EN­TRE LLA­NU­RAS Y MON­TA­ÑAS

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Catedrático de Eco­no­mía y ex rec­tor de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB)

El fu­tu­ro de los di­ver­sos te­rri­to­rios de la eco­no­mía mun­dial de­pen­de del po­si­cio­na­mien­to que con­si­gan en una dis­tri­bu­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que cam­bia con ma­yor ra­pi­dez y pro­fun­di­dad que nun­ca. Por ello, los ca­sos de mul­ti­na­cio­na­les que al­te­ran –o plan­tean/ame­na­zan ha­cer­lo– su lo­ca­li­za­ción ge­ne­ran especial aten­ción. ¿Qué pa­rá­me­tros si­guen?. ¿Es­ta­mos ya en un mun­do plano en que la eco­no­mía glo­bal es una lla­nu­ra sin fric­cio­nes y las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas se pue­den des­li­zar con más fa­ci­li­dad que nun­ca en res­pues­ta a cam­bian­tes in­cen­ti­vos? ¿Va­mos a un mun­do spiky, con una oro­gra­fía mu­cho más pro­nun­cia­da y con una con­cen­tra­ción de las ac­ti­vi­da­des de más va­lor aña­di­do en unos pi­cos, que­dan­do re­le­ga­dos a po­si­cio­nes se­cun­da­rias los lu­ga­res que que­den des­col­ga­dos?

Un fac­tor cla­ve son las asi­me­trías en el gra­do de mo­vi­li­dad de los di­fe­ren­tes fac­to­res. La ca­pa­ci­dad de las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra ele­gir ju­ris­dic­ción es una fuente de su ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra fren­te a los po­de­res te­rri­to­ria­les de di­ver­so ám­bi­to que, co­rre­la­ti­va­men­te, ven de­bi­li­ta­dos los im­pac­tos de sus po­lí­ti­cas en ám­bi­tos tan di­ver­sos co­mo los so­cio­la­bo­ra­les, fis­ca­les o me­dioam­bien­ta­les. Y, ade­más, los di­fe­ren­tes te­rri­to­rios se ven in­du­ci­dos a en­trar en subas­tas pa­ra atraer lo­ca­li­za­cio­nes –con pro­me­sas y ex­pec­ta­ti­vas (que se mues­tran re­ver­si­bles) de crea­cio­nes de em­pleo y otros efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res– pe­ro con unas fac­tu­ras a ve­ces im­por­tan­tes que aca­ban re­ca­yen­do en los fac­to­res con me­nor mo­vi­li­dad. Las pro­pues­tas pa­ra glo­ba­li­zar no só­lo el es­pa­cio eco­nó­mi­co sino asi­mis­mo unos mí­ni­mos es­tán­da­res en las di­men­sio­nes ci­ta­das pa­re­ce un co­ro­la­rio de las nue­vas reali­da­des tan ra­zo­na­ble co­mo le­jano.

Unos ar­gu­men­tan que la flui­dez sin fric­cio­nes en la se­lec­ción de ubi­ca­cio­nes ga­ran­ti­za unas ga­nan­cias de efi­cien­cia y pro­duc­ti-

¿Es­ta­mos ya en un ‘mun­do plano’ en que la eco­no­mía glo­bal es una lla­nu­ra sin fric­cio­nes?

vi­dad en la or­ga­ni­za­ción glo­bal de la ac­ti­vi­dad que cons­ti­tu­yen unos im­por­tan­tes di­vi­den­dos de la glo­ba­li­za­ción. Y aña­den que la com­pe­ten­cia en­tre te­rri­to­rios in­du­ce a ge­ne­rar en­tor­nos bu­si­ness friendly ba­sa­dos en múl­ti­ples fac­to­res de com­pe­ti­ti­vi­dad –des­de in­fra­es­truc­tu­ras has­ta ca­pi­tal hu­mano– tra­tan­do de pro­pi­ciar pi­cos con ca­pa­ci­dad de atrac­ción. Otros, por el con­tra­rio, apun­tan a có­mo en bas­tan­tes oca­sio­nes do­mi­na el me­ro efec­to de trans­fe­rir re­cur­sos a quie­nes tie­nen más po­der ne­go­cia­dor, agra­van­do con ello la equi­dad en la dis­tri­bu­ción de los citados di­vi­den­dos, y ha­cien­do in­cre­men­tar las du­das so­bre si los cos­tes en que se in­cu­rre en esas subas­tas tie­nen unos re­tor­nos ade­cua­dos. Ca­da ca­so me­re­ce un sin­gu­la­ri­za­do exa­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.