En BME pre­fie­ren es­pe­rar y ver

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS -

En Bol­sas y Mer­ca­dos Es­pa­ño­les (BME) la po­si­ción ha­cia el pro­ce­so de fu­sio­nes anun­cia­das es de cau­te­la y, de mo­men­to, de cier­to es­cep­ti­cis­mo. Es­ta ac­ti­tud, se­gún el mer­ca­do, es atri­bui­ble a que no es­tá en con­di­cio­nes de te­ner un pa­pel ac­ti­vo en el pro­ce­so de con­cen­tra­ción, sino más bien el de es­pe­rar a re­ci­bir una ofer­ta, que se­gu­ra­men­te lle­ga­rá. Y, pro­ba­ble­men­te, de Deuts­che Bör­se.

De he­cho, la bol­sa ale­ma­na ya le en­vió una car­ta en el 2006 ofre­cien­do una ne­go­cia­ción, a la que la bol­sa es­pa­ño­la no res­pon­dió ofi­cial­men­te.

Fuen­tes de BME se­ña­la­ron que la la bol­sa es­pa­ño­la so­la­men­te se mos­tró abier­ta a ha­blar “cuan­do en el 2000 Lon­dres y Frank­furt ini­cia­ron con­ver­sa­cio­nes pa­ra unir­se, pe­ro el pro­yec­to mu­rió por­que a la City no le gus­tó que los ale­ma­nes to­ma­ran el con­trol de su bol­sa”.

BME tie­ne una par­ti­ci­pa­ción del 2% en la Bol­sa de Mé­xi­co y un 10% en la de Co­lom­bia, pe­ro sus in­ten­tos de ir más le­jos no han te­ni­do éxi­to. “Hay una cues­tión na­cio­na­lis­ta”, se­gún fuen­tes de BME, que pe­sa mu­cho y no per­mi­te ir más allá. De mo­do que su co­ne­xión con La­ti­noa­mé­ri­ca se cen­tra en Latibex.

En la bol­sa es­pa­ño­la se se­ña­la que aún no hay au­to­ri­za­ción de los go­bier­nos pa­ra las ope­ra­cio­nes anun­cia­das en­tre Deuts­che Bör­se y la Bol­sa de Nue­va York y Lon­dres con To­ron­to.

A la es­pe­ra de co­no­cer las po­si­cio­nes ofi­cia­les, se cues­tio­na la po­si­ble si­tua­ción de mo­no­po­lio en que se in­cu­rri­ría en el ca­so de que la bol­sa ale­ma­na ab­sor­bie­ra Eu­ro­next (Pa­rís, Ho­lan­da, Bél­gi­ca y Por­tu­gal) ya que con­tro­la­ría el 90% del mer­ca­do de de­ri­va­dos. ¿Acep­ta­ría Bruselas una si­tua­ción de do­mi­nio tan cla­mo­ro­sa?, se pre­gun­tan. “¿Y qué pa­sa con las bol­sas pe­que­ñas? La Bol­sa de Ams­ter­dam, que era muy im­por­tan­te en Eu­ro­pa, ha des­apa­re­ci­do”, se­ña­lan.

En cual­quier ca­so, el mer­ca­do da su apo­yo a las fu­sio­nes. Des­de el mar­tes o miér­co­les en que se anun­cia­ron, Nue­va York ha subido más de un 5%, la Deuts­che Bör­se, un 5,3%, Lon­dres,un 4,5%. To­ron­to no co­ti­za en bol­sa, pe­ro el BME, que sí lo ha­ce, ha per­di­do un 1%.

En el par­quet se da por he­cho que BME re­ci­bi­rá ofer­tas por­que es un mer­ca­do es­tra­té­gi­co y ren­ta­ble: da un 7% de ren­ta­bi­li­dad por di­vi­den­do. Re­par­te el 90% de lo que ga­na, unos 154 mi­llo­nes de eu­ros en el 2010, tie­ne una ca­ja de 300 mi­llo­nes y va­le en bol­sa 1.800 mi­llo­nes de eu­ros. Una bol­sa atrac­ti­va.

El pre­si­den­te de BME, Antonio Zoi­do, ex­pli­ca­rá el vier­nes la po­si­ción ofi­cial en el ac­to de pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos.

