LA GA­NA­DE­RÍA, AS­FI­XIA­DA POR LOS COS­TES

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Pre­si­de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pro­duc­to­res de Va­cuno de Car­ne y fue di­rec­tor de Es­truc­tu­res Agrà­ries i De­sen­vo­lu­pa­ment Ru­ral de la Ge­ne­ra­li­tat

Pa­re­ce que no he­mos apren­di­do na­da de la si­tua­ción vi­vi­da ha­ce ape­nas dos años cuan­do el in­cre­men­to des­con­tro­la­do de las ma­te­rias pri­mas pa­ra ali­men­ta­ción ani­mal lle­vó a la quie­bra a nu­me­ro­sas ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras. Aho­ra, cuan­do to­da­vía que­dan se­cue­las en nues­tro sec­tor, aún sin re­es­truc­tu­rar tras lo vi­vi­do en esos años, nos en­con­tra­mos de nue­vo en una si­tua­ción ca­si idén­ti­ca, con fuer­tes in­cre­men­tos en los cos­tes de pro­duc­ción de to­das las es­pe­cies ga­na­de­ras.

No de­be­mos ol­vi­dar que el fac­tor ali­men­ta­ción ani­mal su­po­ne en­tre el 40% y el 50% de los cos­tes to­ta­les de pro­duc­ción y que los ce­rea­les bá­si­cos han au­men­ta­do su pre­cio más de un 100%. Y a es­to se une la ac­tual es­tra­te­gia de la Gran Dis­tri­bu­ción Co­mer­cial de com­prar lo que sea, siem­pre que sea ba­ra­to, an­te­po­nien­do sus már­ge­nes y ren­ta­bi­li­dad a cual­quier es­tra­te­gia de fu­tu­ro.

A es­tas al­tu­ras de­be­ría­mos sa­ber que el man­te­ni­mien­to de la ga­na­de­ría es esen­cial pa­ra la pro­pia agri­cul­tu­ra, prin­ci­pal­men­te por­que es su pri­mer y ma­yor clien­te. Al igual que lo su­ce­di­do en la cam­pa­ña ce­rea­lis­ta 20092010, de pro­lon­gar­se la si­tua­ción ac­tual, fi­nal­men­te se pro­du­ci­rá un des­cen­so de pre­cios al agri­cul­tor, lo que se co­no­ce co­mo vo­la­ti­li­dad de pre­cios, un mal que pa­re­ce afec­tar ex­clu­si­va­men­te a la pro­duc­ción pri­ma­ria –agri­cul­to­res o ga­na­de­ros– que­dan­do el res­to de es­la­bo­nes al mar­gen de la mis­ma (es­pe­cial­men­te la in­to­ca­ble dis­tri­bu­ción).

La dis­mi­nu­ción de la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra re­per­cu­ti­rá ne­ga­ti­va­men­te so­bre mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas vin­cu­la­das a la mis­ma: fá­bri­cas de pien­so, in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ve­te­ri­na­ria, in­dus­tria cár­ni­ca, trans­por­tis­tas… Y mien­tras que la Unión Eu­ro­pea per­ma­ne­ce im­pa­si­ble, de­jan­do a la suer­te de los mer­ca­dos a la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría co­mu­ni­ta­rias, los pro­duc­to­res se­gui­mos ha­cien­do la gue­rra ca­da uno por su la­do y sien­do in­ca­pa­ces de lle­gar a acuer­dos a lar­go pla­zo que per­mi­tan la per­vi­ven­cia de am­bos.

Nues­tros po­lí­ti­cos, los de ca­sa y los de la UE, si­guen subidos a la rue­da de una po­lí­ti­ca agra­ria eu­ro­pea sui­ci­da que prohí­be el em­pleo de or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos en ali­men­ta­ción ani­mal (aun­que su se­gu­ri­dad es­te ava­la­da por or­ga­nis­mos cien­tí­fi­cos de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal),

El fac­tor ali­men­ta­ción ani­mal su­po­ne en­tre el 40% y el 50% de los cos­tes to­ta­les de pro­duc­ción

la uti­li­za­ción de pro­teí­nas ani­ma­les en mo­no­gás­tri­cos, se abo­ga por un mal en­ten­di­do bie­nes­tar ani­mal –asi­mi­lan­do es­te al de las per­so­nas–, y que ve­ta la uti­li­za­ción de pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to –en el ca­so del va­cuno, la san­gran­te prohi­bi­ción de la mo­nen­si­na só­di­ca–. Un lar­guí­si­mo et­cé­te­ra de asun­tos que re­quie­ren una ur­gen­te re­fle­xión, de lo con­tra­rio, en po­co tiem­po, la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad de las pro­duc­cio­nes ga­na­de­ras eu­ro­peas nos lle­va­rán a un evi­den­te pro­ble­ma de abas­te­ci­mien­to.

O nues­tros po­lí­ti­cos to­man de­ci­sio­nes ur­gen­tes acer­ca de las me­di­das que nos he­mos au­toim­pues­to y que li­mi­tan el de­sa­rro­llo de nues­tras pro­duc­cio­nes con re­la­ción a las de ter­ce­ros paí­ses, o la ga­na­de­ría pri­me­ro, pos­te­rior­men­te, el sec­tor agroin­dus­trial, el agrí­co­la y fi­nal­men­te los con­su­mi­do­res ten­dre­mos un enor­me y gra­ví­si­mo pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.