Pe­na­lis­tas en ac­ción

La sa­la de los Va­len­ciano, Pérez Vi­to­ria, Cór­do­ba, Del Cas­ti­llo, Ze­grí, Mo­lins, Mar­tell o Tu­bau

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Fe­de­ri­co de Va­len­ciano en la sa­la y Oc­ta­vio Pérez Vi­to­ria en las au­las de­ja­ron gra­ba­dos sus li­ti­gios en la his­to­ria del De­re­cho. Pa­ra en­ton­ces, el vie­jo Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Sagnier no es­ta­ba tan le­jos de la Bar­ce­lo­na ca­na­lla y, en las ca­lle­jue­las que con­for­man la en­tra­ña de Ciu­tat Ve­lla, exis­tían bras­se­ries à fem­mes po­bla­das de pe­ni­ten­tes ca­mu­fla­dos. En los tiem­pos en que los mal­he­cho­res sin cau­sa en­tra­ban y sa­lían del juz­ga­do de guar­dia sin pa­sar por el de­tec­tor de me­ta­les, Pérez Vi­to­ria creó una au­tén­ti­ca es­cue­la de pe­na­lis­tas man­te­ni­da hoy en lo más al­to por el pro­fe­sor Joan Cór­do­ba Ro­da, con­si­de­ra­do co­mo el men­tor in­te­lec­tual del sec­tor. Cór­do­ba, que en su lar­ga eta­pa de do­cen­te pu­bli­có Co­men­ta­rios al Có­di­go Pe­nal (un re­fe­ren­te de la con­sul­ta pro­fe­sio­nal fuer­te­men­te in­flui­do por la es­cue­la ale­ma­na), sus­ti­tu­yó en 1971 a Pérez Vi­to­ria en la cá­te­dra de Pe­nal de la UB y al fi­nal de los se­ten­ta desem­pe­ñó el de­ca­na­to que ha­bía de­ja­do Ma­nuel Ji­mé­nez de Par­ga pa­ra ser mi­nis­tro del go­bierno de Adol­fo Suá­rez.

En las cla­ses que im­par­tía Pérez Vi­to­ria, el poe­ta Jai­me Gil de Bied­ma (ex se­cre­ta­rio del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Ta­ba­cos de Fi­li­pi­nas e hi­jo de un ex pre­si­den­te de la com­pa­ñía) co­no­ció a sus co­le­gas Car­los Ba­rral, Al­ber­to Oliart y José Agus­tín Goy­ti­so­lo, quie­nes, pe­se a ob­te­ner la li­cen­cia­tu­ra, nun­ca lle­ga­ron a ser pro­fe­sio­na­les del de­re­cho. La ley y las le­tras for­man una pa­re­ja na­tu­ral, co­mo han de­mos­tra­do Luis del Cas­ti­llo, ex de­cano del Co­le­gio de Abo­ga­dos, hu­ma­nis­ta y edi­tor, o el ma­gis­tra­do Joan Pe­ru­cho (au­tor de tex­tos apó­cri­fos y he­te­ro­do­xos, pre­mio Na­cio­nal de las Le­tras, pre­mio Ro­sa­lía de Cas­tro y Ra­mon Llull) que con­vir­tió en no­ve­las al­gu­nas ins­truc­cio­nes muy so­na­das. Pe­ru­cho su­po ir del su­ma­rio a la fic­ción y re­ver­tir es­ta se­gun­da en la ins­truc­ción. En sus his­to­rias, des­nu­das de acen­to mo­ral, es­ta­ba la ca­lle, el mun­do atra­bi­lia­rio, la ava­lan­cha de ru­fia­nes que aún es­tán aquí, en­tre no­so­tros, y “han ve­ni­do pa­ra que­dar­se”, co­mo es­cri­be Um­ber­to Eco ( El ce­men­te­rio de Pra­ga) a pro­pó­si­to de su per­so­na­je, el ca­pi­tán Si­mo­ni­ni, un fal­si­fi­ca­dor pro­fe­sio­nal.

