... a De­troit?

Una ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na muy mal vis­ta en la úl­ti­ma cum­bre de Da­vos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

En la cum­bre de Da­vos de Sui­za es­te año, De­troit se ha­bía con­ver­ti­do de­fi­ni­ti­va­men­te en el sím­bo­lo del fin de la era ame­ri­ca­na. Pa­ra los 1.400 eje­cu­ti­vos glo­ba­les pre­sen­tes, Mo­town ya no es so­la­men­te la prue­ba de la cri­sis de com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra es­ta­dou­ni­den­se, sino tam­bién de la in­dis­ci­pli­na fis­cal y mo­ne­ta­ria de su go­bierno. Si la ope­ra­ción de res­ca­te fe­de­ral a GM y Chrys­ler –que re­ci­bie­ron cré­di­tos de apo­yo del es­ta­do fe­de­ral por unos 7.000 mi­llo­nes de eu­ros– ya se ha­bía ta­cha­do de com­pe­ten­cia des­leal, aho­ra, has­ta la Re­ser­va Fe­de­ral es cul­pa­ble de mi­mar a la ciu­dad del mo­tor en Mi­chi­gan, des­de la óp­ti­ca de Da­vos.

Niall Fer­gu­son, el con­ser­va­dor his­to­ria­dor bri­tá­ni­co, re­su­mió el am­bien­te: “El res­to del mun­do su­fre las con­se­cuen­cias de una política mo­ne­ta­ria que la Fed ha adop­ta­do pa­ra ayu­dar a gen­te en Mi­chi­gan”. Eco­no­mis­tas chi­nos, eje­cu­ti­vos ale­ma­nes y po­lí­ti­cos bra­si­le­ños en el pú­bli­co de Da­vos –to­dos fu­rio­sos por el ex­ce­so de li­qui­dez y la de­pre­ca­ción del dó­lar– asin­tie­ron con la ca­be­za. Só­lo Ri­chard Trum­ka, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del AFL CII, la cen­tral sin­di­cal de EE.UU., una ra­ra avis en el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, plan­teó la po­si­bi­li­dad de que De­troit, aho­ra que China y In­dia em­pie­zan a in­cor­po­rar­se en se­rio a la in­dus­tria del au­to­mó­vil, no só­lo se­rá un sím­bo­lo del de­cli­ve de EE.UU. sino de to­dos las eco­no­mías an­tes co­no­ci­das co­mo in­dus­tria­les.

Cu­rio­sa­men­te, Da­vos coin­ci­de en su des­pre­cio por to­do lo que re­pre­sen­ta De­troit con los mo­nó­lo­gos fu­ri­bun­dos de los lo­cu­to­res de talk show ra­dio –ra­dio de de­re­chas– de la Ame­ri­ca me­nos cos­mo­po­li­ta, es­cu­cha­do en ca­rre­te­ras es­ta­dou­ni­den­ses atas­ca­das de Hyun­dai y Kia. El lo­cu­tor de ori­gen bri­tá­ni­co Mark Steyn –sus­ti­tu­yen­do a Rush Lim­baugh el pa­la­dín de los tea party– arre­me­tió con­tra la ciu­dad del mo­tor en un co­men­ta­rio elíp­ti­ca­men­te ra­cis­ta: “Uno de ca­da dos re­si­den­tes de De­troit –y es­toy ci­tan­do de la re­vis­ta Ti­me– es téc­ni­ca­men­te anal­fa­be­to”, di­jo la se­ma­na pa­sa- da. “Es­to es más o me­nos igual que la Cos­ta de Mar­fil; o sea que los al­cal­des de­mó­cra­tas de De­troit (to­dos afro­ame­ri­ca­nos des­de ha­ce dé­ca­das) tie­nen el mis­mo le­ga­do que las tri­bus de ca­ní­ba­les que go­ber­na­ban en Áfri­ca oc­ci­den­tal en el si­glo XIX”. Así es el dis­cur­so po­lí­ti­co con­ser­va­dor en EE.UU. me­dio si­glo des­pués de que De­troit crea­ra la pri­me­ra cla­se me­dia afro­ame­ri­ca­na.

El ata­que vis­ce­ral con­tra la ciu­dad de De­troit, en el ca­so de Steyn, fue la res­pues­ta a un spot pu­bli­ci­ta­rio de Chrys­ler trans­mi­ti­do du­ran­te la Su­per Bowl la se­ma­na pa­sa­da en el cual el ra­pe­ro Emi­nem can­ta un ho­me­na­je a De­troit. “Pa­re­ce in­creí­ble que Emi­nem en­con­tra­se un tea­tro que no

De­troit re­gis­tra men­sual­men­te más em­bar­gos ban­ca­rios que nin­gu­na otra ciu­dad

es­té en rui­nas en De­troit pa­ra ha­cer su vi­deo­clip”, di­jo Steyn.

