Bra­sil y las ca­jas co­mo ca­ta­li­za­do­res

El San­tan­der mi­ra tan­to fue­ra co­mo den­tro pa­ra cre­cer

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 - La­lo Agus­ti­na

El pe­so eco­nó­mi­co de los mer­ca­dos emer­gen­tes im­preg­na hoy el cre­ci­mien­to mun­dial, y el San­tan­der, el ban­co es­pa­ñol más di­ver­si­fi­ca­do, sa­ca par­ti­do de ello. Co­mo ex­pli­có es­ta se­ma­na en la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos, Bra­sil apor­ta el 25% del be­ne­fi­cio atri­bui­do; el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca, el 18%; Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do, un 22% y Es­pa­ña, Eu­ro­pa y los ne­go­cios glo­ba­les, el 35%. En es­te ma­pa glo­bal, Es­pa­ña, don­de el San­tan­der ope­ra tam­bién con su fi­lial Ba­nes­to, ha ido per­dien­do im­por­tan­cia –ape­nas un 15% de los 8.181 mi­llo­nes de be­ne­fi­cio del 2010–, pe­ro man­tie­ne un pe­so im­por­tan­te por mo­ti­vos no di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la cuen­ta de re­sul­ta­dos.

En Es­pa­ña, con su red y la de Ba­nes­to, el San­tan­der ob­tie­ne aho­ra só­lo el 15% del be­ne­fi­cio del gru­po

El San­tan­der es un ban­co es­pa­ñol, y eso se pa­ga en los mer­ca­dos. El año pa­sa­do, por ejem­plo, la ac­ción de la en­ti­dad ca­yó un 31,4%, arras­tra­da, más que por los pro­ble­mas pro­pios, por la ne­fas­ta in­fluen­cia de la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na. Con la pri­ma de ries­go de Es­pa­ña dis­pa­ra­da, la ban­ca es­pa­ño­la su­frió la des­con­fian­za en el im­pac­to de un even­tual co­lap­so del país en sus cuen­tas, lo que se tra­du­jo en un en­ca­re­ci­mien­to de su fi­nan­cia­ción en los mer­ca­dos.

En es­te sen­ti­do, el pri­mer mes del año ha re­sul­ta­do cla­ri­fi­ca­dor. La pri­ma de ries­go de Es­pa­ña se ha des­plo­ma­do y el San­tan­der, co­mo el res­to de la ban­ca, se ha dis­pa­ra­do en bol­sa. Des­de enero sube más de un 13% y pue­de apun­tar a co­tas ma­yo­res, se­gún los ex­per­tos. Nu­ria Ál­va­rez, ana­lis­ta de Ren­ta 4, sos­tie­ne que “la vi­si­bi­li­dad en la crea­ción de re­sul­ta­dos vie­ne por la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca y la in­te­gra­ción de las com­pras”. “Los re­sul­ta­dos no han sor­pren­di­do”, con­clu­ye.

En efec­to, el año pa­sa­do el San­tan­der com­pró el Za­chod­ni, el ter­cer ban­co de Po­lo­nia por ta­ma­ño y el pri­me­ro en be­ne­fi­cios, jun­to con 323 ofi­ci­nas del Ro­yal Bank of Scotland en el Reino Uni­do y po­ten­ció su red co­mer­cial en Ale­ma­nia con otra ad­qui­si­ción, en es­te ca­so de la red en el país de un ban­co sue­co. To­do es­to, más la ma­du­ra­ción de su ne­go­cio en Bra­sil y en So­ve­rign (Es­ta­dos Uni­dos) le per­mi­te te­ner es­pe­ran­zas de me­jo­ra en los re­sul­ta­dos só­lo a tra­vés de la ges­tión, sin ne­ce­si­dad de in­ver­tir más.

En Es­pa­ña, el re­to es­tá en apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que se pre­sen­ten co­mo con­se­cuen­cia del pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción de las ca­jas, in­mer­sas en fu­sio­nes y, aho­ra, en re­ca­pi­ta­li­za­cio­nes. En el úl­ti­mo año, gra­cias a una agre­si­va po­lí­ti­ca co­mer­cial –el de­pó­si­to al 4%–, el San­tan­der in­cre­men­tó en 20.000 mi­llo­nes sus re­cur­sos de clien­tes, lo que le per­mi­tió ga­nar 1,6 pun­tos en cuo­ta de mer­ca­do. Bo­tín cree que la oca­sión la pin­tan cal­va. El año pa­sa­do, el mar­gen en Es­pa­ña ca­yó un 38%, en par­te por la di­ges­tión del la­dri­llo. Aho­ra, la en­ti­dad as­pi­ra a sa­car ta­ja­da de un mer­ca­do en el que sus com­pe­ti­do­res van a es­tar muy dis­trai­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.