Una pa­lo­ma po­co su­re­ña

Con­tra él, su ori­gen la­tino y su pa­sa­do en Gold­man Sachs

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Des­de el pun­to de vis­ta de los de­fen­so­res de la má­xi­ma or­to­do­xia eco­nó­mi­ca en­car­na­da por Axel We­ber, Ma­rio Drag­hi (Roma, 1947) es sin du­da al­gu­na una pa­lo­ma, el per­fil su­pues­ta­men­te me­nos in­di­ca­do pa­ra el fu­tu­ro ca­pi­tán del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). Pe­ro cuen­tan que en los de­ba­tes de su con­se­jo de go­ber­na­do­res, el re­pre­sen­tan­te de la Ban­ca d'Ita­lia se ali­nea con el nor­te y mues­tra plu­ma­je de hal­cón. Su for­ma de ac­tuar, di­cen, es “po­co ita­lia­na”.

Con to­do, tie­ne otros pro­ble­mas ma­yo­res y di­fí­ci­les de su­pe­rar pa­ra im­po­ner­se en la ca­rre­ra por la su­ce­sión de Jean-Clau­de Tri­chet. Por ejem­plo, aun­que pro­ce­de de uno de los gran­des paí­ses de la UE, le per­ju­di­ca su ori­gen la­tino. Nin­gu­na re­gla es­cri­ta mar­ca ro­ta­cio­nes geo­grá­fi­cas en el BCE, pe­ro de fac­to es así. Y es­ta vez se so­bre­en­tien­de que es el turno de un can­di­da­to del nor­te. Po­co pue­de ha­cer Drag­hi pa­ra cam­biar su cu­na, aun­que uno de sus gran­des va­le­do­res, el Fi­nan­cial Ti­mes, des­ta­ca que su ca­rác­ter es to­tal­men­te sep­ten­trio­nal.

Otro he­cho que em­pa­ña su can­di­da­tu­ra es su pa­sa­do co­mo eje­cu­ti­vo de Gold­man Sachs, una en­ti­dad que go­za de es­ca­sas sim­pa­tías en la UE y en la que tra­ba­jó cuan­do el ban­co de in­ver­sio­nes es­ta­dou­ni­den­se reali­zó ope­ra­cio­nes al lí­mi­te de la le­ga­li­dad pa­ra ma­qui­llar las cuen­tas de va­rios paí­ses eu­ro­peos.

Sus do­tes de ges­tor es­tán fue­ra de to­da du­da. Tan­to por su ex­pe­rien­cia al fren­te en el Ban­co de Ita­lia du­ran­te la cri­sis de los no­ven­ta, lue­go en ca­li­dad de go­ber­na­dor y res­pon­sa­ble del fo­ro eu­ro­peo de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, co­mo en el sec­tor pri­va­do, con in­cur­sio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo su pa­so por el Ban­co Mun­dial en los ochen­ta. Le pre­ce­de la fa­ma de ser un in­ten­so e hi­per­ac­ti­vo tra­ba­ja­dor. Le lla­man, no en vano, Sú­per Ma­rio y se le tie­ne por el ita­liano con más pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal en círcu­los eco­nó­mi­cos. Se su­po­ne que su po­lí­ti­ca se­ría con­ti­nuis­ta res­pec­to a Tri­chet, a quien ha mos­tra­do gran leal­tad.

Aun­que di­plo­má­ti­cos y ana­lis­tas es­tán con­ven­ci­dos de que el nue­vo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se­rá ale­mán, Drag­hi es el úni­co can­di­da­to ca­paz de ha­cer som­bra a We­ber. Y Roma es­tá mo­vien­do sin com­ple­jos los hi­los pa­ra que na­die lo ol­vi­de. Su per­fil sus­ci­ta sim­pa­tías en el Elí­seo, pe­ro no pa­re­ce que París va­ya a en­fren­tar­se más de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio con Ber­lín por el te­ma.

BLOOMBERG

Ma­rio Drag­hi, go­ber­na­dor del Ban­co de Ita­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.