LA IN­NO­VA­CIÓN Y TO­DO LO DE­MÁS

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Una de las fa­ce­tas más in­tere­san­tes de la his­to­ria de la eco­no­mía es la bús­que­da te­naz e in­ce­san­te de los mo­to­res del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de las na­cio­nes. Es­te es­fuer­zo ha si­do par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te pa­ra in­ten­tar en­con­trar fór­mu­las y de­to­nan­tes pa­ra sa­car a los paí­ses más atra­sa­dos de su si­tua­ción de sub­de­sa­rro­llo. Du­ran­te mu­chos años, se pen­só que el pro­ble­ma de es­tos paí­ses era la fal­ta de ca­pi­tal; más tar­de, se pu­so el acen­to en el ma­yor o me­nor acier­to de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Ac­tual­men­te, se con­si­de­ra in­elu­di­ble la lla­ma­da go­ber­nan­za, es de­cir, la ca­pa­ci­dad política de ha­cer fun­cio­nar un país efi­cien­te­men­te des­de los pun­tos de vis­ta tan­to del pro­gre­so eco­nó­mi­co co­mo so­cial y po­lí­ti­co.

El cre­ci­mien­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos no ha si­do, com­pa­ra­ti­va­men­te, tan po­lé­mi­co. Su pro­ble­ma no se ha cen­tra­do tan­to en el cre­ci­mien­to en sí, sino más bien en có­mo en­con­trar las com­bi­na­cio­nes más ade­cua­das de po­lí­ti­cas pa­ra man­te­ner­lo es­ta­ble y sin ten­sio­nes fi­nan­cie­ras ni in­fla­cio­na­rias. Des­de los años ochen­ta, el gran pro­gre­so de la tec­no­lo­gía y el fuer­te im­pac­to de la glo­ba­li­za­ción han al­te­ra­do sus­tan­cial­men­te la di­ná­mi­ca del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los paí­ses desa­rro­lla­dos.

IM­PUL­SO AL DESA­RRO­LLO

Es­tas nue­vas cir­cuns­tan­cias han obli­ga­do a las na­cio­nes desa­rro­lla­das, y tam­bién a los paí­ses emer­gen­tes, a con­fiar ca­da vez más en la tec­no­lo­gía pa­ra im­pul­sar su desa­rro­llo y su com­pe­ti­ti­vi­dad. En es­te es­fuer­zo, la in­ves­ti­ga­ción ha desem­pe­ña­do un pa­pel de­ci­si­vo. Es­te bi­no­mio es el que se ha sin­te­ti­za­do en la co­no­ci­da fór­mu­la I+D, es de­cir, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Las nue­vas tec­no­lo­gías que la in­ves­ti­ga­ción va con­quis­tan­do son hoy un mo­tor po­de­ro­so del cre­ci­mien­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Pe­ro las tec­no­lo­gías lo­gra­das a tra­vés del es­fuer­zo in­ves­ti­ga­dor pre­sen­tan un pun­to dé­bil pa­ra sus crea­do­res: la fa­ci­li­dad con la que son co­pia­das por otras na­cio­nes o in­clu­so la ten­den­cia a des­lo­ca­li­zar­las co­mo cual­quie­ra otra ac­ti­vi­dad. Se­gún un ana­lis­ta ci­ta­do por el Fi­nan­cial Ti­mes (24 de enero, pá­gi­na 4), el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co de Si­li­con Va­lley crea ac­tual­men­te más pues­tos de tra­ba­jo fue­ra que den­tro de Es­ta­dos Uni­dos.

La fá­cil di­vul­ga­ción y co­pia de las nue­vas tec­no­lo­gías ha lle­va­do a los po­lí­ti­cos y eco­no­mis­tas a re­cla­mar un pro­ce­so más exi­gen­te y cu­yos re­sul­ta­dos se con­si­de­ran más se­gu- ros: la in­no­va­ción, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de crear nue­vos pro­duc­tos. Ello sig­ni­fi­ca apa­re­cer en el mer­ca­do con al­go nue­vo; la no­ve­dad es el se­llo dis­tin­ti­vo de la in­no­va­ción. En los tex­tos, se ci­ta el ca­so de las cáp­su­las de ha­cer ca­fé Nes­pres­so co­mo una tí­pi­ca in­no­va­ción y, por cien­to, muy exi­to­sa. En cam­bio, la pan­ta­lla pla­na de te­le­vi­sión se­ría, por ejem­plo,

La in­no­va­ción es muy im­por­tan­te pe­ro hay que evi­tar so­bres­ti­mar la im­por­tan­cia de un fac­tor so­bre los de­más

más bien un avan­ce tec­no­ló­gi­co que me­jo­ra la pan­ta­lla de te­le­vi­sión pre­exis­ten­te. De to­das for­mas, en la reali­dad, los con­cep­tos avan­ce tec­no­ló­gi­co e inno- va­ción se con­fun­den fá­cil­men­te.

