LA SEN­DA DE LOS PRE­CIOS EN EL ME­DIO PLA­ZO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Di­rec­tor del ser­vi­cio de es­tu­dios de Ca­ta­lun­ya Cai­xa

La cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial ini­cia­da ha­ce tres años y me­dio ha de­ja­do múl­ti­ples as­pec­tos de aná­li­sis de gran in­te­rés. La de­fla­ción es un con­cep­to que ya es­tu­vo pre­sen­te en las dis­cu­sio­nes de la Re­ser­va Fe­de­ral a prin­ci­pios del si­glo ac­tual, cuan­do el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca y la con­se­cuen­te fa­se de ra­len­ti­za­ción en las eco­no­mías avan­za­das. Sin em­bar­go, no con tan­ta in­ten­si­dad co­mo lo es­tu­vo a fi­na­les de 2008 en la fa­se más pro­fun­da de la cri­sis a raíz de la quie­bra de Leh­man Brot­hers.

En­ton­ces, las ex­pec­ta­ti­vas de va­ria­ción de pre­cios a me­dio y lar­go pla­zo se si­tua­ron en ne­ga­ti­vo en EE.UU. y por de­ba­jo del 1% en el área del eu­ro. In­clu­so la pa­la­bra de­fla­ción en­tró en el vo­ca­bu­la­rio de la so­cie­dad es­pa­ño­la por pri­me­ra vez, que, co­mo con­se­cuen­cia del hundimiento del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas en- tre ve­rano de 2008 y el mis­mo pe­rio­do de 2009, vio co­mo la ta­sa in­ter­anual del IPC fue ne­ga­ti­va du­ran­te ocho me­ses con­se­cu­ti­vos y al­can­zó una caí­da má­xi­ma del 1,4% en ju­lio del 2009.

A prin­ci­pios de 2011, el es­ce­na­rio de­fla­cio­nis­ta ha de­sa­pa­re­ci­do. La eco­no­mía mun­dial cre­ció un 5,0% en el 2010 y se es­pe­ra que lo ha­ga un 4,4% en 2011, con el im­pul­so de­ci­si­vo de los paí­ses emer­gen­tes y con una acep­ta­ble ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro en los desa­rro­lla­dos. Las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción se han co­rre­gi­do drás­ti­ca­men­te, con­ver­gien­do a ni­ve­les en torno al 2% en EE.UU. y en el área del eu­ro, va­lo­res que po­drían ser su­pe­ra­dos aho­ra en un en­torno de nue­vo en­ca­re­ci­mien­to ele­va­do de las ma­te­rias pri­mas. Un pa­pel re­le­van­te, ade­más del es­ce­na­rio glo­bal más fa­vo­ra­ble, jue­ga la inun­da­ción de li­qui­dez que han rea­li­za­do (y es­tán dis­pues­tos a rea­li­zar) los ban­cos cen­tra­les. El ba­lan­ce de la Re­ser­va Fe­de­ral ha au­men­ta­do del 6% a 17% del PIB des­de ju­nio de 2008, el del BCE del 16% al 22%, el del Ban­co de In­gla­te­rra del 6% al 17% y el del Ban­co de Ja­pón del 20% al 26%.

La pre­gun­ta in­me­dia­ta que sur­ge es si es­te bom­beo de li­qui­dez tan ele­va­do en las eco­no­mías desa­rro­lla­das no pro­vo­ca­rá gran­des ten­sio­nes in­fla­cio­nis­tas en el me­dio y lar­go pla­zo. La res­pues­ta es que los ban­cos cen­tra­les ten­drán que mo­du­lar bien la tran­si­ción de una eco­no­mía es­ti­mu­la­da a una eco­no­mía con ma­yor con­fian­za, en la que el ca­nal del cré­di­to

Las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción se han co­rre­gi­do drás­ti­ca­men­te a prin­ci­pios del 2011

se re­cu­pe­re. Hoy por hoy, ni el es­ca­so cre­ci­mien­to de la can­ti­dad de di­ne­ro ni la am­plia bre­cha de pro­duc­to (di­fe­ren­cia con el PIB po­ten­cial) an­ti­ci­pan ten­sio­nes en los pre­cios, pe­ro un es­ce­na­rio más po­si­ti­vo del ac­tual­men­te des­con­ta­do pue­de ge­ne­rar­las si no se adap­tan en con­se­cuen­cia las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias.

En es­te sen­ti­do, los ban­cos cen­tra­les que tie­nen en su ba­lan­ce ma­yo­ri­ta­ria­men­te tí­tu­los ad­qui­ri­dos en los mer­ca­dos ten­drán una ta­rea más di­fí­cil, al ser ac­ti­vos de ma­yor du­ra­ción que las in­yec­cio­nes tem­po­ra­les de li­qui­dez a las en­ti­da­des. En cual­quier ca­so, si los ries­gos al­cis­tas en cuan­to a pre­cios se aca­ba­sen ma­te­ria­li­zan­do, ello que­rría de­cir tam­bién (sal­vo el ca­so im­pro­ba­ble que el fan­tas­ma de la stan­fla­tion re­apa­re­cie­ra) que nos en­con­tra­ría­mos an­te unas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más ha­la­güe­ñas que las ac­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.