Sor­tear las fis­ca­li­da­des na­cio­na­les

Las mul­ti­na­cio­na­les sa­can jue­go de las di­fe­ren­tes re­glas tri­bu­ta­rias pa­ra re­du­cir sus im­pues­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eu­là­lia Fu­rriol

En la úl­ti­ma dé­ca­da, un nú­me­ro cre­cien­te de mul­ti­na­cio­na­les han re­es­truc­tu­ra­do su ne­go­cio y han des­pla­za­do su se­de cen­tral o al­gu­nas de sus ac­ti­vi­da­des –co­mo la ex­plo­ta­ción de su mar­ca co­mer­cial, de sus pa­ten­tes, o de al­gu­nas ope­ra­cio­nes de te­so­re­ría– a pa­raí­sos fis­ca­les, o a paí­ses con tri­bu­ta­cio­nes me­no­res.

“Los im­pues­tos tie­nen ca­da vez ma­yor in­fluen­cia en las de­ci­sio­nes de ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca de las em­pre­sas”, con­fir­ma Jef­frey Owens, director del Cen­tro de Política Fis­cal y Ad­mi­nis­tra­ción de la OCDE (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo), que li­de­ra los tra­ba­jos pa­ra re­du­cir el des­fa­se en­tre la eco­no­mía glo­bal y los sis­te­mas tri­bu­ta­rios na­cio­na­les.

La glo­ba­li­za­ción ha ex­ten­di­do so­bre la me­sa de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les un ta­ble­ro de jue­go en el que co­exis­ten una lar­ga lis­ta de re­glas fis­ca­les si­mul­tá­neas, con car­tas es­pe­cia­les pa­ra im­pues­tos más ba­jos, sub­ven­cio­nes, exen­cio­nes fis­ca­les, fon­dos es­truc­tu­ra­les de la Unión Eu­ro­pea... Unas he­rra­mien­tas que, con la ayu­da y ase­so­ra­mien­to de firmas au­di­to­ras, pue­den sor­tear al­gu­nas de las tri­bu­ta­cio­nes más ele­va­das y re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te la fac­tu­ra fis­cal. Sui­za, Ir­lan­da y Sin­ga­pur es­tán en­tre los des­ti­nos fa­vo­ri­tos, y su­man al me­nos un 20% de los de­no­mi­na­dos ca­pi­ta­les in­tan­gi­bles de Es­ta­dos Uni­dos, se­gún da­tos de la OCDE.

Las fron­te­ras se di­fu­mi­nan pa­ra las gran­des cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, pe­ro no pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes tri­bu­ta­rias na­cio­na­les, que si­guen y se­gui­rán te­nien­do las mis­mas ba­rre­ras na­cio­na­les pa­ra apli­car su nor­ma­ti­va. Pe­ro la cri­sis eco­nó­mi­ca, y la ne­ce­si­dad de re­cau­dar im­pues­tos han agu­di­za­do la pre­sión tri­bu­ta­ria de los go­bier­nos so­bre las mul­ti­na­cio­na­les.

Y no só­lo las ad­mi­nis­tra­cio­nes fis­ca­les, sino tam­bién la pre­sión po­pu­lar en al­gu­nos paí­ses, ha em­pe­za­do a or­ga­ni­zar­se pa­ra que la fis­ca­li­dad de es­tas firmas sea más trans­pa­ren­te, y se ha­ga pú­bli­co qué pa­gan, en re­la­ción a qué ac­ti­vi­dad, y dón­de.

“El 60% del comercio mun­dial pro­ce­de de em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, y el 40% se da en­tre fi­lia­les de es­tas cor­po­ra­cio­nes”, afir­ma Owens, eco­no­mis­ta y au­di­tor ex­per­to en ad­mi­nis­tra- ción pú­bli­ca. El va­lor eco­nó­mi­co que las em­pre­sas atri­bu­yen a las com­pras y ven­tas in­ter­nas en­tre sus fi­lia­les, y las re­per­cu­sio­nes que tie­nen so­bre la cuen­ta de re­sul­ta­dos y en con­se­cuen­cia, en la fac­tu­ra fis­cal fi­nal, es par­te tam­bién de los re­tos que se es­tá afron­tan­do des­de la OCDE.

De mo­men­to, en Eu­ro­pa, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y el pre­si­den­te fran­cés Nicolas Sar­kozy se han de­cla­ra­do dis­pues­tos a dar un im­pul­so a la le­gis­la­ción que se es­tá ela­bo­ran­do pa­ra re­du­cir las di­fe­ren­cias en­tre paí­ses eu­ro­peos de los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos, cu­yo bo­rra­dor se da­rá a co­no­cer en mar­zo. La lí­nea de tra­ba­jo pre­vé di­vi­dir con

Au­men­ta la pre­sión pa­ra sa­ber qué pa­gan y dón­de las gran­des cor­po­ra­cio­nes

cri­te­rios de ven­tas, ca­pi­ta­les, y nú­me­ro de em­plea­dos, los im­pues­tos que las em­pre­sas de­ben pa­gar en ca­da país eu­ro­peo don­de ten­gan pre­sen­cia. De mo­men­to el Reino Uni­do ya ha de­cla­ra­do que no fir­ma­rá el nue­vo tex­to, pe­ro que se apun­ta al debate.

“En la UE el debate so­bre una ba­se con­so­li­da­da pa­ra los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos no es nue­vo, y ac­tual­men­te pa­re­ce que hay po­ca vo­lun­tad de que avan­ce”, opi­na Owens. “No es rea­lis­ta pen­sar que se po­drá lle­gar a un sis­te­ma úni­co de im­pues­tos en un mun­do com­ple­jo”, afir­ma.

En los es­fuer­zos de los úl­ti­mos años pa­ra sim­pli­fi­car y ha­cer más trans­pa­ren­te la reali­dad tri­bu­ta­ria glo­bal, des­de la OCDE se ha con­vo­ca­do a las me­sas de ne­go­cia­ción no só­lo a go­bier­nos de los paí­ses miem­bros, sino tam­bién a di­rec­ti­vos de gran­des em­pre­sas, a so­cie­da­des au­di­to­ras, y a paí­ses que no for­man par­te de es­ta or­ga­ni­za­ción pe­ro que son te­rri­to­rio ha­bi­tual de mul­ti­na­cio­na­les.

So­bre la po­si­ción en es­te te­ma por par­te de Bra­sil, Ru­sia, In­dia y China, con eco­no­mías emer­gen­tes y co­no­ci­dos co­mo Brics, Owens ob­ser­va có­mo “es­tos paí­ses ca­da vez afron­tan más el pro­ble­ma no só­lo de có­mo atraer in­ver­sión in­ter­na­cio­nal di­rec­ta, sino tam­bién, de có­mo tra­tar a sus pro­pias em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, que ca­da vez ope­ran más en un es­ce­na­rio mun­dial”. Que­da por de­lan­te un lar­go ca­mino por re­co­rrer.

JA­SON AL­DEN / BLOOMBERG

El Reino Uni­do es re­ti­cen­te a eli­mi­nar las fron­te­ras fis­ca­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.