Abo­ga­dos obli­ga­dos a rein­ven­tar­se

El au­men­to de la com­pe­ten­cia en­tre bu­fe­tes obli­ga al sec­tor a bus­car pro­fe­sio­na­les ca­da vez más es­pe­cia­li­za­dos y con per­fil co­mer­cial

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

En Es­pa­ña hay más de 156.000 abo­ga­dos en ejer­ci­cio se­gún los úl­ti­mos da­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía Es­pa­ño­la. Ha­ce unos años, su prin­ci­pal fun­ción era co­no­cer la ley y apli­car­la. Pe­ro in­clu­so una pro­fe­sión tan tra­di­cio­nal co­mo es­ta se ha vis­to afec­ta­da por los cam­bios del mer­ca­do la­bo­ral, que aho­ra les exi­ge mu­cho más.

“Se ha pro­du­ci­do un cam­bio en el per­fil del abo­ga­do del si­glo XXI”, con­fir­ma Eu­ge­nia Na­va­rro, pro­fe­so­ra de la fa­cul­tad de De­re­cho de Esa­de y coau­to­ra, jun­to a San­dra Enz­ler, de un re­cien­te es­tu­dio so­bre las nue­vas tendencias del sec­tor le­gal. Se­gún Na­va­rro, “an­tes, el abo­ga­do era un pro­fe­sio­nal muy téc­ni­co pe­ro aho­ra, ade­más, tie­ne que com­ple­men­tar esa fun­ción con ha­bi­li­da­des so­cia­les, ser un buen ges­tor y, ade­más, te­ner un per­fil co­mer­cial”.

La orien­ta­ción a las ven­tas se ha con­ver­ti­do en un ras­go bá­si­co. “Es im­pres­cin­di­ble pa­ra el abo­ga­do ac­tual, tan­to si mon­ta un des­pa­cho pro­pio y tie­ne que cap­tar ne­go­cio, co­mo si tra­ba­ja co­mo asa­la­ria­do en un des­pa­cho ajeno, por­que en es­te ca­so só­lo lle­ga­rá a ser so­cio si es ca­paz de ge­ne­rar ne­go­cio”, ad­vier­te Na­va­rro. Las exi­gen­cias del mer­ca­do han obli­ga­do a re­ci­clar­se a mu­chos abo­ga­dos que an­tes no se sen­tían có­mo­dos asu­mien­do es­te ti­po de fun­cio­nes co­mer­cia­les, pe­ro que aho­ra de­ben ha­cer­lo an­te la gran com­pe­ten­cia que se da en­tre los dis­tin­tos bu­fe­tes.

Es­te re­ci­cla­je no de­be­ría su­po­ner pro­ble­ma pa­ra una pro­fe­sión pre­do­mi­nan­te­men­te jo­ven: se­gún da­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía Es­pa­ño­la, el 75% de los abo­ga­dos tie­ne me­nos de 45 años, y el 25% me­nos de 35. Más di­fi­cul­ta­des tie- nen los de ma­yor edad. “Nos en­con­tra­mos abo­ga­dos de más de 45 años que ocu­pa­ban car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad y aho­ra se en­cuen­tran en paro por­que no te­nían una car­te­ra pro­pia de clien­tes y sus des­pa­chos de­ci­die­ron pres­cin­dir de ellos”, ex­pli­ca Xa­vier Mi­ra­valls, so­cio de la fir­ma Iu­ris Ta­lent, es­pe­cia­li­za­da en la se­lec­ción de pro­fe­sio­na­les pa­ra el sec­tor le­gal. Se­gún Mi­ra­valls, a es­te ti­po de can­di­da­tos les cues­ta adap­tar­se “por­que tra­ba­ja­ban en des­pa­chos gran­des con gran vo­lu­men de tra­ba­jo, en to­da su ca­rre­ra nun­ca tu­vie­ron que sa­lir a ven­der, y aho­ra de re­pen­te tie­nen que ha­cer­lo”.

El ti­po de for­ma­ción y ex­pe­rien­cia que se re­quie­re a los abo­ga­dos tam­bién ha cam­bia­do. Mi­ra­valls se­ña­la que en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do un des­cen­so en la de­man­da de abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en De­re­cho Fis­cal y Mer­can­til, mien­tras que ha au­men­ta­do la de­man­da de ex­per­tos en las áreas de La­bo­ral, Pro­ce­sal y Con­cur­sal, y tam­bién es­pe­cia­lis­tas en De­re­cho Pú­bli­co. “La for­ma­ción ge­ne­ra­lis­ta y la ca­li­dad téc­ni­ca ya se pre­su­po­ne a los abo­ga­dos –des­ta­ca Eu­ge­nia Na­va­rro–: aho­ra lo que pi­den los gran­des des­pa­chos es una di­fe­ren­cia­ción ba­sa­da en una ex­pe­rien­cia con­tras­ta­da y su co­no­ci­mien­to del ne­go­cio”. Ade­más, se­gún Na­va­rro aho­ra los bu-

Los ex­per­tos en La­bo­ral, Pro­ce­sal y Con­cur­sal co­ti­zan al al­za en de­tri­men­to de Fis­cal y Mer­can­til

fe­tes “es­tán dis­pues­tos a pa­gar más por un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do no só­lo por el área de prác­ti­ca sino por sec­to­res: por ejem­plo un ex­per­to en de­re­cho del de­por­te o de­re­cho far­ma­céu­ti­co”.

Co­mo en mu­chos otros sec­to­res, el do­mi­nio del in­glés se ha con­ver­ti­do tam­bién en re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra los abo­ga­dos. “Es el idio­ma de los ne­go­cios y ac­tual­men­te las em­pre­sas ne­ce­si­tan que sus abo­ga­dos es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra acom­pa­ñar­les en una ne­go­cia­ción sea don­de sea, por lo que ya no sir­ve un ni­vel me­dio sino bi­lin­güe”, sub­ra­ya Na­va­rro.

El es­tu­dio co­di­ri­gi­do por es­ta pro­fe­so­ra de Esa­de des­ta­ca, por otro la­do, que ac­tual­men­te la repu­tación in­di­vi­dual del abo­ga­do tie­ne en mu­chos ca­sos más pe­so que la ima­gen del des­pa­cho. “Si ese pro­fe­sio­nal se mue­ve de un des­pa­cho gran­de a otro de si­mi­lar ta­ma­ño, el clien­te se va con él”, des­ta­ca. Es­to ha ge­ne­ra­do un au­men­to de la mo­vi­li­dad la­bo­ral: se­gún Na­va­rro, “an­tes era muy di­fí­cil que un abo­ga­do de­ci­die­se cam­biar de des­pa­cho: aho­ra hay so­cios y equi­pos muy es­pe­cia­li­za­dos que se mue­ven en blo­que de una fir­ma a otra”.

GETTY

El sa­la­rio de los per­fi­les jú­nior se ha ajus­ta­do en los dos úl­ti­mos años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.