En la ciu­dad del paro y la emi­gra­ción

De có­mo la co­mu­ni­dad de ex­pa­tria­dos en la ca­pi­tal ir­lan­de­sa vi­ve los ri­go­res de la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Mar­ta Alemany

Pi­lar se fue el jue­ves. La ma­dri­le­ña es una de los mu­chos es­pa­ño­les que emi­gra­ron a paí­ses an­glo­sa­jo­nes pa­ra apren­der in­glés mien­tras la cri­sis re­mi­tía en el Sur. Pe­ro no tu­vo suer­te co­mo “au pair”. Des­pués de con­vi­vir con dos fa­mi­lias de­ci­dió bus­car tra­ba­jo y, al no con­se­guir­lo, de­ci­dió re­gre­sar a ca­sa. A Pie­ro, un ita­liano de Ve­ne­cia, le di­ji­mos adiós el lu­nes. Has­ta las Na­vi­da­des tra­ba­ja­ba en un res­tau­ran­te ita­liano. Al re­gre­sar de va­ca­cio­nes, se lo en­con­tró ce­rra­do. El pro­pie­ta­rio y su suel­do ha­bían de­sa­pa­re­ci­do. Y des­pués es­tán los ir­lan­de­ses... que no lo pa­san mu­cho me­jor. Va­rias ve­ces al mes lle­gan no­ti­cias de ve­ci­nos co­no­ci­dos y fa­mi­lia­res que pier­den su em­pleo. Y es que los da­tos no son muy alen­ta­do­res.

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do el miér­co­les en el Irish In­de­pen­dent, el nú­me­ro de des­em­plea­dos cre­ció es­te mes de enero en más de 5.700 per­so­nas, lo que su­po­ne un to­tal de 442.677 pa­ra­dos –el 13,4% de la po­bla­ción–. Los in­di­ca­do­res de con­su­mo tam­bién son des­alen­ta­do­res y se­gún la Small Firms As­so­cia­tion (SFA), que agru­pa a las py­mes, se per­die­ron más de 1.000 pues­tos de tra­ba­jo ca­da se­ma­na du­ran­te el 2010. Las no­ti­cias que des­cri­ben el cie­rre de co­mer­cios en di­fe­ren­tes con­da­dos abun­dan. Par­ti­dos co­mo el Fi­ne Gael o el Sinn Féin se han pues­to al la­do de los ciu­da­da­nos, co­mo la ma­ni­fes­ta­ción del mar­tes en la que los sin­di­ca­tos de­nun­cia­ron los pro­ble­mas que tie­nen mu­chas fa­mi­lias pa­ra lle­gar a fin de mes.

A pe­que­ña es­ca­la, la si­tua­ción se re­fle­ja en las ofer­tas de tra­ba­jo que ofre­cen los por­ta­les de in­ter­net co­mo Gum­tree o Jobs.ie. La res­pues­ta que se en­vía al po­si­ble can­di­da­to es un es­cue­to: “Só­lo se con­tac­ta­rá en ca­so de ser se­lec­cio­na­do pa­ra una en­tre­vis­ta, de­bi­do al enor­me nú­me­ro de cu­rrícu­los re­ci­bi­dos”. Por es­ta ra­zón, mu­chos jó­ve­nes ir­lan­de­ses emi­gran a paí­ses co­mo Aus­tra­lia o Nue­va Ze­lan­da. Y se­gún el Go­bierno –o lo que que­de de él–, la si­tua­ción no se sol­ven­ta­rá has­ta el año 2020.

Mat­hil­de, una com­pa­ñe­ra del sur de Fran­cia, ha su­pe­ra­do la pri­me­ra ron­da de en­tre­vis­tas pa­ra tra­ba­jar en Touax Rail, en Clo­nee. Otros ex­tran­je­ros han con­se­gui­do tra­ba­jos en ba­res o res­tau­ran­tes, aun­que só­lo sea pa­ra un día a la se­ma­na. Mary, una ir­lan­de­sa au­tó­no­ma y pro­fe­so­ra de es­pa­ñol, con­si­gue po­co a po­co que más alum­nos asis­tan a sus cla­ses. Y la fra­se en­tre ami­gos de “no te preo­cu­pes, te voy a dar tra­ba­jo”, sue­na cuan­do hay ne­ce­si­dad. Y es que al la­do de las no­ti­cias so­bre nú­me­ros de des­em­plea­dos y cie­rre de es­ta­ble­ci­mien­tos se pu­bli­can otras que al­zan al­go los áni­mos. Se­gún el es- tu­dio ya men­cio­na­do, el in­cre­men­to del paro de es­te mes es el me­nor que se ha re­gis­tra­do en tres años. Y se­gún la di­rec­to­ra de la SFA, Avi­ne McNally, en de­cla­ra­cio­nes al dia­rio ir­lan­dés, el des­em­pleo se en­ca­mi­na ha­cia la es­ta­bi­li­za­ción, sien­do las “pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas las pri­me­ras en ab­sor­ber­lo”.

Tam­bién las mul­ti­na­cio­na­les apor­tan lo su­yo. Po­co tiem­po ha que Accenture anun­ció la crea­ción de 100 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en un pla­zo de tres años, Po­pCap Ga­mes ha ase­gu­ra­do otros 110 em­pleos en me­nos de tres y Va­leo otros 100 de for­ma más in­mi­nen­te. Las ex­por­ta­cio­nes de em­pre­sas ali­men­ti­cias, au­to­mo­vi­lís­ti­cas y otras ma­nu­fac­tu­ras go­zan de bue­na sa­lud. Se­gún un es­tu­dio de NBC Pur­cha­sing Ma­na­gers' In­dex, es­te úl­ti­mo sec­tor ha cre­ci­do es­pec­ta­cu­lar­men­te es­te mes si­tuán­do­se en un 55,8% de ac­ti­vi­dad res­pec­to al 52,2% re­gis­tra­do el pa­sa­do di­ciem­bre.

Lle­gué a Du­blín a prin­ci­pios de sep­tiem­bre. Al po­co de ha­cer­lo, el país se su­mió en el caos, no só­lo po­lí­ti­co, tam­bién eco­nó­mi­co. La cri­sis se agu­di­zó. El des­em­pleo es hoy lo que más preo­cu­pa a los ir­lan­de­ses. Y en me­dio de to­da es­ta con­fu­sión nu­mé­ri­ca, es pre­fe­ri­ble ate­ner­se a los ca­sos par­ti­cu­la­res. Pe­ro lo peor, ase­gu­ran los ex­per­tos, es la desafec­ción po­lí­ti­ca de los ir­lan­de­ses pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes. ¿Lle­ga­rá la cal­ma con el nue­vo Taoi­seach o la Re­pú­bli­ca se­gui­rá su­mi­da en el caos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.