El co­lap­so pos­t­in­dus­trial de De­troit –des­tino pre­di­lec­to de fo­tó­gra­fos y ci­neas­tas en bus­ca de imá­ge­nes postapo­ca­líp­ti­cas– es in­dis­cu­ti­ble. La úl­ti­ma cri­sis es un ca­pí­tu­lo más del de­cli­ve pa­ra una ciu­dad que ha per­di­do 200.000 em­pleos in­dus­tria­les en diez años. Aun­que la ope­ra­cio­nes de sal­va­men­to a GM y Chrys­ler ha da­do re­sul­ta­dos, tie­nen más que ver con sus fá­bri­cas en China y el res­to de Asia que EE.UU. En EE.UU. el co­lap­so se man­tie­ne. “Hyun­dai y Kia es­tán au­men­tan­do pro­duc­ción en Ala­ba­ma y só­lo im­por­tan com­po­nen­tes asiá­ti­cos”, di­jo Ro­bert Scott, del Ins­ti­tu­to de Política Eco­nó­mi­ca, pró­xi­mo a las sin­di­ca­tos. “Se­rá otra ma­sa­cre pa­ra el em­pleo en De­troit”.

Una de ca­da cin­co ca­sas en De­troit es­tá aban­do­na­da tras una des­plo­me del 80% del pre­cio de la vi­vien­da me­dia. Cien­tos de vi­vien­das se han in­cen­dia­do pa­ra co­brar el se­gu­ro y sus rui­nas cal­ci­na­das se ven­den por un pu­ña­do de dó­la­res. La po­bre­za ya al­can­za al 36% de la po­bla­ción y ca­si uno de ca­da dos ni­ños vi­ve en fa­mi­lias po­bres. De­troit re­gis­tra men­sual­men­te más em­bar­gos ban­ca­rios que nin­gu­na otra ciu­dad, in­clu­so más que Ari­zo­na, Ne­va­da, Flo­ri­da o Ca­li­for­nia, es­ta­dos en los que las bur­bu­jas se hin­cha­ron es­pec­ta­cu­lar­men­te has­ta el 2006.

En De­troit ja­más hu­bo bur­bu­ja; só­lo el hun­di­mien­to ago­ni­zan­te de una eco­no­mía ma­nu­fac­tu­re­ra que ha­bía sen­ta­do las ba­ses de la de­mo­cra­ti­za­ción eco­nó­mi­ca en EE.UU. tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El prin­ci­pio for­dis­ta –que pa­gan­do sa­la­rios de­cen­tes a sus tra­ba­ja­do­res ge­ne­ra­ría de­man­da de sus au­to­mó­vi­les, una idea que en­ton­ces se con­si­de­ra­ba de sen­ti­do co­mún en la Ame- ri­ca prag­má­ti­ca– trans­for­mó el ca­pi­ta­lis­mo dis­fun­cio­nal de bur­bu­jas y de­sigual­da­des atro­ces de los años vein­te y creó los gran­des mer­ca­dos ma­si­vos de la pos­gue­rra. De ahí el cre­ci­mien­to es­ta­ble y pleno em­pleo. En los se­sen­ta, De­troit fa­bri­ca­ba el 90% de los co­ches ven­di­dos en EE.UU. y da­ba em­pleo a un mi­llón de tra­ba­ja­do­res, blan­cos y ne­gros. En­tre 1930 y 1970 los ín­di­ces de de­sigual­dad de ren­ta en Es­ta­dos Uni­dos ca­ye­ron en pi­ca­do.

Pe­ro De­troit ya se en­cuen­tra de nue­vo en una fa­se de de­sigual­da­des abis­ma­les. Tras el fra­ca­so de la eco­no­mía de cré­di­to que com­pen­sa­ba el des­plo­me de em­pleo y sa­la­rios blue co­llar, la úni­ca es­pe­ran­za pa­ra al­gu­nos ya es el re- gre­so a la era prein­dus­trial. Oe­ne­gés con nom­bres co­mo Blight Bus­ters se han de­di­ca­do a de­rro­car vi­vien­das y crear ur­ban farms (gran­jas ur­ba­nas) en su lu­gar. Más de una ter­ce­ra par­te de los 360 ki­ló­me­tros cua­dra­dos del down­town ya han re­gre­sa­do al “es­ta­do na­tu­ral”. Los ár­bo­les cre­cen den­tro de las enor­mes fá­bri­cas de la era de Henry Ford.

La se­ma­na pa­sa­da hu­bo dos bue­nas no­ti­cias. Los em­bar­gos se re­du­je­ron de 10.200 a 8.800 en enero. Só­lo 8.800 fa­mi­lias más sin ca­sa. Y la otra: el es­ta­do de Mi­chi­gan anun­ció que pon­dría fon­dos pa­ra el en­tie­rro de 185 ca­dá­ve­res de in­di­gen­tes sin re­cla­mar en el ta­na­to­rio del down­town, al­gu­nos al­ma­ce­na­dos des­de el 2008.

JEFF KO­WALSKY / BLOOMBERG

La ciu­dad es un des­tino pre­di­lec­to de fo­tó­gra­fos y ci­neas­tas en bus­ca de imá­ge­nes postapo­ca­líp­ti­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.