LA RE­VO­LU­CIÓN EGIP­CIA: DE­CLI­VE ECO­NÓ­MI­CO EN MA­NOS DEL DI­NE­RO ‘CA­LIEN­TE’

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

La re­vo­lu­ción de Egip­to es tan­to una re­vuel­ta con­tra el do­lo­ro­so de­te­rio­ro de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca co­mo un mo­vi­mien­to con­tra un dic­ta­dor y un ré­gi­men co­rrup­to que ha du­ra­do 29 años, aun­que am­bas cues­tio­nes es­tán vin­cu­la­das. Por eso ha des­en­ca­de­na­do tal es­ta­lli­do de ra­bia el anun­cio del pre­si­den­te Hos­ni Mu­ba­rak de que se man­ten­drá en el po­der has­ta sep­tiem­bre.

Es­pe­rar no sir­ve de mu­cho cuan­do la gen­te se en­fren­ta a un fu­tu­ro som­brío y en un país se­cues­tra­do por un ré­gi­men co­rrup­to que, en­tre otras co­sas, ha des­es­ta­bi­li­za­do la eco­no­mía por me­dio de lo que la CIA ha de­no­mi­na­do una “agre­si­va bús­que­da de re­for­mas eco­nó­mi­cas pa­ra atraer la in­ver­sión ex­tran­je­ra” (lo cual sig­ni­fi­ca: la pri­va­ti­za­ción y ven­ta del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y las tie­rras del país a los es­pe­cu­la­do­res in­ter­na­cio­na­les).

Moha­med Bua­zi­zi, el jo­ven de 26 años que ca­ta­li­zó la re­vo­lu­ción en Orien­te Me­dio, no se

Egip­to tam­bién adop­tó una po­lí­ti­ca de “se ven­de to­do” si­mi­lar a Tú­nez, pe­ro a lo gran­de

in­mo­ló en pro­tes­ta por su im­po­si­bi­li­dad de vo­tar, sino por la an­gus­tia cau­sa­da por su si­tua­ción la­bo­ral en un país con una ta­sa de des­em­pleo del 15,7%. Los otros seis hom­bres que han se­gui­do su ejem­plo en Ar­ge­lia, Egip­to y Mau­ri­ta­nia tam­bién eran des­em­plea­dos

El desas­tro­so en­torno eco­nó­mi­co de Tú­nez ha si­do un re­sul­ta­do di­rec­to de una po­lí­ti­ca ca­da vez más li­be­ral ha­cia los es­pe­cu­la­do­res ex­tran­je­ros. De los cin­co paí­ses cu­bier­tos por el in­di­ca­dor de in­ver­sión por sec­to­res del Ban­co Mun­dial, Tú­nez es el que pre­sen­ta­ba me­nos lí­mi­tes a la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Abrió to­dos los sec­to­res de su eco­no­mía, me­nos el eléc­tri­co, a la pro­pie­dad ex­tran­je­ra.

Egip­to tam­bién adop­tó una po­lí­ti­ca de “se ven­de to­do” si­mi­lar, pe­ro a lo gran­de. En­tre el 2004 y el 2008, mien­tras el sis­te­ma ban­ca­rio es­ta­dou­ni­den­se y su má­qui­na de crea­ción de ac­ti­vos tó­xi­cos es­ta­ban ali­men­tan­do la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, el ré­gi­men de Mu­ba­rak par­ti­ci­pa­ba en ella de un mo­do di­fe­ren­te. No co­lo­ca­ba prés­ta­mos sub­pri­me a los egip­cios, pe­ro es­ta­ba em­bar­ca­do en una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca que com­por­ta­ba la ven­ta de gran­des por­cio­nes de los ban­cos egip­cios a los ma­yo­res pos­tores in­ter­na­cio­na­les.

