En el pa­tio tra­se­ro de Ma­drid

La ges­tión de la CCM, cla­ve en el de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio cas­te­llano-man­che­go, lle­ga a jui­cio

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Con­chi Lafraya

La Ca­ja Cas­ti­lla-La Man­cha (CCM), in­ter­ve­ni­da el 29 de mar­zo del 2009 y com­pra­da más tar­de por Ca­jas­tur, se con­vir­tió en la pri­me­ra víc­ti­ma de la cri­sis en un sec­tor vul­ne­ra­ble. Sin em­bar­go, pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo pa­ra­dig­ma de un mo­de­lo de cre­ci­mien­to ba­sa­do en el in­mo­bi­lia­rio y en los pro­yec­tos fa­raó­ni­cos, a los que es­ta en­ti­dad -cla­ve en el de­sa­rro­llo del hin­ter­land ma­dri­le­ño-fi­nan­ció con ge­ne­ro­si­dad.

Su ex pre­si­den­te, Juan Pe­dro Her­nán­dez Mol­tó, tam­bién ex dipu­tado so­cia­lis­ta, se ha sen­ta­do es­ta se­ma­na en el ban­qui­llo pa­ra ren­dir cuen­tas de lo que en el sec­tor se con­si­de­ra una pé­si­ma ges­tión. Se le acu­sa de pre­sun­tos de­li­tos de ad­mi­nis­tra­ción des­leal, ne­ga­ti­va o im­pe­di­men­to a los so­cios del ejer­ci­cio de sus de­re­chos, fal­se­dad con­ta­ble y do­cu­men­tal. Her­nán­dez Mol­tó tie­ne en su con­tra un in­for­me del Ban­co de Es­pa­ña que jus­ti­fi­ca la in­ter­ven­ción.

Al es­tar a pun­to de ser que­bra­da, el Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó la con­ce­sión de un aval del Te­so­ro de has­ta 9.000 mi­llo­nes pa­ra ga­ran­ti­zar su li­qui­dez y que pu­die­se se­guir aten­dien­do a sus clien­tes. Des­pués, re­ci­bió 1.300 mi­llo­nes de eu­ros del

La en­ti­dad cas­te­llano-man­che­ga ha ne­ce­si­ta­do 7.100 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ser res­ca­ta­da

Fon­do de Ga­ran­tías de De­pó­si­tos, a lo que hay que su­mar 1.150 mi­llo­nes ga­ran­ti­za­dos con aval del Es­ta­do.

Se­gún do­cu­men­tos que ma­ne­ja el juez, Pablo Ruz, al fren­te del juz­ga­do nú­me­ro cin­co de la Au­dien­cia Na­cio­nal, fi­nal­men­te ne­ce­si­tó 7.100 mi­llo­nes pa­ra ser res­ca­ta­da. Aho­ra, CCM se en­cuen­tra ba­jo la ór­bi­ta del SIP Ban­co Ba­se, del que for­man par­te tam­bién CAM, Ca­jas­tur, Can­ta­bria y Ex­tre­ma­du­ra. Es­te SIP ha pe­di­do 1.493 mi­llo­nes al Fon­do de Re­es­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB), cu­yo im­por­te es­tá sus­cri­to, pe­ro pen­dien­te de des­em­bol­so.

Le­jos ya del te­rru­ño cas­te­llano-man­che­go, se pue­de afir­mar que CCM se con­vir­tió, en su día, en el mo­de­lo de las in­ver­sio- nes más desas­tro­sas que hu­bo en Es­pa­ña du­ran­te los úl­ti­mos años del la­dri­lla­zo. To­do va­lía. Fi­nan­ció des­de la ur­ba­ni­za­ción fan­tas­ma en el mu­ni­ci­pio de Se­se­ña pro­mo­vi­da por Fran­cis­co Her­na­do, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo el Po­ce­ro; pa­san­do por el ae­ro­puer­to de Ciu­dad Real, que Aena nun­ca ha que­ri­do in­te­grar en la red es­ta­tal y pre­fie­re op­tar por cons­truir otro pro­pio, en ca­so ne- ce­sa­rio, den­tro de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Así co­mo el me­ga­pro­yec­to de vi­vien­das de­no­mi­na­do Reino de Don Qui­jo­te en Ciu­dad real o Val­de­luz en Guadalajara.