Jai­me Gil de­fi­nió la abo­ga­cía de sus años jó­ve­nes co­mo una ca­rre­ra de hom­bres (fren­te a Fi­lo­so- fía y Le­tras, de las mu­je­res que no iban a ser mon­jas), pro­pia de las cla­ses so­cia­les que “ha­bía­mos ga­na­do la gue­rra”; una cien­cia que per­mi­te di­va­gar, ir de unas co­sas a otras y re­gre­sar al ori­gen con co­mo­di­dad. Ba­rral es­tu­dió úni­ca­men­te pa­ra sa­tis­fa­cer a su fa­mi­lia – Cuan­do las ho­ras ve­lo­ces, ter­ce­ra en­tre­ga de sus me­mo­rias y pre­mio Co­mi­llas 1988–, una ac­ti­tud man­te­ni­da años más tar­de por el na­rra­dor Car­los Trias Sagnier, otro li­cen­cia­do en De­re­cho que nun­ca ejer­ció. Por lo vis­to, el me­dio si­glo so­co­rría la ex­pe­rien­cia de los más gran­des, la de Kaf­ka con­cre­ta­men­te, que es­tu­dió De­re­cho y Ger­ma­nís­ti­ca en la Uni­ver­si­dad ale­ma­na de Pra­ga, don­de en­ta­bló amis­tad con Max Brod, el res­pon­sa­ble fi­nal de la di­vul­ga­ción de su obra, otro edi­tor for­ja­do en el De­re­cho. Kaf­ka aban­do­nó los có­di­gos por las le­tras de Goet­he, Hu­go von Hof­mannst­hal, Tols­tói, Nietzs­che, Dic­kens, Strind­berg, Gus­ta­ve Flau­bert o Kier­ke­gaard; iba en bus­ca de frag­men­tos de vi­da, co­mo le ocu­rrió al mis­mo Jai­me Gil, en Ox­ford, don­de acu­dió a es­tu­diar De­re­cho y Eco­no­mía pe­ro aca­bó des­cu­brien­do a Au­den, Eliot y Wi­lliam Ep­son.

Fe­de­ri­co de Va­len­ciano, una to­ga de al­za­cue­llos y mo­ca­sín im­po­lu­to, la­bró el te­rri­to­rio de ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, co­mo la de Fran­cesc Ju­fre­sa, cé­le­bre por el ca­so Gran Ti­bi­da­bo –su de­sa­rro­llo apar­có al tes­ta­fe­rro es­pa­ñol

del in­flu­yen­te KIO y a mu­chos de sus co­la­bo­ra­do­res– y de Pau Mo­lins, el re­cien­te de­fen­sor de Fè­lix Mi­llet, ex pre­si­den­te del Pa­lau de la Mú­si­ca. Am­bos, Ju­fre­sa y Mo­lins, con­ser­van to­da­vía la au­ten­ti­ci­dad del pac­to en­tre las par­tes, ca­si siem­pre se­lla­do a po­cos me­tros de la Fis­ca­lía (ira­cun­da o com­pla­ci­da, se­gún el ca­so) y cu­yo desen­la­ce fi­nal sir­ve pa­ra evi­tar las im­pla­ca­bles con­se­cuen­cias del jui­cio oral. Po­dría de­cir­se que Va­len­ciano y su tá­ci­ta grey de al­tos es­pe­cia­lis­tas des­ta­ca­ron siem­pre en los plei­tos de ca­rác­ter eco­nó­mi­co. Vi­vie­ron su pro­fe­sión a me­dio ca­mino en­tre los mo­der­nos bu­fe­tes mer­can­ti­lis­tas de hoy (los Ro­ca, Uría, Gómez Ace­bo, Cua­tre­ca­sas, Cli­ford Chan­ce, et­cé­te­ra) y los des­pa­chos mo­de­lo bou­ti­que, en los que se sir­ven có­di­gos a la car­ta, sin me­nos­ca­bo al­guno (se en­tien­de) del im­pe­rio de la ley.