El re­sul­ta­do fue un fes­ti­val de ad­qui­si­cio­nes ex­tran­je­ras de ban­cos en el cen­tro de El Cairo. Em­pe­zó en el 2005 con la com­pra por par­te del ban­co grie­go Pi­raeus del 70% de las ac­cio­nes del Egy­ptian Com­mer­cial Bank, e in­clu­yó en el 2006 la ven­ta del Bank of Ale­xan­dria, uno de los cua­tro ma­yo­res ban­cos es­ta­ta­les, al ban­co ita­liano Grup­po San­pao­lo IMI. Du­ran­te los si­guien­tes dos años, el di­ne­ro “ca­lien­te” inun­dó Egip­to, a me­di­da que los ban­cos in­ter­na­cio­na­les se in­tro- du­cían en el país y en su sis­te­ma fi­nan­cie­ro, has­ta que esa en­tra­da se es­ta­bi­li­zó en el 2008.

Al tiem­po que se es­ta­ble­cían los ban­cos ex­tran­je­ros, tam­bién se eli­mi­na­ron los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos re­la­cio­na­dos con la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria ex­tran­je­ra. Eso trans­for­mó el país, que ya era un gran cen­tro tu­rís­ti­co, en un imán pa­ra la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria mun­dial. (Al­go que fun­cio­nó a las mil ma­ra­vi­llas en Ir­lan­da). In­clu­so uno de los fon­dos de Gold­man Sachs en el Reino Uni­do en­tró en el jue­go y com­pró por 70 mi­llo­nes de dó­la­res una par­te de Palm Hills De­ve­lop­ment SAE, una pro­mo­to­ra in­mo­bi­lia­ria de lu­jo.

Otros paí­ses de la zo­na, co­mo Jor­da­nia, don­de el des­em­pleo es del 13,4% y la ta­sa de po­bre­za del 14,2% (co­mo en EE.UU.), in­ten­ta­ron imi­tar en di­ver­so gra­do las po­lí­ti­cas “abier­tas” de Egip­to. Por eso, ocho de los vein­tiún ban­cos que ope­ran en Jor­da­nia es­tán hoy en ma­nos ex­tran­je­ras; y por eso su mer­ca­do de los se­gu­ros es­tá do­mi­na­do por la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Me­tLi­fe Ame­ri­can Li­fe In­su­ran­ce Com­pany. En Ar­ge­lia, diez de los vein­ti­dós ban­cos son pro­pie­dad ex­tran­je­ra.

Sin em­bar­go, fue Egip­to el país que me­jor lo hi­zo. En­tre el 2004 y el 2009, atra­jo ca­pi­tal ex­tran­je­ro por va­lor de 42.000 mi­llo­nes de dó­la­res en tan­to que uno de los prin­ci­pa­les “des­ti­nos” de la in­ver­sión en Orien­te Me­dio y Áfri- ca. La en­tra­da del di­ne­ro “ca­lien­te” se vio fa­ci­li­ta­da por la au­sen­cia de res­tric­cio­nes a la in­ver­sión fo­rá­nea y a la re­pa­tria­ción de los be­ne­fi­cios, así co­mo por la au­sen­cia de im­pues­tos so­bre los di­vi­den­dos, las plus­va­lías o el in­te­rés de los bo­nos cor­po­ra­ti­vos. Co­mo con­se­cuen­cia, el vo­lu­men del mer­ca­do de va­lo­res egip­cio se mul­ti­pli­có por más de do­ce en­tre 2004 y la pri­me­ra mi­tad de 2009.

Egip­to y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos lle­ga­ron a eli­mi­nar los re­qui­si­tos mí­ni­mos de ca­pi­tal pa­ra la in­ver­sión, lo que sig­ni­fi­có que los es­pe­cu­la­do­res po­dían com­prar lo que qui­sie­ran, sin pa­gos ini­cia­les, una prác­ti­ca que no re­sul­ta­ba un in­cen­ti­vo pa­ra que se que­da­ran mu­cho tiem­po.

