Fiat: ¿de Tu­rín...

Mar­chi­on­ne de­be mi­mar dos al­mas; tie­ne que res­pe­tar la raíz ita­lia­na y apos­tar por el desafío de Chrys­ler, pe­ro la ló­gi­ca em­pre­sa­rial le em­pu­ja a gra­vi­tar más so­bre Es­ta­dos Uni­dos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eu­se­bio Val

Ha­cer fe­li­ces por igual a la es­po­sa le­gí­ti­ma y a la aman­te es una ta­rea im­po­si­ble. El sí­mil pue­de re­sul­tar exa­ge­ra­do, pe­ro al­go de eso hay en el di­le­ma del im­pe­tuo­so Ser­gio Mar­chi­on­ne al fren­te de Fiat. De­be mi­mar dos al­mas. El gi­gan­te au­to­mo­vi­lís­ti­co no pue­de trai­cio­nar sus orí­ge­nes, la ba­se de lo que es. Ita­lia me­re­ce el res­pe­to. Im­po­si­ble re­nun­ciar a ella. Pe­ro Chrys­ler –Es­ta­dos Uni­dos– es una con­quis­ta he­cha en la ma­du­rez, un desafío arries­ga­do y ex­ci­tan­te, una in­yec­ción de vi­ta­li­dad. Mar­chi­on­ne es­tá de­ci­di­do a que el trío fun­cio­ne. No ve re­pa­ros mo­ra­les. En su ló­gi­ca de eje­cu­ti­vo sin fron­te­ras, el úni­co pe­ca­do son las pér­di­das. Y es­tá con­ven­ci­do de que la bue­na mar­cha em­pre­sa­rial cu­ra­rá cual­quier sen­si­bi­li­dad he­ri­da, cual­quier sín­to­ma de agra­vio emo­ti­vo.

La nue­va si­tua­ción pre­sen­ta no só­lo enor­mes re­tos eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les. Los res­pon­sa­bles de Fiat li­dian con cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les, que a su vez in­flu­yen en las ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas por­que al­gu­nos de los ac­to­res –Ber­lus­co­ni y la Li­ga Nor­te, en Ita­lia; Obama y los re­pu­bli­ca­nos, en Es­ta­dos Uni­dos– pien­san en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Un sec­tor con tan­to im­pac­to la­bo­ral co­mo la fa­bri­ca­ción de vehícu­los con­di­cio­na mu­chos vo­tos.

En es­te com­ple­jo con­tex­to, con un jue­go a múl­ti­ples ban­das, de­ben en­ten­der­se las de­cla­ra­cio­nes de Mar­chi­on­ne, el pa­sa­do 4 de fe­bre­ro, en San Fran­cis­co. El ad­mi­nis­tra­dor de­le­ga­do de Fiat, el eje­cu­ti­vo que ha re­ne­ga­do de la cha­que­ta y la cor­ba­ta pa­ra im­po­ner la es­té­ti­ca del jer­sey, ha­bló de la fu­tu­ra fu­sión de Fiat y Chrys­ler y de que la se­de de la fu­tu­ra en­ti­dad po­dría ubi­car­se en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. De in­me­dia­to se en­cen­die­ron las alar­mas en Ita­lia, se­gui­das de ma­ti­za­cio­nes y cla­ri­fi­ca­cio­nes de par­te de Mar­chi­on­ne y de la Fiat. El Go­bierno de Ber­lus­co­ni lla­mó a ca­pí­tu­lo al al­to eje­cu­ti­vo, ayer sá­ba­do en Ro­ma, pa­ra un en­cuen­tro cla­ri­fi­ca­dor con más efec­to tea­tral –¡ay, los ita­lia­nos!– que con­te­ni­do real. El as­tu­to Ca­va­lie­re no pue­de dar la im­pre­sión de que se des­preo­cu­pa de Fiat y de las fá­bri­cas ita­lia­nas.

Mar­chi­on­ne ha de­ja­do cla­ro que has­ta el 2014 no se to­ma­rá una de­ci­sión so­bre la se­de de la fu­sio­na­da Fiat-Chrys­ler. To­das las op­cio­nes es­tán abier­tas. Lo evi­den­te ya aho­ra es que la mul­ti­na­cio­nal es­ta­rá go­ber­na­da des­de va­rios cen­tros re­par­ti­dos en­tre Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil y tal vez In­dia o Turquía.

