Mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las: la ten­ta­ción es­tá ahí fue­ra

La ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca del ‘head­quar­ter’ pier­de re­le­van­cia en el trán­si­to a una eco­no­mía glo­bal. Pa­ra los gran­des gru­pos es­pa­ño­les, en los que el mer­ca­do ex­te­rior es ca­da vez más im­por­tan­te, la ten­ta­ción es al­ta

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Qué pa­sa­ría si Te­le­fó­ni­ca o el San­tan­der de­ja­ran de te­ner su se­de en Es­pa­ña? Es­to que pa­re­ce ser cien­cia fic­ción es lo que se han plan­tea­do los ita­lia­nos de Fiat, de­jar Tu­rín por De­troit. El debate ha es­ta­lla­do con fuer­za en nues­tro país, don­de las gran­des cor­po­ra­cio­nes em­pie­zan a es­tar muy pe­na­li­za­das por ser es­pa­ño­las. El ries­go país se ha con­ver­ti­do en un hán­di­cap. Co­mo afir­mó en su mo­men­to el vi­ce­pre­si­den­te del San­tan­der, Al­fre­do Sáez, “Es­pa­ña es el pro­ble­ma”. En el fon­do to­dos sa­ben que las gran­des mul­ti­na­cio­na­les son apá­tri­das. De he­cho, la ma­yor par­te del ne­go­cio de Te­le­fó­ni­ca, San­tan­der, Rep­sol o Iber­dro­la ya es­tá fue­ra. Des­de ha­ce ya dos años más de la mi­tad del ne­go­cio del Ibex es­tá fue­ra de Es­pa­ña. Sin em­bar­go, el “efec­to se­de” si­gue te­nien­do una enor­me im­por­tan­cia a efec­tos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y so­cia­les.

“Hay un efec­to se­de con un efec­to repu­tacio­nal in­ne­ga­ble”, afir­ma Mau­ro Gui­llén, director del Lau­der Ins­ti­tu­te, miem­bro de la Whar­ton School y uno de los ma­yo­res ex­per­tos en los flu­jos in­ter­na­cio­na­les y ma­na­ge­ment. Por tan­to, di­ce, es muy im­por­tan­te y ha­brá mu­cha pre­sión política pa­ra que no su­ce­da. “Pe­ro en efec­to, y da­do que las gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las tie­nen ya po­co ne­go­cio en Es­pa­ña y ade­más sus in­ver­so­res es­tán fue­ra, es po­si­ble que en al­gún mo­men­to en el fu­tu­ro se plan­teen re­lo­ca­li­zar sus ofi­ci­nas cen­tra­les y su do­mi­ci­lio fis­cal en otro país. Creo que es­ta­mos to­da­vía le­jos de que es­to ocu­rra, pe­ro pue­de ocu­rrir”. Un dato im­por­tan­te es que con­si­de­ra que la se­de es ca­si más im­por­tan­te pa­ra la ciu­dad que pa­ra el país.

Juan Ma­nuel Eguia­ga­ray, director de la Fun­da­ción Al­ter­na­ti­vas, re­fle­xio­na: “Ha­ce trein­ta años el tras­la­do del cen­tro de de­ci­sio­nes de las gran­des em­pre­sas era un dra­ma. Aho­ra, aun­que es im­por­tan­te y na­die lo desea, se con­si­de­ra un signo de los tiem­pos en el trán­si­to ha­cia una eco­no­mía glo­bal. Con ello es­toy muy le­jos de de­cir que es irre­le­van­te, só­lo que no se pue­de in­ter­pre­tar co­mo ha­cía­mos ha­ce vein­te años y de­be­mos pre­pa­rar­nos pa­ra nue­vas so­lu­cio­nes co­mo em­pre­sas con múl­ti­ples se­des: ope­ra­ti­va, so­cial”. Es de­cir, aña­de: “Na­da es lo que era y no po­de­mos se­guir uti­li­zan­do con­cep­tos sin te­ner en cuen­ta el cam­bio que han su­fri­do”. En es­te sen­ti­do se pre­gun­ta cuán­to tiem­po po­drá man­te­ner su se­de ope­ra­ti­va en Boa­di­lla del Mon­te el pri­mer ban­co de la eu­ro­zo­na o en Las Ta­blas la pri­me­ra em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes latinoamericana.

Fer­nan­do Fer­nán­dez, pro­fe­sor del IE Bu­si­ness School, con­si­de­ra que el efec­to se­de es irre­le­van­te y es­tá so­bre­va­lo­ra­do. Ar­gu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.