Sin em­bar­go, co­mo he­mos apren­di­do en EE.UU. lo que sube con he­lio ar­ti­fi­cial se des­plo­ma ba­jo la gra­ve­dad de ver­dad. A par­tir de la se­gun­da mi­tad del 2009, a me­di­da que los pre­cios del pe­tró­leo fue­ron ca­yen­do des­de sus má­xi­mos de me­dia­dos del 2008, los ban­cos ex­tran­je­ros re­ba­ja­ron drás­ti­ca­men­te su ca­pi­tal en los paí­ses ára­bes. El di­ne­ro “ca­lien­te” em­pe­zó a en­friar­se. In­clu­so en los ri­cos Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, la ve­lo­ci­dad de sa­li­da de ca­pi­tal co­lo­có los ni­ve­les de ca­pi­tal ex­tran­je­ro en los que exis­tían en el 2004, en una de­mos­tra­ción pal­ma­ria de lo pro­vi­sio­nal, vo­lu­ble e irres­pon­sa­ble que pue­de ser el ca­pi­tal es­pe­cu­la­ti­vo in­ter­na­cio­nal. Cuan­do el di­ne­ro “ca­lien­te” se en­fría, lo que ha­ce es ir­se y de­jar tras él la de­vas­ta­ción eco­nó­mi­ca.

Sin que cons­ti­tu­ya sor­pre­sa al­gu­na, esas es­tra­te­gias de es­pe­cu­la­ción ex­tran­je­ra no su­pu­sie­ron me­nos po­bre­za ni tam­po­co más pues­tos de tra­ba­jo. De he­cho, la in­sa­cia­ble bús­que­da de bue­nos ne­go­cios por par­te de ban­cos, fon­dos de co­ber­tu­ra o fon­dos de ca­pi­tal ries­go, tu­vo co­mo es inevi­ta­ble el efec­to con­tra­rio.

Siem­pre que el di­ne­ro “ca­lien­te” se de­ja ver en un lu­gar geo­grá­fi­co o un pro­duc­to fi­nan­cie­ro crea la apa­rien­cia de me­jo­ra eco­nó­mi­ca. Pe­ro cuan­do des­apa­re­ce por la puer­ta, ese es­pe­jis­mo es sus­ti­tui­do por un cru­do de­cli­ve.

En mar­zo del 2010, en un es­fuer­zo por man­te­ner la en­tra­da de ca­pi­tal ex­tran­je­ro, el Mi­nis­te­rio de In­ver­sión egip­cio uti­li­zó un lu­jo­so fo­lle­to pa­ra loar las vir­tu­des del país a los in­ver­so­res. El do­cu­men­to men­cio­na­ba con or­gu­llo que Egip­to era uno de los diez prin­ci­pa­les “re­for­ma­do­res” del mun­do, se­gún in­for­ma­ban el Ban­co Mun­dial y su ins­ti­tu­ción afi­lia­da In­ter­na­tio­nal Fi­nan­ce Cor­po­ra­tion. Por su­pues­to, la de-

fi­ni­ción de “re­for­ma­dor” del Ban­co Mun­dial no tie­ne na­da que ver con la si­tua­ción de los ciu­da­da­nos, sino con el gra­do y la ve­lo­ci­dad con que pue­de en­trar y sa­lir de un país el di­ne­ro “ca­lien­te” in­ter­na­cio­nal. Egip­to lle­va cua­tro de los úl­ti­mos cin­co años en la lis­ta de los diez prin­ci­pa­les “re­for­ma­do­res” (un ho­nor com­par­ti­do con Co­lom­bia, don­de el des­em­pleo ur­bano ha su­pe­ra­do el 13%).

De mo­do pa­ra­dó­ji­co, el fo­lle­to pro­mo­cio­na­ba la gran po­bla­ción de li­cen­cia­dos uni­ver­si­ta­rios que en­tra­ba to­dos los años en el mer­ca­do de tra­ba­jo: 325.000. Esos mis­mos li­cen­cia­dos se en­cuen­tran hoy en el co­ra­zón de la re­vo­lu­ción. No lo­gra­ron en­con­trar tra- ba­jos ade­cua­dos y se en­fren­tan a una ta­sa ofi­cial de des­em­pleo jus­to por de­ba­jo del 10% (aun­que si­mi­lar a la de EE.UU. y otros paí­ses, ese por­cen­ta­je no tie­ne en cuen­ta el subem­pleo, la po­ca ca­li­dad del em­pleo ni las pers­pec­ti­vas a lar­go pla­zo). Mien­tras tan­to, el 20% de los egip­cios vi­ve en la po­bre­za (el 14% en EE.UU., y au­men­ta).

