La Se­pi ven­de pa­ra fi­nan­ciar Na­van­tia

La ven­ta de las par­ti­ci­pa­cio­nes en AIG, Ebro Foods y Red Eléc­tri­ca es­tá di­ri­gi­da a com­pen­sar las enor­mes pér­di­das de la cons­truc­ción na­val

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Mar Díaz-Va­re­la

La So­cie­dad Es­ta­tal de Par­ti­ci­pa­cio­nes In­dus­tria­les (Se­pi) ha ini­cia­do la ven­ta de sus me­jo­res ac­ti­vos pa­ra fi­nan­ciar las pér­di­das de sus em­pre­sas in­dus­tria­les y en con­cre­to de Na­van­tia, la cons­truc­ción na­val. El hol­ding em­pre­sa­rial pú­bli­co ce­rró el 2010 con unas pér­di­das es­ti­ma­das de 90 mi­llo­nes de eu­ros. La cuan­tía to­tal de la des­via­ción du­ran­te el año pa­sa­do no se co­no­ce­rá has­ta ju­nio.

No es la pri­me­ra vez que ocu­rre. Ya en 2010 su pre­si­den­te, En­ri­que Martínez Robles, anun­ció que ten­dría unas ga­nan­cias de 287 mi­llo­nes de eu­ros por­que iba a ven­der los res­tos de sus par­ti­ci­pa­cio­nes fi­nan­cie­ras en las em­pre­sas pri­va­ti­za­das. No fue así y el pre­su­pues­to se ha des­via­do na­da me­nos que en 367 mi­llo­nes, se­gún sus pro­pios cálcu­los, a la es­pe­ra de co­no­cer­se la ci­fra fi­nal con­so­li­da­da.

Ha­ce una se­ma­na el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción del hol­ding pú­bli­co apro­bó ini­ciar los trá­mi-

“Las pér­di­das de las em­pre­sas pú­bli­cas son las po­li­llas en las vi­gas del Es­ta­do de bie­nes­tar”

tes ad­mi­nis­tra­ti­vos per­ti­nen­tes pa­ra con­se­guir luz ver­de pa­ra la ven­ta de par­ti­ci­pa­cio­nes en IAG (la com­pa­ñía re­sul­tan­te de la fu­sión de Ibe­ria y Bri­tish Air­ways), Ebro Foods y Red Eléc­tri­ca (REE). La Se­pi ne­ce­si­ta el vis­to bueno del Con­se­jo Con­sul­ti­vo de Pri­va­ti­za­cio­nes y una au­to­ri­za­ción ex­pre­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra po­der lle­var a ca­bo las des­in­ver­sio­nes.

Las cuen­tas in­clui­das en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2011 pre­vén que la so- cie­dad in­gre­se 215,2 mi­llo­nes de eu­ros con es­tas des­in­ver­sio­nes. Es­ta es­ti­ma­ción se hi­zo con pre­cios de fi­na­les de ju­nio y aho­ra po­dría va­riar da­da la fuer­te subida que ha re­gis­tra­do la Bol­sa (10%) en enero, lo que le re­por­ta­rá im­por­tan­tes plus­va­lías.

El 2,71% que el hol­ding pú­bli­co man­tie­ne en la an­ti­gua Ibe­ria (IAG) va­le cer­ca de 153 mi­llo­nes de eu­ros. El 8,65% que con­tro­la en Ebro Foods (a tra­vés de la so­cie­dad de car­te­ra Aly­ce­sa) es­tá va­lo­ra­do en unos 207 mi­llo­nes. Mien­tras que el 10% de REE (tie­ne la obli­ga­ción le­gal de que­dar­se con el otro 10% del ges­tor de re­des eléc­tri­cas) se es­ti­ma en unos 510 mi­llo­nes. En de­fi­ni­ti­va se tra­ta de unos 870 mi­llo­nes de eu­ros con los que cu­bri­rá los abul­ta­dos nú­me­ros ro­jos de sus em­pre­sas in­dus­tria­les.

