Se­das de la luna

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Silvia Saen­ger Ale­xan­dro­witch

Gior­gio Ar­ma­ni (n. 1934), pro­pie­ta­rio y pre­si­den­te del Gru­po Gior­gio Ar­ma­ni, de­cla­ró al cie­rre del ejer­ci­cio 2009 que los in­gre­sos con­so­li­da­dos del gru­po eran de “1.518 mi­llo­nes de eu­ros, só­lo al­go me­no­res que los del año an­te­rior”. En ese año el mer­ca­do chino apor­tó a la fir­ma un in­cre­men­to del 32% de los in­gre­sos, por lo que su li­qui­dez ne­ta se man­tu­vo en lo al­to, por en­ci­ma de los 447 mi­llo­nes de eu­ros.

Son só­lo ci­fras, sí, pe­ro en es­te ca­so, re­sul­tan fun­da­men­ta­les pa­ra com­pren­der, y de pa­so aplau­dir, el pro­yec­to más per­so­nal, atem­po­ral e in­trans­fe­ri­ble del Sr. Ar­ma­ni: sus co­lec­cio­nes de Al­ta Cos­tu­ra, ubi­ca­das y pre­sen­ta­das en París. Ba­jo el nom­bre de Gior­gio Ar­ma­ni Pri­vé, se han he­cho un im­por­tan­te hue­co en la du­rí­si­ma Cham­bre Syn­di­ca­le de la Mo­de de Fran­cia, sin con­ce­sio­nes ni a la crí­ti­ca ni a los “de­tec­ti­ves sal­va-

jes del mé­tier”, que di­ría Bo­la­ño.

El he­cho es que Gior­gio Ar­ma­ni, tras mu­chas dé­ca­das al ti­món de su em­po­rio, ha te­ni­do la ha­bi­li­dad, la lu­ci­dez y el ta­len­to de cons­truir y ren­ta­bi­li­zar su uni­ver­so crea­ti­vo más per­so­nal, ar­te­sa­nal y fu­tu­ris­ta, su vi­sión más agu­da de la mo­da y su co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria tex­til, a tra­vés de sus muy dis­cu­ti­das co­lec­cio­nes de al­ta cos­tu­ra.

Sin em­bar­go, no hay dis­cu­sión po­si­ble en cuan­to al úl­ti­mo des­fi­le pri­ma­ve­ra/ve­rano 2011 de Gior­gio Ar­ma­ni Pri­vé, el pa­sa­do 24 de Enero en París, pro­du­ci­do ín­te­gra­men­te en su ate­lier de la Ave­nue Mon­taig­ne, don­de re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar a pa­tro­nis­tas, cos­tu­re­ras y bor­da­do­ras de to­da la vi­da crean­do vo­lú­me­nes hue­cos e iri­dis­cen­tes, con­vir­tien­do la se­da en me­tal y unien­do ge­mas in­ter­pla­ne­ta­rias en una te­la de ara­ña de cien­cia fic­ción.

Hay quien di­rá que evo­can al Pie­rre Car­din más ga­lác­ti­co de los 1960; tam­bién se ha di­cho que Lady Gaga, clien­ta del Sr. Ar­ma­ni, ha sem­bra­do al­go de sí mis­ma. Es la lec­tu­ra más fá­cil y el re­cur­so más gas­ta­do por los cro­nis­tas al uso. Sin em­bar­go, con es­tos mo­de­los en los que el cuer­po fe­me­nino bri­lla y se mue­ve con in­de­pen­den­cia de la ma­te­ria con vi­da pro­pia que lo cu­bre. Quien es­to es­cri­be pien­sa más en Ba­len­cia­ga y en su maes­tría que en las ha­za­ñas ro­mán­ti­cas de es­tos tiem­pos.

El ca­so es que, con es­ta co­lec­ción de pie­zas úni­cas cu­yos pre­cios son al­tos y se­cre­tos, Gior­gio Ar­ma­ni ha ro­to los es­que­mas nos­tál­gi­cos de la ve­tus­ta ins­ti­tu­ción de la cos­tu­ra, aden­trán­do­se en su fu­tu­ro co­mo un cha­mán. men­te bor­da­do con cris­ta­les Swa­rovs­ki ta­lla­dos so­bre tú­ni­ca de or­gan­za de se­da de efec­to es­pe­jo. Más in­for­ma­ción en: an­na­li­sa. pi­rot­ta@gior­gioar ma­ni.it

VES­TI­DO DE CRIS­TAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.