Bye, bye, Gran Bre­ta­ña

Nu­me­ro­sas em­pre­sas se es­tán mar­chan­do del Reino Uni­do en bus­ca de re­gí­me­nes fis­ca­les más com­pe­ti­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fael Ra­mos

Una ho­ra es la dis­tan­cia en avión que se­pa­ra Bir­ming­ham –en el co­ra­zón de la In­gla­te­rra in­dus­trial que ha­ce unas cuan­tas dé­ca­das era co­no­ci­da co­mo la fá­bri­ca del mun­do– de Du­blín. Tam­bién es la dis­tan­cia en­tre un im­pues­to a las so­cie­da­des del 28%, y la ta­ri­fa mu­cho más com­pe­ti­ti­va del 12,5% que apli­ca el Go­bierno ir­lan­dés (y la Unión Eu­ro­pea pre­ten­de aho­ra re­cor­tar co­mo pre­cio por el res­ca­te fi­nan­cie­ro). Una ho­ra dura tam­bién el vue­lo des­de las Mid­lands has­ta el pa­raí­so fis­cal de la is­la de Jer­sey, don­de el im­pues­to so­bre la ren­ta es de úni­ca­men­te el 20%, mien­tras que en el Reino Uni­do los más ri­cos han de pa­gar un 50% de los in­gre­sos anua­les su­pe­rio­res a las 150.000 li­bras.

No se pue­de ha­blar de un éxo­do en to­da re­gla de em­pre­sas de Gran Bre­ta­ña pa­ra aho­rrar im­pues­tos, pe­ro sí de un preo­cu­pan­te mi­ni­éxo­do, que es­tá com- pli­can­do la es­tra­te­gia pa­ra sa­lir de la re­ce­sión. Con el sec­tor fi­nan­cie­ro de ca­pa caí­da, el Go­bierno de coa­li­ción li­de­ra­do por David Ca­me­ron cuen­ta con el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro y de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (ID) pa­ra re­du­cir un dé­fi­cit gu­ber­na­men­tal de 220.000 mi­llo­nes de eu­ros, em­pu­jar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co li­de­ran­do las ex­por­ta­cio­nes y la crea­ción de em­pleo (se han per­di­do dos mi­llo­nes y me­dio de pues­tos de tra­ba­jo).

En ese sen­ti­do, es desas­tro­so el cie­rre por la mul­ti­na­cio­nal far­ma­céu­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na Pfi­zer de la plan­ta que da­ba em­pleo a dos mil cua­tro­cien­tas per­so­nas

Ca­me­ron defiende una fi­lo­so­fía de im­pues­tos ba­jos, pe­ro le asus­tan sus con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les

en Sand­wich (con­da­do de Kent), y que ha pa­sa­do a la his­to­ria por ser el lu­gar don­de se in­ven­tó la Via­gra. La no­ti­cia no po­día ser me­nos sexy, má­xi­me te­nien­do en cuen­ta que la eco­no­mía del país se con­tra­jo en el úl­ti­mo tri­mes­tre y es pro­ba­ble que el Go­bierno ten­ga que re­vi­sar a la baja sus op­ti­mis­ta pro­nós­ti­cos pa­ra el con­jun­to del 2011. Al mis­mo tiem­po que cru­za las de­dos pa­ra que no caer en una do­ble re­ce­sión que pon­dría al Go­bierno con­tra las cuer­das.

Pfi­zer se va del sur de In­gla­te­rra no tan­to por el cos­te de la mano de obra y las car­gas fis­ca­les de es­te país, sino por­que –al igual que otros con­glo­me­ra­dos far­ma­céu­ti­cos co­mo As­tra-Ze­ne­ca y Gla­xo Smith Kla­ne– ha vis­to re­du­ci­dos drás­ti­ca­men­te sus in­gre­sos de­bi­do a la ex­pi­ra­ción de las pa­ten­tes de sus pro­duc­tos, y de­ci­di­do re­cor­tar en in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro apar­te de ello, la com­ple­ji­dad de las re­gu­la­cio­nes fis­ca­les del Reino Uni­do no cons­ti­tu­ye pre­ci­sa­men­te un ali­cien­te.

Una vein­te­na de gran­des em­pre­sas se fue­ron el año pa­sa­do de es­te país ale­gan­do ra­zo­nes fis­ca­les, em­pe­zan­do por Cad­bury (del sec­tor ali­men­ta­rio, co­no­ci­da so­bre to­do por el cho­co­la­te), que se aho­rra la mi­tad de los 220 mi­llo­nes de eu­ros anua­les que pa­ga­ba en im­pues­tos so­bre las so­cie­da­des des­de que tras­la­dó su cuar­tel ge­ne­ral a Zu­rich. Otros pro­ta­go­nis­tas del re­cien­te mi­ni­éxo­do han si­do Shi­re, In­for­mat, Kraft, Ga­llaher, Run­corn UK, Pep­sico, WPP, Aber­deen As­set Ma­na­ge­ment, Hen­der­sons, Re­gus, Char­ter, Brit In­su­ran­ce, Mac­do­nalds Eu­ro­pe, UBM, Wol­sely, Catlin, Ex­pe­rian y Hios­cox. El sec­tor fi­nan­cie­ro y de se­gu­ros es­tá am- plia­men­te re­pre­sen­ta­do en la fu­ga, pe­ro hay com­pa­ñías de to­dos los cam­pos.

Una en­cues­ta co­mi­sio­na­da por el Te­so­ro en­tre me­dio cen­te­nar de em­pre­sas re­pre­sen­ta­ti­vas lle­ga a una con­clu­sión alar­man-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.