¿RE­NA­CEN LOS ÍN­DI­CES PE­RI­FÉ­RI­COS?

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Los de­no­mi­na­dos mer­ca­dos pe­ri­fé­ri­cos han si­do los que me­jor com­por­ta­mien­to han te­ni­do en el re­cién es­tre­na­do 2011. La bol­sa grie­ga ha te­ni­do un avan­ce su­pe­rior al 18%, la ita­lia­na su­pe­rior al 12% y el Ibex 35 ha subido más del 11%. Mien­tras, las Bol­sas de los mer­ca­dos cen­tra­les eu­ro­peos han te­ni­do un com­por­ta­mien­to bueno, pe­ro mu­cho más dis­cre­to. El Dax ale­mán tan só­lo ha subido un 3,82%, el CAC fran­cés un 6,84% y Eurostoxx 50 un 7,79%.

¿Qué es­tá ocu­rrien­do pa­ra que los in­ver­so­res pri­men los mer­ca­dos de va­lo­res de es­tos paí­ses has­ta el pun­to de que exis­tan di­fe­ren­cias tan sig­ni­fi­ca­ti­vas en la evo­lu­ción de sus ín­di­ces? La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta la de­be­mos bus­car en el gra­do de an­ti­ci­pa­ción en que los mer­ca­dos des­cuen­tan los po­si­bles efec­tos fa­vo­ra­bles de las ac­tua­cio­nes rea­li­za­das y de las re­cien­tes ini­cia­ti­vas eco­nó­mi­cas apro­ba­das.

Cen­trán­do­nos en nues­tro mer­ca­do y en nues­tra eco­no­mía, en las úl­ti­mas se­ma­nas, la es­ce­ni­fi­ca­ción de la dis­ci­pli­na en la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co, las re­for­mas ini­cia­das so­bre las ca­jas de aho­rro y el pac­to so­cial al­can­za­do so­bre las pen­sio­nes han su­pues­to una me­jo­ra sus­tan­cial pa­ra con­se­guir afian­zar la con­fian­za in­ter­na­cio­nal so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la, y han si­do los ca­ta­li­za­do­res del mo­vi­mien­to al­cis­ta del Ibex.

En efec­to, en pri­mer lu­gar, el dé­fi­cit del Es­ta­do es­pa­ñol ha si­do en 2010 del 5,1%, cuan­do se pre­vió ini­cial­men­te que al­can­za­ría el 5,9%. Es cier­to que que­da por co­no­cer el dé­fi­cit de las au­to­no­mías y mu­ni­ci­pios, pe­ro el ob­je­ti­vo de no su­pe­rar el 9,3% del PIB pa­ra el 2010 se de­be­ría cum­plir con cier­ta hol­gu­ra.

En se­gun­do lu­gar, la pre­sen­ta­ción la pa­sa­da se­ma­na del plan de re­ca­pi­ta­li­za­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro tam­bién ha con­tri­bui­do al ses­go po­si­ti­vo del mer­ca­do de ren­ta va­ria­ble. Los re­que­ri­mien­tos mí­ni­mos de ca­pi­tal fi­ja­dos en el De­cre­to Ley son ele­va­dos y han re­pre­sen­ta­do una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción pa­ra las Ca­jas. ya que en al­gu­nos ca­sos aca­ba­rá en na­cio­na­li­za­ción.

Con es­ta ope­ra­ción de en­ver­ga­du­ra to­ma­da con ex­tre­ma ur­gen­cia, se bus­ca la re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za in­ter­na­cio­nal en nues­tra eco­no­mía y la aper­tu­ra de los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les ma­yo­ris­tas pa­ra fi­nan­ciar a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, pe­ro tam­bién al Es­ta­do y a las pro­pias au­to­no­mías a pre­cios ra- zo­na­bles. De he­cho, la subas­ta de bo­nos del Es­ta­do a 3 y 5 del pa­sa­do jue­ves se han ce­rra­do a ti­pos de in­te­rés del 3,25% y 4,04% res­pec­ti­va­men­te, sen­si­ble­men­te in­fe­rio­res a los de la subas­ta del mes an­te­rior.

Por úl­ti­mo, el acuer­do so­cial sus­cri­to en­tre el Go­bierno, la pa­tro­nal y los sin­di­ca­tos el miér­co­les re­pre­sen­ta una im­por­tan­te re­for­ma en el sis­te­ma de pen­sio­nes, en­ca­mi­na­da tam­bién a con­se­guir la con­fian­za de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les so­bre nues­tra eco­no­mía.

To­do ello ha si­do bien va­lo­ra­do por los mer­ca­dos que han res­pal­da­do las re­for­mas em­pren­di­das y se ha tra­du­ci­do en una re­ba­ja sus­tan­cial de nues­tra pri­ma de ries­go, pe­ro tam­bién he­mos de ser cons­cien­tes que só­lo es­ta­mos en el prin­ci­pio de las re­for­mas. En el mes de mar­zo el Go­bierno apro­ba­rá el pro­yec­to de ley de re­for­ma de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, y es más que pro­ba­ble que Eu­ro­pa nos exi­ja im­po­ner un te­cho de en­deu­da­mien­to al Es­ta­do y uni­fi­car a ni­vel eu­ro­peo las ba­ses im­po­ni­bles del im­pues­to

He­mos de re­fu­giar nues­tras in­ver­sio­nes en va­lo­res cu­yo va­lor in­trín­se­co sea su­pe­rior a su co­ti­za­ción

de so­cie­da­des.

Con ello, si bien el ca­mino re­for­mis­ta em­pren­di­do ha si­do muy bien va­lo­ra­do por los in­ver­so­res, el fu­tu­ro de la evo­lu­ción del Ibex no es­tá con­so­li­da­do. Se es­tán aco­me­tien­do las re­for­mas ur­gen­tes y tam­bién las im­por­tan­tes, y ello ha pro­pi­cia­do la ex­ce­len­te evo­lu­ción ini­cial del mer­ca­do de ren­ta va­ria­ble, pe­ro no es­ta­mos exen­tos de ries­gos y ello se po­dría trun­car.

Nues­tra eco­no­mía se en­cuen­tra en un pun­to crí­ti­co y no cre­ce al ni­vel que se pue­da con­si­de­rar que se ha su­pe­ra­do la cri­sis. La des­truc­ción de em­pleo no ha aca­ba­do y la ren­ta dis­po­ni­ble si­gue una evo­lu­ción con­trac­ti­va. Si aña­di­mos las ten­sio­nes in­fla­cio­nis­tas, tan­to na­cio­na­les co­mo de la eu­ro­zo­na, que po­drían in­du­cir al BCE a un en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que per­ju­di­ca­ría nues­tra in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción, po­dría afec­tar de nue­vo nues­tra cre­di­bi­li­dad y por tan­to a la evo­lu­ción bur­sá­til. Por ello he­mos de se­guir sien­do pru­den­tes, se­guir de cer­ca los acon­te­ci­mien­tos y re­fu­giar nues­tras in­ver­sio­nes en va­lo­res cu­yo va­lor in­trín­se­co sea su­pe­rior a su co­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.