En el ecua­dor de los no­ven­ta so­bre­vino un es­truen­do: el fis­cal José Ma­ria Me­na or­de­nó re­gis­tros en en­ti­da­des fi­nan­cie­ras; la ma­gis­tra­da Co­mas de Ar­ge­mir in­ves­ti­gó ban­cos y la ru­ta de sus cuen­tas en so­cie­da­des hol­ding lu­xem­bur­gue­sas; De la Ro­sa Mar­tí pa­só por En­ten­za y re­ca­ló en el pe­nal de Can Brians; Ma­rio Con­de ca­yó de su gran pe­des­tal tras es­ca­lar el aris­to­crá­ti­co Ba­nes­to de los Gar­ni­ca Man­si y Agui­rre Gon­za­lo ama­gan­do con una ope­ra­ción sal­va­do­ra de JP Mor­gan, que nun­ca lle­gó; el ex go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Ma­riano Ru­bio ca­na­li­zó fon­dos des­de una so­cie­dad crea­da al am­pa­ro de la nue­va ley del Mer­ca­do de Va­lo­res; el juez Pas­cual Es­ti­vill per­pe­tró el peor cohe­cho de la his­to­ria pro­ce­sal es­pa­ño­la y, a mo­do de re­ma­te fi­nal, al­gu­nos al­tos fun­cio­na­rios de Ha­cien­da ( Hu­guet y Aguiar) fue­ron pi­lla­dos en cuen­tas opa­cas.

Fue una de esas mareas len­tas cu­ya mag­ni­tud no per­ci­bes has­ta que lo inun­da ca­si to­do. De re­pen­te, el Có­di­go Pe­nal ha­bía en­tra­do de lleno en el de­li­to de cue­llo blan­co, y cla­ro, a par­tir de aquel mo­men­to, no bas­ta­rían los agree­ments del ex­tin­gui­do res­tau­ran­te Fi­nis­te­rre y los en­ca­jes de mano; ha­bía que pre­pa­rar las vis­tas con es­tra­te­gia y di­se­ñar­las con mu­cho tino. A ello con­tri­bu­ye­ron no só­lo los de­li­tos eco­nó­mi­cos, sino tam­bién los es­cán­da­los de la Fun­ción Pú­bli­ca, al es­ti­lo del ca­so de Juan Ig­na­cio Pu­ja­na (en­car­ga­do a Cór­do­ba Ro­da), el pri­mer al­cal­de de­mo­crá­ti­co de l'Hos­pi­ta­let, que fue acu­sa­do por la fis­ca­lía de los de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias y so­borno, pe­ro ab­suel­to por un de­li­to de ad­ju­di­ca­ción irre­gu­lar; o el de Joan Mi­quel Na­dal, ex al­cal­de de Ta­rra­go­na, cu­yas cau­sas fue­ron ar­chi­va­das gra­cias al buen ha­cer del pe­na­lis­ta Cris­tó­bal Mar­tell.

Al­can­za­do el clí­max de la lla- ma­da cris­pa­ción, la real­po­li­tik se con­vir­tió en un ar­ma arro­ja­di­za: el asun­to del Gal, los car­gos con­tra Ve­ra y el mi­nis­tro Ba­rrio­nue­vo, el te­rro­ris­mo de Es­ta­do y el ca­so de Se­gun­do Ma­rey, cu­ya de­fen­sa fue en­car­ga­da a Ol­ga Tu­bau. Se ex­pan­die­ron los bri­llan­tes: Mar­tell, Mo­lins o Emi­lio Ze­grí, en­tre otros re­co­no­ci­dos por el mis­mo Cór­do­ba. Aun­que ha­bía co­men­za­do una nue­va era del de­re­cho, los jui­cios pe­na­les clá­si­cos (la dro­ga, el se­xo y el ho­mi­ci­dio) es­ta­ban arrai­ga­dos en las ca­lles y se­guían en ellas. De ahí que los pe­na­lis­tas no siem­pre jue­guen a Perry Ma­son, no sean ex­clu­si­va­men­te eter­nos de­fen­so­res de inocen­tes. En oca­sio­nes, ejer­cen la acu­sa­ción, co­mo lo hi- zo Mag­da Ora­nich, en el pro­ce­so se­gui­do con­tra López Maíllo, co­no­ci­do co­mo el vio­la­dor del Ei­xam­ple. An­tes de con­ver­tir­se en es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho de fa­mi­lia, Ora­nich, una mu­jer de em­pei­ne al­to y dis­cur­so com­pro­me­ti­do, re­cor­dó des­de la sa­la que al de­fen­der a las agre­di­das “no se di­ri­gía úni­ca­men­te al acu­sa­do, sino tam­bién a una so­cie­dad que ha he­cho po­si­ble su vio­len­cia con­tra el se­xo fe­me­nino”; y sus pa­la­bras man­tie­nen su vi­gen­cia hoy, an­te la des­co­ra­zo­na­do­ra es­ta­dís­ti­ca de la vio­len­cia do­més­ti­ca.