En fa­ses an­te­rio­res, in­ten­tos de fu­sio­nes fra­ca­sa­ron (en 2008, Deuts­che Bor­se ya pre­ten­dió sin éxi­to ha­cer­se con la Bol­sa de Nue­va York y en 2006 con Eu­ro­next) pe­ro en es­ta oca­sión la di­ná­mi­ca pa­re­ce im­pa­ra­ble. “Has­ta aho­ra, las bol­sas ha­bían si­do juz­ga­das es­tra­té­gi­cas por­que a tra­vés de ellas se pue­den com­prar y ven­der em­pre­sas claves pa­ra un país. Eso ha he­cho que los po­lí­ti­cos y los go­bier­nos se ha­yan mos­tra­do su­ma­men­te cau­te­lo­sos. Pe­ro aho­ra esa ba­rre­ra pa­re­ce es­tar ca­yen­do”, se­ña­la Je­sús Sán­chez Qui­ño­nes, director de Ren­ta 4.

Pa­ra sa­car aho­ra ade­lan­te la com­pra de la Bol­sa de Nue­va York se cuen­ta con el es­pí­ri­tu li­be­ral ame­ri­cano y el as­cen­so de la po­ten­cia ale­ma­na, lí­der eu­ro­peo. Una alian­za pro­me­te­do­ra.

Ade­más, en Man­hat­tan son cons­cien­tes del re­tro­ce­so de su bol­sa res­pec­to a sus com­pe­ti­do­res. “La­men­ta­ble­men­te, ha si­do una víc­ti­ma de su pro­pio éxi­to. De­ma­sia­do gran­de y do­mi­nan­te pa­ra mo­ver­se rá­pi­da­men­te y adap­tar­se”, di­jo Pe­ter Kenny, de Knight Equity Mar­kets.

Y lue­go es­tán, co­mo su­gie­re el alcalde Bloomberg, los nú­me­ros. El vo­lu­men de ne­go­cio del nue­vo

“El debate so­bre las bol­sas na­cio­na­les des­apa­re­ce­rá”, se­gún Martin Faust, de la Frank­furt School

gru­po se es­ti­ma en 20 bi­llo­nes de dó­la­res. Con­tro­la­rá el 36% del comercio con ac­cio­nes y con­ta­rá con una pre­sen­cia muy des­ta­ca­da en de­ri­va­dos, lo que im­pli­ca un se­rio re­to pa­ra Chicago.

Hay ra­zo­nes adi­cio­na­les de cam­bios es­truc­tu­ra­les en el ne­go­cio que tam­bién pe­san. “La in­dus­tria bur­sá­til es­tá muy evo­lu­cio­na­da, pe­ro tam­bién po­see ras­gos ob­so­le­tos. Aho­ra mis­mo, pa­ra ne­go­ciar en dis­tin­tos paí­ses de­bes ne­go­ciar en una pan­ta­lla di­fe­ren­te en ca­da ca­so, ha­cer la li­qui­da­ción de acuer­do con la le­gis­la­ción de ca­da país... Eso en­tor­pe­ce y en­ca­re­ce mu­cho la ope­ra­ti­va”, se­ña­la Jau­me Puig, eco­no­mis­ta je­fe de Gaesco.

Y el mo­vi­mien­to no pa­ra. Syd­ney y Sin­ga­pur han anun­cia­do su fu­sión, lo que ha lle­va­do a Hong Kong a cam­biar su es­tra­te­gia mos­trán­do­se abier­ta a alian­zas “ acor­de con su en­fo­que en los mer­ca­dos de China”. To­kio, tres cuar­tos de lo mis­mo. Y en Amé­ri­ca La­ti­na si­gue ade­lan­te el acer­ca­mien­to de las pla­zas de San­tia­go de Chi­le, Li­ma y Bo­go­tá.

“El debate so­bre las bol­sas na­cio­na­les des­apa­re­ce­rá en el fu­tu­ro y la se­de con­cre­ta per­de­rá im­por­tan­cia. Los cri­te­rios esen­cia­les se­rán ve­lo­ci­dad, se­gu­ri­dad me­no­res cos­tes y vo­lú­me­nes ne­go­cia­dos”, di­ce Martin Faust, de la Frank­furt School of Fi­nan­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.