Cons­cien­te de que sus mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos crean in­quie­tud, Fiat lan­za se­ña­les pa­ra tran­qui­li­zar los áni­mos. Los ges­tos son im­por­tan­tes. Quie­re sa­tis­fa-

La mul­ti­na­cio­nal ape­la a dos pa­trio­tis­mos: la ban­de­ra en el nue­vo Fe­rra­ri y el spot en la Su­per Bowl

cer dos pa­trio­tis­mos, el ita­liano y el es­ta­dou­ni­den­se. Ese do­ble ob­je­ti­vo se ma­te­ria­li­zó, por ejem­plo, en la re­cien­te de­ci­sión de bau­ti­zar el nue­vo mo­no­pla­za de Fe­rra­ri (per­te­ne­cien­te al gru­po Fiat) pa­ra la fór­mu­la uno co­mo F150, en sin­to­nía con la ce­le­bra­ción del 150.º aniver­sa­rio de la uni­dad de Ita­lia. En su ale­rón tra­se­ro, el bó­li­do que con­du­ce Fer­nan­do Alon­so no ofre­ce pu­bli­ci- dad de nin­gún pa­tro­ci­na­dor, sino una bien vi­si­ble ban­de­ra na­cio­nal, il tri­co­lo­re.

Tam­po­co pa­só des­aper­ci­bi­do, en EE.UU., el anun­cio del nue­vo Chrys­ler 200 que se emi­tió du­ran­te la Su­per Bowl. Fue un spot muy pa­trió­ti­co, ape­lan­do al or­gu­llo de De­troit, un gui­ño a ese mi­to na­cio­nal de la su­pera­ción fren­te a la ad­ver­si­dad. Con el ca­ro y exi­to­so anun­cio, Mar­chi­on­ne qui­so di­ri­gir un men­sa­je a to­do el país en una de sus no­ches más má­gi­cas del año. No só­lo se tra­ta­ba de ven­der un nue­vo mo­de­lo.

En Ita­lia, los sin­di­ca­tos no se ha­cen ilu­sio­nes. Ya cuan­do hu­bo el re­fe­rén­dum en la fá­bri­ca de Mi­ra­fio­ri, el prin­ci­pal sin­di­ca­to me­ta­lúr­gi­co, FIOM, con­tra­rio a ra­ti-

Los sin­di­ca­tos ita­lia­nos de­plo­ran la fal­ta de una política in­dus­trial del Go­bierno Ber­lus­co­ni

fi­car el acuer­do con la em­pre­sa, se que­ja­ba de la fal­ta de trans­pa­ren­cia de Fiat so­bre sus pla­nes. Se­gún ellos, el ama­go de Mar­chi­on­ne so­bre la fu­tu­ra se­de les ha da­do la ra­zón.

En me­dios sin­di­ca­les se re­sig­nan a que Mar­chi­on­ne se in­cli­ne en el fu­tu­ro por EE.UU. co­mo puen­te de man­do es­tra­té­gi­co del gru­po. Es la pa­ra­do­ja del pe­que­ño que com­pra al gran­de. El mer- ca­do es­ta­dou­ni­den­se es mu­cho ma­yor que el ita­liano. “Mar­chi­on­ne se­rá el ca­pi­tán, el co­man­dan­te su­pre­mo de una mul­ti­na­cio­nal del au­to­mó­vil que ten­drá su cuar­tel ge­ne­ral en Es­ta­dos Uni­dos –afir­ma des­de la se­de de la FIOM Fer­nan­do Liuz­zi–. Tie­ne su ló­gi­ca. No es que se lle­ve las fá­bri­cas y el tra­ba­jo, pe­ro quien man­da­rá se­rá Chrys­ler. Eso ya se su­po­nía, pe­ro aho­ra lo ha he­cho más ex­plí­ci­to”.

Lo que preo­cu­pa so­bre to­do a los sin­di­ca­tos ita­lia­nos es la au­sen­cia de una política in­dus­trial. “El Go­bierno de Ber­lus­co­ni no tie­ne na­da que ofre­cer y tam­po­co na­da que pe­dir, por­que no tie­ne ideas –aña­de Liuz­zi–. En es­ta si­tua­ción las em­pre­sas ha­cen lo

Ex­te­rior de la se­de cen­tral de Fiat Mi­ra­fio­ri en Tu­rín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.