To­dos ellos han aca­ba­do sien­do pro­yec­tos rui­no­sos y que las­tra­ron las cuen­tas de CCM. Nin­guno sa­lió ade­lan­te con éxi­to. La ma­cro­ur­ba­ni­za­ción de Se­se­ña si­gue sien­do una ciu­dad fan­tas­ma. Po­cos ciu­da­da­nos ma­dri­le­ños quie­re ir a vi­vir a Val­de­luz en Guadalajara por­que no lle­gan las in­fra­es­truc­tu­ras via­rias. Re­yal fue la pro­mo­to­ra que más apos­tó y más di­ne­ro per­dió. En Ciu­dad Real,el me­ga­com­ple­jo Don Qui­jo­te se ha re­du­ci­do a un cam­po de golf. Ni vi­llas de lu­jo, ni ca­sino, ni ho­te­les... To­da in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria ha que­da­do en agua de bo­rra­jas. Y en el ae­ro­puer­to de Ciu­dad Real, don­de se in­vir­tie­ron más de 350 mi­llo­nes só­lo ope­ra al­gu­na lí­nea de ba­jo cos­te, co­mo Vue­ling. Del ci­ta­do im­por­te, una cuar­ta par­te lo apor­tó la ca­ja cas­te­llano-man­che­ga co­mo so­cio.

En­tre los nom­bres de em­pre­sa­rios in­mo­bi­lia­rios que go­za­ron de más fa­vo­res de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra so­bre­sa­le Do­min­go Díaz de Me­ra, que en su día lle­gó a ser pre­si­den­te del equi­po de ba­lon­mano del Ciu­dad Real.

Es­te em­pre­sa­rio lle­gó a es­tar pre­sen­te en el ca­pi­tal de Co­lo­nial, jun­to a los her­ma­nos No­za­le­da y Luis Por­ti­llo. Tam­bién in­ter­vino en la lu­cha de po­der en Me­tro­va­ce­sa, cuan­do los Sanahuja se en­fren­ta­ron con Joa­quín Ri­ve­ro y Bau­tis­ta So­ler por su con­trol.

No hay que ol­vi­dar que el día que CCM fue in­ter­ve­ni­da par­ti­ci­pa­ba en más de 31 so­cie­da­des, de las que ocho eran in­mo­bi­lia­rias. In­clu­so te­nía el 9,37% de la pro­mo­to­ra Par­que­sol. En de­fi­ni­ti­va, que era la rei­na del la­dri­llo por el la­do de la fi­nan­cia­ción. Has­ta que ex­plo­tó en sus pro­pias ma­nos. Es de­cir, el es­pe­jo del to­do va­le, se des­in­fló con el fin de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y las­tró las cuen­tas de di­ver­sas en­ti­da­des fi- nan­cie­ras. Al­gu­nas tu­vie­ron un po­co más de ojo y me­nos ries­gos pro­mo­tor, pe­ro que le­van­te la mano la que no se ex­pu­so al la­dri­llo.

Aho­ra lo que es­tá en te­la de jui­cio es si Her­nán­dez Mol­tó ac­tuó co­mo mal ban­que­ro o sus ac­tua­cio­nes res­pon­den a pre­sio­nes po­lí­ti­cas. En la in­ter­ven­ción ju­di­cial del mar­tes, su abo­ga­do re­cla­mó el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa. De mo­men­to, si­gue impu­tado.

EFE

Cam­po de golf en el com­ple­jo El Reino de Don Qui­jo­te, un de­li­rio de gran­de­za

DA­NI DUCH

El ae­ro­puer­to se­mi­fan­tas­ma de Ciu­dad Real si­gue ape­nas sin pa­sa­je­ros: só­lo ope­ran lí­neas de ba­jo cos­te

EFE

Her­nán­dez Mol­tó sa­lien­do el mar­tes de los juz­ga­dos en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.