Tam­po­co es la pri­me­ra vez que la Se­pi “ha­ce ca­ja”. En 2007 ven­dió el 2,95% que man­te­nía en En­de­sa, en el mar­co de la opa de Enel y Ac­cio­na, con unas plus­va­lías de 1.161 mi­llo­nes de eu­ros. Cin­co años an­tes ha­bía ven­di­do la Em­pre­sa Na­cio­nal de Au­to­pis­tas (ENA), Mu­si­ni o Tur­bo 2000 y con­si­guió has­ta 2.037 mi­llo­nes.

El pro­ble­ma es que ca­da vez que­dan me­nos ac­ti­vos que ven­der y los pro­ble­mas pen­dien­tes de la re­con­ver­sión in­dus­trial de los 80 si­guen sin re­sol­ver­se. Co­mo di­jo Fe­li­pe Gon­zá­lez al en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UGT, Ni­co­lás Re­don­do, “son las po­li­llas que se co­men las vi­gas del Es­ta­do de bie­nes­tar”. Lo gra­ve es que aho­ra, igual que en­ton­ces na­die quie­re plan­tear­lo pa­ra evi­tar un con­flic­to so­cial.

Sin em­bar­go, ca­da vez son me­nos los re­cur­sos pa­ra su­fra­gar las pér­di­das de la cons­truc­ción na­val ci­vil pú­bli­ca son me­nos. De to­da la de­man­da mun­dial, Eu­ro­pa re­pre­sen­ta un 7,4% y sus com­pe­ti­do­res Co­rea, China y Ja­pón han rea­li­za­do un du­ro ajus­te con el cie­rre de as­ti­lle­ros y re­es­truc­tu­ra­cio­nes. Na­van­tia apro­bó un plan de ac­tua­cio­nes ur­gen­te pa­ra ha­cer fren­te a “una de­man­da de­pri­mi­da con pre­cios a la ba­ja”. Só­lo les que­dan 6 bu­ques en­car­ga­dos.

La opa­ci­dad y fal­ta de trans­pa­ren­cia que en­vuel­ve la em­pre­sa pú­bli­ca ha­ce im­po­si­ble co­no­cer su ver­da­de­ra si­tua­ción eco­nó­mi­ca. El se­cre­tis­mo es to­tal. Pre­gun­ta­do al res­pec­to su ac­tual pre­si­den­te, En­ri­que Martínez Robles, en la Co­mi­sión de Pre­su­pues­tos el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, afir­mó que “da­do lo avan­za­do de la ho­ra, no en­tra­ré en de­ta­lles”. Se­pi ya no ofre­ce da­tos de las em­pre­sas que con­tro­la.

Des­de que en 2003 se pro­du­jo la úl­ti­ma gran ven­ta de la Em­pre­sa Na­cio­nal de Au­to­pis­tas (ENA) la em­pre­sa pú­bli­ca se ha con­ver­ti­do en un ex­tra­ño con­glo­me­ra­do dis­per­so por la Ad­mi­nis­tra­ción. Las prio­ri­da­des de la cri­sis de­ja­ron en el tintero el in­ten­to del an­te­rior vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co, Pe­dro Sol­bes, de uni­fi­car­lo en un so­lo or­ga­nis­mo pa­ra ga­ran­ti­zar el con­trol de su ges­tión y sus cuen­tas. Es­to ex­pli­ca que sea una mi­sión im­po­si­ble co­no­cer su si­tua­ción eco­nó­mi­ca has­ta pa­ra el pro­pio Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, que só­lo co­no­ce la evo­lu­ción (no el con­te­ni­do) de los sa­la­rios a tra­vés de una co­mi­sión crea­da por Sol­bes.

La vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do in­tro­du­jo en el plan de ajus­te de abril el cie­rre y fu­sión de em­pre­sas y la re­duc­ción de su staff. El ba­lan­ce de es­te pro­ce­so es otro mis­te­rio. Só­lo sa­be­mos que Se­pi ha ce­rra­do 12 de las 14 que le co­rres­pon­dían.

SAL­VA­DOR SAS / EFE

Huel­ga en un as­ti­lle­ro, una de las ac­ti­vi­da­des en las que la em­pre­sa pú­bli­ca ha si­do ma­yo­ri­ta­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.