En los años del tar­do­fran­quis­mo, Va­len­ciano al­can­zó el ce­nit de su ca­rre­ra co­mo de­fen­sor del di­rec­tor de tea­tro Al­bert Boa­de­lla, en un ca­so que con­mo­cio­nó a la opi­nión por la pues­ta en es­ce­na dra­má­ti­ca del en­cau­sa­do, que se fu­gó de la po­li­cía en el hos­pi­tal Cí­nic de Bar­ce­lo­na gra­cias a su pro­ba­da agi­li­dad en­tre al­féi­za­res y din­te­les. En la ciu­dad de las to­gas, tras al­gu­nos pro­lon­ga­dos si­len­cios, to­do vol­vía a em­pe­zar, cuan­do Va­len­ciano y Pérez Vi­to­ria lu­cían de pri­me­ros es­pa­das. Uno de es­tos epi­so­dios fue el re­cor­da­do se­cues­tro del fut­bo­lis­ta Qui­ni, pi­chi­chi de la Li­ga en las dé­ca­das fut­bo­lís­ti­ca­men­te pla­nas de Agus­tí Mon­tal, tras el erial de otro tex­til ( En­ric Llau­det), al fren­te del Ba­rça. Pérez Vi­to­ria en el la­do de la acu­sa­ción pú­bli­ca y fren­te a él, Va­len­ciano, en­ton­ces le­tra­do del Ba­rça (ini­cia­dor de la sa­ga de los Juan­jo Bur­ge­ra, An­trach, et­cé­te­ra). Fue un cru­ce de flo­re­tes en el pa­seo Lluís Com­panys; la pe­núl­ti­ma es­gri­ma de un ofi­cio que ha per­di­do gran­di­lo­cuen­cia a cam­bio de ga­nar pro­fe­sio­na­li­dad mar­mó­rea, en la nue­va Ciu­tat de la Justícia.

LUIS DEL CAS­TI­LLO. Fue de­cano del Col·le­gi d'Ad­vo­cats de Bar­ce­lo­na, en­tre 2001 y 2002; en la ac­tua­li­dad, desem­pe­ña la pre­si­den­cia del Co­le­gio Pe­nal In­ter­na­cio­nal, de La Ha­ya.

OL­GA TU­BAU. La de­fen­so­ra de Se­gun­do Ma­rey, el ca­so que aca­bó arras­tran­do el fin del y la le­tra­da del ca­so Tu­ris­mo, dos de los te­mas que de­li­mi­ta­ron un te­rre­mo­to en la fun­ción pú­bli­ca.

CRIS­TÓ­BAL MAR­TELL. Se ba­que­teó en el mer­ca­do de las le­yes for­man­do par­te del bu­fe­te Ju­fre­sa-Mar­tell-Tu­bau. Mar­cha al fren­te de su ge­ne­ra­ción, en el vér­ti­go de las ins­truc­cio­nes di­fí­ci­les.

JUAN CÓR­DO­BA RO­DA. Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal, su­ce­sor de Pérez Vi­to­ria en el mis­mo de­par­ta­men­to y maestro de le­tra­dos.

EMI­LIO ZE­GRÍ. Pe­na­lis­ta y es­pe­cia­li­za­do en te­mas eco­nó­mi­cos, Ze­grí es miem­bro de la co­mi­sión de cul­tu­ra del Col·le­gi d'Ad­vo­cats de Bar­ce­lo­na y de la po­nen­cia ju­rí­di­ca de Fo

ment del Tre­ball Na­cio­nal.

PAU MO­LINS. El le­tra­do de­fen­sor del ex pre­si­den­te del Pa­lau de la Mú­si­ca, Fè­lix Mi­llet, dio mues­tras de gran pro­fe­sio­na­li­dad cuan­do su clien­te se in­cul­pó de la des­via­ción de fon­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.