Un clá­si­co hal­cón ger­mano

Au­men­ta­ría la con­fian­za de los ale­ma­nes en el eu­ro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

No hay du­da de que Axel We­ber (Ku­sel, 1957) es­tá in­tere­sa­do en di­ri­gir la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria eu­ro­pea has­ta fi­na­les de es­ta dé­ca­da. Pe­ro es­te eco­no­mis­ta, go­ber­na­dor del Bun­des­bank des­de el 2004, ha te­ni­do una for­ma cu­rio­sa de de­mos­trar­lo en los úl­ti­mos me­ses, cuan­do más aten­ción em­pe­za­ba a po­ner­se so­bre los pa­sos de es­te aman­te de la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca, un clá­si­co “hal­cón” ale­mán.

Tam­po­co es bue­na tar­je­ta de pre­sen­ta­ción la pé­si­ma sa­lud de mu­chos ban­cos y ca­jas ale­ma­nas (en pie gra­cias a in­yec­cio­nes ma­si­vas de di­ne­ro pú­bli­co), pe­ro se le cri­ti­ca más por sus sa­li­das de tono. Cuan­do la pa­sa­da pri­ma­ve­ra el pre­si­den­te Jean-Clau­de Tri­chet, to­mó la cru­cial de­ci­sión de com­prar deu­da so­be­ra­na grie­ga y por­tu­gue­sa, We­ber osó rom­per la ima­gen de uni­dad que el BCE tra­ta de trans­mi­tir en torno a sus po­lí­ti­cas y cri­ti­có pú­bli­ca­men­te la ini­cia­ti­va. Tam­bién ha­bló an­tes de tiem­po de de­ci­sio­nes que iba a adop­tar el Ban­co. Y abo­gó pú­bli­ca­men­te por aca­bar cuan­to an­tes a la ba­rra li­bre de li­qui­dez ac­ti­va­da pa­ra ali­viar la se­quía de cré­di­to, un men­sa­je que no sen­tó bien en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos.

“En mi opi­nión, es im­por­tan­te ser di­plo­má­ti­co pa­ra tra­ba­jar en el cuer­po di­plo­má­ti­co, pe­ro no lo es tan­to en un ban­co cen­tral”, de­cla­ró We­ber en sep­tiem­bre en te­le­vi­sión, cuan­do al­gu­nos em­pe­za­ban a preo­cu­par­se por las me­te­du­ras de pa­ta del que pa­re­ce ser el can­di­da­to con más po­si­bi­li­da­des pa­ra su­ce­der a Tri­chet.

Úl­ti­ma­men­te se ha mos­tra­do más dis­cre­to. El nue­vo es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co, con el re­torno de la ame­na­za de la in­fla­ción, le fa­vo­re­ce. Y We­ber no du­da en ad­ver­tir an­te dis­tin­tos fo­ros so­bre es­te cam­bio de pers­pec­ti­vas. ¿Quién me­jor que un eco­no­mis­ta ale­mán pa­ra afron­tar el nue­vo es­ce­na­rio, ar­gu­men­tan sus de­fen­so­res? Aun­que Ale­ma­nia no ha te­ni­do a un com­pa­trio­ta al fren­te de una ins­ti­tu­ción eu­ro­pea des­de los años cin­cuen­ta (no le ha­ce fal­ta pa­ra in­fluir), en es­tos mo­men­tos pa­re­ce que le in­tere­sa co­lo­car a uno de los su­yos. Sea We­ber o Jür­gen Stark, el me­nos po­lé­mi­co, pe­ro igual de or­to­do­xo.

La po­pu­la­ri­dad de la UE y del eu­ro, la di­vi­sa por la que Ale­ma­nia aban­do­nó su ado­ra­do mar­co, atra­vie­sa sus ho­ras más ba­jas en el país. Te­ner a un ale­mán al fren­te del BCE pa­ra ges­tio­nar la cri­sis del eu­ro y de deu­da, en un con­tex­to de ame­na­za in­fla­cio­na­ria, ayu­da­ría a re­cu­pe­rar la con­fian­za de su opi­nión pú­bli­ca.

BLOOMBERG

Axel We­ber, go­ber­na­dor del Bun­des­bank

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.