ro.

Las vir­tu­des del cu­rrí­cu­lum y el per­fil de Drag­hi son mu­chas, pe­ro és­ta es en gran par­te una ba­ta­lla po­lí­ti­ca. El pri­mer mi­nis­tro Sil­vio Ber­lus­co­ni lo res­pal­dó pú­bli­ca­men­te en una com­pa­re­cen­cia con­jun­ta con la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel en enero. Ella ca­lló en­ton­ces y si­gue ca­llan­do aho­ra. Pe­ro se pien­sa que es­ta vez as­pi­ra a co­lo­car a un com­pa­trio­ta al fren­te del BCE.

“Y si lo pi­de, ¿quién le va a de-

cir que no?”, se pre­gun­tan fuen­tes di­plo­má­ti­cas, que re­sal­tan la coin­ci­den­cia de es­te de­ba­te con la ne­go­cia­ción so­bre el fon­do de res­ca­te del eu­ro, al que Ale­ma­nia es el ma­yor con­tri­bu­yen­te.

París po­dría de­cir­le que no. Pe­ro ¿que­rrá pro­ta­go­ni­zar un pul­so tan du­ro co­mo el que se vi­vió du­ran­te el na­ci­mien­to del eu­ro? Aquel se sal­dó con una so­lu­ción sa­lo­mó­ni­ca: los ale­ma­nes co­lo­ca­ron al fren­te del BCE a su can­di­da­to, el ho­lan­dés Wim Dui­sen­berg, y los fran­ce­ses de­ja­ron ata­do que, a los cua­tro años, és­te ce­de­ría el pues­to a un fran­cés. París tam­bién ma­ne­ja con dis­cre­ción es­ta ba­ta­lla, aun­que es re­ve­la­dor que la mi­nis­tra Ch­ris­ti­ne La­gar­de ha­ya di­cho que, si se pu­die­ra, lo ideal se­ría man­te­ner a Tri­chet (el tra­ta­do de la UE li­mi­ta a ocho años la pre­si­den­cia del BCE).

Me­dios fran­ce­ses ase­gu­ran que a Ni­co­las Sar­kozy no le gus­ta We­ber. Fran­cia bus­ca un per­fil al­ter­na­ti­vo, más prag­má­ti­co y fle­xi­ble pa­ra di­ri­gir al eu­ro du­ran­te una cri­sis de na­tu­ra­le­za cam­bian­te. Han sur­gi­do can­di­da­tos de com­pro­mi­so, co­mo el lu­xem­bur­gués Yves Mersch o el aus­tria­co Ewald No­wotny (go­ber­na­do­res de los ban­cos cen­tra­les de sus paí­ses). Pe­ro im­pul­san­do a un can­di­da­to de un país pe­que­ño, París per­de­ría du­ran­te mu­cho tiem­po su pla­za en la co­ci­na del BCE en Frank­furt, al­go de­li­ca­do.

Ex­pli­ca­ción: cuan­do Tri­chet aban­do­ne el BCE, Fran­cia no ten­drá nin­gún re­pre­sen­tan­te en su co­mi­té eje­cu­ti­vo, sal­vo que su su­ce­sor pro­ce­da de un país con pla­za en esa sa­la de má­qui­nas... Es­ta cir­cuns­tan­cia de­ja­ría una si­lla li­bre muy ape­te­ci­ble pa­ra Fran­cia. Pe­ro pa­ra que eso ocu­rra el su­ce­sor de Tri­chet de­be ve­nir de un país gran­de; en la prác­ti­ca, de Ale­ma­nia o de Ita­lia.

Al­gu­nos me­dios ale­ma­nes afir­man que, de he­cho, Sar­kozy es­ta­ría ne­go­cian­do con Mer­kel que­dar­se con el pues­to de eco­no­mis­ta je­fe. Ac­tual­men­te lo ocu­pa el ale­mán Jür­gen Stark, a quien se si­túa co­mo po­si­ble su­ce­sor de We­ber en el Bun­des­bank en ca­so de que es­te pa­sa­ra al BCE. Otros ha­blan de él co­mo po­si­ble re­cam­bio ger­mano si el per­fil in­fle­xi­ble y po­co di­plo­má­ti­co de We­ber asus­ta a los paí­ses de sur.

Hay otra con­tien­da que sí se li­bra abier­ta­men­te: la re­no­va­ción de un miem­bro del co­mi­té eje­cu­ti­vo, con la sa­li­da de la aus­tria­ca Ger­tru­de Tum­pel-Gu­ge­rell. As­pi­ran a ocu­par su si­lla (una de las dos re­ser­va­das a los pe­que­ños, hay cua­tro pa­ra los gran­des) el bel­ga Pie­ter Praet y la es­lo­va­ca Ele­na Kohu­ti­ko­va. Ella reúne dos cuo­tas re­le­van­tes: vie­ne del Es­te y es mu­jer, lo que per­mi­ti­ría a la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria sal­var la ca­ra per­mi­tien­do que uno de sus miem­bros no sea va­rón. Su fu­tu­ro pre­si­den­te lo se­rá se­gu­ro. Sea o no ale­mán.

Se­de del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo en Frank­furt

HANNELORE FOERSTER / BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.