FIAT, NIS­SAN Y LA CRI­SIS FI­NAN­CIE­RA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Pro­fe­sor de Eco­no­mía Apli­ca­da en la Univ. Com­plu­ten­se y director de la cá­te­dra In­mi­gra­ción de Ban­co Po­pu­lar

El anun­cio de un po­si­ble tras­la­do de las ofi­ci­nas de Fiat ha des­ta­pa­do una vez más la re­la­ción en­tre la cri­sis fi­nan­cie­ra que es­ta­mos vi­vien­do y la cri­sis de bue­na par­te de la es­truc­tu­ra in­dus­trial en el mun­do desa­rro­lla­do. El he­cho de que ha­ya­mos apren­di­do –a tra­vés de una gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra– que so­mos más po­bres y me­nos pro­duc­ti­vos de lo que pen­sá­ba­mos que éra­mos, tie­ne dos cla­ras im­pli­ca­cio­nes. La más ob­via es que ne­ce­si­ta­mos en­con­trar fór­mu­las pa­ra que crez­ca la eco­no­mía otra vez y po­da­mos de es­ta for­ma pa­gar nues­tras deu­das y te­ner di­ne­ro pa­ra con­su­mir sino que­re­mos es­tar en peor si­tua­ción que la ge­ne­ra­ción pa­sa­da. Pa­ra es­to, lo que se re­quie­ren son re­for­mas.

Por otro la­do, hay al­go más que he­mos apren­di­do en la cri­sis y es que las ma­las in­ver­sio­nes no fue­ron só­lo erró­neas por­que se hi­cie­ron en bie­nes que la gen­te ya no quie­re, al me­nos a ese pre­cio, por ejem­plo, en vi­vien­das; sino por­que in­ver­ti­mos en ha­cer bie­nes que tie­nen de­man­da en el mun­do, pe­ro otros –y no só­lo los Brics, tam­bién los ale­ma­nes– los ha­cen ya a cos­tes in­fe­rio­res.

Fiat fa­bri­ca co­ches, pe­ro es cla­ro que no es Hon­da o To­yo­ta: ¿pue­de com­pe­tir con ellos? Sin du­da, pe­ro só­lo si sa­be es­truc­tu­rar­se a ni­vel mun­dial pa­ra com­pe­tir con las em­pre­sas chi­nas, in­dias o de Bra­sil don­de se ha­cen co­ches si­mi­la­res a unos cos­tes sus­tan­cial­men­te me­no­res. De he­cho, la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos ya tie­nen plan­tas en esos paí- ses pa­ra po­der com­pe­tir con las com­pa­ñías na­cio­na­les. Y no po­de­mos pen­sar que esa com­pe­ten­cia mun­dial se va a que­dar en la fa­bri­ca­ción: tam­bién va a lle­gar, co­mo ha lle­ga­do en­tre Tu­rín y De­troit, en lo que se re­fie­re al di­se­ño, la ela­bo­ra­ción de pro­to­ti­pos, el tra­ba­jo de in­ge­nie­ros, et­cé­te­ra. Y da­do el de­fi­cien­te ni­vel de ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ras, in­clu­so de ca­pi­tal hu­mano de Ita­lia res­pec­to a EE.UU., la no­ti­cia no sor­pren­de.

Se­ría ilu­so pen­sar que es­to no

In­ver­ti­mos en ha­cer bie­nes que tie­nen de­man­da pe­ro que otros pro­du­cen a cos­tes in­fe­rio­res

va a ocu­rrir en las gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las, tan­to de los sec­to­res re­gu­la­dos, co­mo las eléc­tri­cas, co­mo de la cons­truc­ción –don­de ya es­tá te­nien­do lu­gar– o del sec­tor fi­nan­cie­ro, don­de ocu­rre pe­ro no se ve. La con­clu­sión es cla­ra: la glo­ba­li­za­ción im­pli­ca que la com­pe­ten­cia no es na­cio­nal o eu­ro­pea; es mun­dial; que los cos­tes que te­ne­mos que com­pa­rar ya no son con nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos sino con nues­tros nue­vos ve­ci­nos asiá­ti­cos. Y una mo­ra­le­ja. Aho­ra que em­pe­za­mos a ha­blar de re­for­mar la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, ¿cuál de­be­ría ser nues­tra re­fe­ren­cia pa­ra los con­ve­nios?, ¿la pro­vin­cia, la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, el Es­ta­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.