En bus­ca del ta­len­to

Las em­pre­sas tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra cap­tar mano de obra

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Glo­ria Moreno

Uno de los pro­ble­mas que más que­bra­de­ros de ca­be­za es­tán cau­san­do aho­ra mis­mo a las em­pre­sas nór­di­cas es la di­fi­cul­tad que tie­nen pa­ra cap­tar ta­len­tos y mano de obra ex­tran­je­ra. Y es que por esas la­ti­tu­des, al pau­la­tino en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción se aña­de la mi­sión de los go­bier­nos de man­te­ner el for­mi­da­ble, pe­ro tam­bién cos­to­so, Es­ta­do de bie­nes­tar que ha ca­rac­te­ri­za­do a Es­can­di­na­via du­ran­te dé­ca­das, lo que en con­se­cuen­cia ha­ce que sea más ur­gen­te to­da­vía en­gro­sar las fi­las de los tra­ba­ja­do­res. “Ca­da año hay más gen­te ma­yor que se ju­bi­la que jó­ve­nes ini­cian­do su vi­da la­bo­ral”, des­ta­ca en de­cla­ra­cio­nes a Di­ne­ro Kim Mø­ller, director del ins­ti­tu­to de es­tu­dios es­pe­cia­li­za­dos Ox­ford Re­search, en­tre cu­yos clien­tes fi­gu­ran to­dos los go­bier­nos de los paí­ses nór­di­cos, así co­mo nu­me­ro­sas em­pre­sas y or­ga­nis­mos de la re­gión.

En su opi­nión, los efec­tos de es­te fe­nó­meno po­drían em­pe­zar a no­tar­se “den­tro de muy po­co, cin­co años, por ejem­plo”. Es­to ha­ce que en los paí­ses es­can­di­na­vos la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a mano de obra ex­tran­je­ra sea al­go im­pe­pi­na­ble, ya que, se­gún las pre­vi­sio­nes, sin ella, no se­rá po­si­ble man­te­ner el sis-

El sa­la­rio ne­to me­dio en Di­na­mar­ca si­gue sien­do más ele­va­do que en Gran Bre­ta­ña, Fran­cia o Ale­ma­nia

te­ma de bie­nes­tar ni aun re­du­cien­do a ce­ro la ac­tual ta­sa de pa­ro, que ron­da en­tre el 3% y el 8%, de­pen­dien­do del país.

Así las co­sas, ya ha­ce años que los dis­tin­tos go­bier­nos se es­fuer­zan por atraer ce­re­bros y tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos. Prue­ba de ello son las ge­ne­ro­sas de­duc­cio­nes fis­ca­les de que dis­fru­tan los in­ves­ti­ga­do­res y em­plea­dos cla­ve fo­rá­neos en com­pa­ra­ción con el res­to de los ciu­da­da­nos, así co­mo la cons­tan­te ac­tua­li­za­ción de la co­no­ci­da ‘lis­ta po­si­ti­va’, que sir­ve pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so al mer­ca­do la­bo­ral a aque­llos ex­tran­je­ros cu­yo per­fil pro­fe­sio­nal es­té em­pe­zan­do a es­ca­sear y en­tre los que fi­gu­ran mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas, con­ta­bles, abo­ga­dos, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, in­ge­nie­ros o in­for­má­ti­cos.

Pe­ro a pe­sar de ello, los úl­ti­mos es­tu­dios de­mues­tran que los paí­ses es­can­di­na­vos si­guen te­nien­do más pro­ble­mas que otras na­cio­nes eu­ro­peas a la ho­ra de re­clu­tar ta­len­tos, al­go que “en gran me­di­da se de­be al al­to ni­vel de im­pues­tos”, se­ña­la Mø­ller. “A cam­bio de so­me­ter­se a una ele­va­da pre­sión fis­cal, el ciu­da­dano da­nés, sue­co, fin­lan­dés o no­rue­go sa­be que el sis­te­ma le re­com­pen­sa­rá con es­cue­las, hos­pi­ta­les y ser­vi­cios pú­bli­cos de al­ta ca­li­dad, así co­mo un buen sis­te­ma de pen­sio­nes. Sin em­bar­go, el in­ves­ti­ga­dor jo­ven es­pa­ñol que vie­ne a los 25 o 30 años só­lo pa­ra tra­ba­jar, ya no ne­ce­si­ta ir a la es­cue­la y se­gu­ra­men­te no acu­di­rá mu­cho al hos­pi­tal, por lo que la sen­sa­ción que le que­da es que tie­ne que pa­gar mu­chos im­pues­tos sin ob­te­ner gran be­ne­fi­cio a cam­bio”.

Aun con to­do, es im­por­tan­te sub­ra­yar que en mu­chos ca­sos no se tra­ta más que de eso, de una sen­sa­ción, ya que en reali­dad el sa­la­rio ne­to me­dio que se per­ci­be en Di­na­mar­ca, por ejem­plo, si­gue sien­do más ele­va­do que el de paí­ses co­mo Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ho­lan­da, Bél­gi­ca o Ale­ma­nia, sin ci­tar ni si­quie­ra a Es­pa­ña.

GETTY

La Si­re­ni­ta de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.