El ca­lor ro­ba­do a la tie­rra

La geo­ter­mia apro­ve­cha la tem­pe­ra­tu­ra del sub­sue­lo pa­ra la cli­ma­ti­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lorena Farràs Pérez

Atan só­lo unos me­tros de pro­fun­di­dad, la tie­rra go­za du­ran­te to­do el año de una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te que pue­de ir de 14º a 18º, de­pen­dien­do de la la­ti­tud del lu­gar. Y la ener­gía geo­tér­mi­ca con­sis­te, pre­ci­sa­men­te, en apro­ve­char es­ta tem­pe­ra­tu­ra pa­ra ca­len­tar o en­friar agua que des­pués ser­vi­rá pa­ra cli­ma­ti­zar el ho­gar y tam­bién pa­ra el agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria. En in­vierno se ha­ce cir­cu­lar agua a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te por el sub­sue­lo pa­ra que se ca­lien­te y lue­go sir­va pa­ra ca­len­tar la vi­vien­da. Y a la in­ver­sa en ve­rano.

El sis­te­ma se com­bi­na con bom­bas de ca­lor que aca­ban de dar al agua la tem­pe­ra­tu­ra desea­da pa­ra la cli­ma­ti­za­ción del ho­gar. Es en es­te pa­so fi­nal don­de se ma­te­ria­li­za el aho­rro ener­gé­ti­co por­que “no es lo mis­mo ca­len­tar agua que lle­ga ya a 17º que otra que es­té a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, mu­cha más fría”, ra­zo­na Xa­vier Co­mas, di­rec­tor téc­ni­co de Proha­bi­tat­ge. Es­ta em­pre­sa mu­ni­ci­pal de Ma­ta­ró aca­ba de fi­na­li­zar unas vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial en di­cha ciu­dad que uti­li­zan la ener­gía geo­tér­mi­ca y que han con­se­gui­do la cua­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca A, que es la má­xi­ma que otor­ga la Ge­ne­ra­li­tat. Jus­ta­men­te es la ad­mi­nis­tra­ción la que más es­tá apos­tan­do por es­ta ener­gía, que es­tá muy im­plan­ta­da en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Aus­tria, Sui­za y Sue­cia. Pe­ro ca­da vez son

El aho­rro ener­gé­ti­co es de has­ta el 80% en com­pa­ra­ción con el ga­só­leo y del 70% en re­la­ción con el gas

más los par­ti­cu­la­res que op­tan por es­te sis­te­ma.

Exis­ten dis­tin­tas ti­po­lo­gías de ins­ta­la­cio­nes, se­gún ex­pli­ca José Ja­vier Gue­rra, res­pon­sa­ble de In­no­va­ción y De­sa­rro­llo de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca de Gas Na­tu­ral Fe­no­sa. Las prin­ci­pa­les son las horizontales y las verticales o po­zos. En las pri­me­ras, se pre­ci­sa de una ma­yor su­per­fi­cie pe­ro son más eco­nó­mi­cas y só­lo re­quie­ren unos dos me­tros de pro­fun­di­dad. En cam­bio, en las verticales o po­zos la pro­fun­di­dad es de unos 100 me­tros y la ins­ta­la­ción tie­ne un ma­yor cos­te pe­ro su efi­cien­cia tam­bién es ma­yor. Gue­rra ex­pli­ca que “en vi­vien­da nue­va se apro­ve­chan los mis­mos ci­mien­tos pa­ra la del cir­cui­to ho­ri­zon­tal mien­tras que el ver­ti­cal es muy usa­do en zo­nas ur­ba­nas y en reha­bi­li­ta­cio­nes”. Otra op­ción, aun­que me­nos uti­li­za­da, con­sis­te en ha­cer pa­sar los tu­bos por aguas sub­te­rrá­neas si las hay y no es­tán a mu­cha pro­fun­di­dad o bien por aguas su­per­fi­cia­les co­mo la­gos, ríos o el mar. En el in­te­rior de la vi­vien­da, la ener­gía geo­tér­mi­ca no con­di­cio­nan­te a usar nin­gún ti­po de sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción. Tan­to va­le el sue­lo ra­dian­te, co­mo los con­vec­to­res de ai­re o los ra­dia­do­res con­ven­cio­na­les.

Uno de los ma­yo­res fre­nos a la im­plan­ta­ción de la ener­gía geo­tér­mi­ca es el ma­yor cos­te de la ins­ta­la­ción, que Co­mas cal­cu­la es un 50% su­pe­rior res­pe­to a un sis­te­ma tra­di­cio­nal. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas ofre­cen ayu­das y sub­ven­cio­nes pa­ra quie­nes op­tan por es­ta ener­gía pe­ro son in­su­fi­cien­tes, se­gún de­nun­cian fuen­tes del sec­tor. En Ca­ta­lun­ya, la ins­ti­tu­ción que las re­par­te es el Institut Ca­ta­là d'Ener­gia y, a ni­vel es­ta­tal, el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y Aho­rro de la Ener­gía es­tá po­nien­do en mar­cha el pro­yec­to Geot­ca­sa, que to­da­vía tar­da­rá en en­trar en fun­cio­na­mien­to. En es­te sen­ti­do, Gue­rra afir­ma que hoy por hoy las ayu­das son es­ca­sas y re­quie­ren de lar­gas es­pe­ras y mu­chos trá­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.