Cuan­do un país ce­de el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y el bie­nes­tar eco­nó­mi­co de la po­bla­ción a la bús­que­da de “bue­nos ne­go­cios” por par­te de otros, el desas­tre aca­ba sien­do con­si­de­ra­ble. Los prés­ta­mos sub­pri­me no han si­do, co­mo en el ca­so de EE.UU., uno de los pro­ble­mas de Egip­to; sí que lo ha si­do, en cam­bio, la en­ve­ne­na­da in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria ex­tran­je­ra. Ade­más, los ban­cos ex­tran­je­ros con­ven­cie­ron a Egip­to de que emi­tie­ra com­ple­jos tí­tu­los con unos de­ri­va­dos in­sen­sa­tos (al mo­do de Gre­cia). Unos tí­tu­los cu­yo va­lor se des­plo­mó cuan­do los es­pe­cu­la­do­res ex­tran­je­ros los re­cha­za­ron. En es­te mo­men­to, los di­fe­ren­cia­les de los se­gu­ros con- tra im­pa­go ba­sa­dos en la deu­da egip­cia (y la de otros paí­ses ára­bes) han per­di­do sus­tan­cial­men­te su va­lor, ya que los es­pe­cu­la­do­res in­ter­na­cio­na­les apues­tan por nue­vos des­ór­de­nes y lan­zan sus dar­dos con­tra Egip­to co­mo si fue­ra otro nú­me­ro más de la dia­na.

Los ciu­da­da­nos que pro­tes­tan en las ca­lles des­de Gre­cia has­ta el Reino Uni­do y más cla­ra­men­te des­de Tú­nez has­ta Egip­to qui­zá se re­be­lan por ra­zo­nes na­cio­na­les y con­tra go­bier­nos con­cre­tos, pe­ro com­par­ten un víncu­lo co­mún. Se re­be­lan con­tra un mun­do que lle­na los bol­si­llos de quie­nes se en­ri­que­cen con “bue­nos ne­go­cios” y ha­ce co­rrer con los gas­tos a las per­so­nas nor­ma­les y co­rrien­tes. Ese víncu­lo es mun­dial. Unas pro­tes­tas si­mi­la­res po­drían es­ta­llar en Co­lom­bia y Gha­na. Y qui­zá al­gún día en EE.UU.

Y es que en EE.UU. las es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas no son me­jo­res. En reali­dad, se­gún de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros (co­mo la de­sigual­dad en los in­gre­sos), son peo­res que en Egip­to. Lo que ocu­rre es que en EE.UU. no hay un mal­va­do dic­ta­dor que pue­da con­ver­tir­se en un ob­je­ti­vo co­mún de, por ejem­plo, una re­vo­lu­ción eco­nó­mi­ca es­ta­dou­ni­den­se.

En EE.UU. los ciu­da­da­nos eli­gen li­bre­men­te a los po­lí­ti­cos que ha­cen cam­pa­ña con fon­dos cor­po­ra­ti­vos y des­re­gu­lan el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, que res­ca­tan ban­cos en­te­ros en lu­gar de res­ca­tar a los ti­tu­la­res in­di­vi­dua­les de las hi­po­te­cas y que man­tie­nen ba­jos los in­gre­sos fis­ca­les de las cor­po­ra­cio­nes mien­tras au­men­tan las ins­pec­cio­nes fis­ca­les a las pe­que­ñas em­pre­sas y los in­di­vi­duos que lu­chan por sa­lir ade­lan­te. En EE.UU. los ciu­da­da­nos eli­gen a los di­ri­gen­tes que go­bier­nan la cre­cien­te de­sigual­dad en los in­gre­sos y se pre­gun­tan có­mo pue­de pa­gar­se Wall Street otra nue­va ron­da de bo­nos ré­cord. En es­te sen­ti­do, por di­fí­cil que sea la si­tua­ción en Orien­te Me­dio, qui­zá ha­ya más es­pe­ran­zas de que el cam­bio eco­nó­mi­co sur­ja de esas po­bla­cio­nes su­ble­va­das.

JA­SON SZENES / EFE

La re­vo­lu­ción de Egip­to es tan­to por el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co co­mo por el ré­gi­men dic­ta­to­rial y co­rrup­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.