La in­no­va­ción ha irrum­pi­do vi­go­ro­sa­men­te en el ám­bi­to cien­tí­fi­co has­ta el pun­to de que la fór­mu­la I+D a la que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos se ha con­ver­ti­do en I+D+i, o sea, in­ver­sión, desa­rro­llo e in­no­va­ción. Y tam­bién ha he­cho ac­to de pre­sen­cia en la agen­da de los po­lí­ti­cos. En su re­cien­te dis­cur­so del es­ta­do de la na­ción, el pre­si­den­te Obama aca­ba de ha­cer un lla­ma­mien­to a los nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra que im­pul­sen la in­no­va­ción a fin de di­na­mi­zar la eco­no­mía del país. Aun­que ha­ya irrum­pi­do con una i mi­nús­cu­la, la in­no­va­ción se ha con­ver­ti­do en un con­cep­to cla­ve de la política eco­nó­mi­ca ac­tual.

El pro­ble­ma de la in­no­va­ción no es el de que se exa­ge­re su im­por­tan­cia. La tie­ne y mu­cha. El pro­ble­ma es más bien el pe­li­gro de ol­vi­dar que la ges­tión eco­nó­mi­ca de los paí­ses re­quie­re un con­jun­to am­plio de po­lí­ti­cas y una prio­ri­za­ción de ellas se­gún la co­yun­tu­ra por la que se atra­vie­sa. Los eco­no­mis­tas he­mos de evi­tar la ten­den­cia a so­bres­ti­mar, a ve­ces por pu­ra pre­sión de gru­po o por mi­me­tis­mo, la im­por­tan­cia de un fac­tor, en es­te ca­so la in­no­va­ción, so­bre los de­más. En eco­no­mía, no hay fór­mu­las má­gi­cas. La fi­ja­ción en la in­no­va­ción pue-

La fi­ja­ción por las ener­gías re­no­va­bles lle­vó al mal­ba­ra­ta­mien­to de fon­dos pú­bli­cos

de lle­var, co­mo he­mos vis­to en el ca­so es­pa­ñol con las ener­gías re­no­va­bles, a la uti­li­za­ción ma­si­va de fon­dos pú­bli­cos de for­ma im­pul­si­va y po­co ren­ta­ble.

La in­no­va­ción no es un re­me­dio fá­cil, ni rá­pi­do, ni pre­vi­si­ble en cuan­to a sus re­sul­ta­dos. Com­por­ta, co­mo to­das las ac­tua­cio­nes so­cia­les que pre­ten­den ser efi­ca­ces, un mar­co idó­neo en el que desa­rro­llar­se. Así, por ejem­plo, se ha de asen­tar en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo muy bien es­truc­tu­ra­do y exi­gen­te. Al mis­mo tiem­po, hay que con­tar con un me­ca­nis­mo muy só­li­do y po­ten­te de co­la­bo­ra­ción en­tre los in­ves­ti­ga­do­res y la em­pre­sa que pue­da con­ver­tir las ideas en reali­da­des tan­gi­bles y en bie­nes y ser­vi­cios com­pe­ti­ti­vos. Por es­to es di­fí­cil que la in­no­va­ción for­za­da, es de­cir, que pres­cin­de de es­tos re­qui­si­tos, ten­ga éxi­to.

ES­FUER­ZO IN­NO­VA­DOR

Los efec­tos fa­vo­ra­bles de un es­fuer­zo in­no­va­dor se de­jan sen­tir, nor­mal­men­te, a me­dio y lar­go pla­zo. Las ideas in­no­va­do­ras pue­den ser bri­llan­tes, pe­ro ne­ce­si­tan pe­rio­dos de ma­du­ra­ción di­la­ta­dos. En cam­bio, no de­be­ría­mos ol­vi­dar que los pro­ble­mas de nues­tros paí­ses, y con­cre­ta­men­te de Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya, son ur­gen­tes, muy a cor­to pla­zo. Pa­ra en­fren­tar­nos con la cri­sis y no per­der el tren de la glo­ba­li­za­ción, lo más ur­gen­te es reorien­tar nues­tro mo­de­lo pro­duc­ti­vo ha­cia la for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que fo­men­ten el aho­rro, la in­ver­sión y las ex­por­ta­cio­nes. Es­te es el tri­no­mio vir­tuo­so que ne­ce­si­ta­mos pa­ra sus­ti­tuir al que nos ha hun­di­do, ca­rac­te­ri­za­do por el en­deu­da­mien­to, el con­su­mo y las im­por­ta­cio­nes.

Nues­tras ex­por­ta­cio­nes han de ver­se re­for­za­das y po­ten­cia­das por la in­no­va­ción, pe­ro tam­bién por fac­to­res me­nos lla­ma­ti­vos, co­mo la ca­li­dad y fia­bi­li­dad de los bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos y ex­por­ta­dos. Re­fi­rién­do­se a las em­pre­sas ale­ma­nas, el The Eco­no­mist del día 5 de es­te mes, pá­gi­na 11, di­ce lo si­guien­te: “Las em­pre­sas ale­ma­nas han he­cho una la­bor so­bre­sa­lien­te en la bús­que­da de ac­ti­vi­da­des no ne­ce­sa­ria­men­te lla­ma­ti­vas, pe­ro ren­ta­bles, y se han con­cen­tra­do sin tre­gua en ser las me­jo­res”

El men­sa­je de es­ta ci­ta es exac­ta­men­te el que pre­ten­de ofre­cer es­te ar­tícu­lo. De­di­que­mos nues­tros es­fuer­zos y re­cur­sos de for­ma prio­ri­ta­ria a ser los me­jo­res en lo que pro­du­ci­mos y ex­por­ta­mos. Re­cor­de­mos aquel le­ma de la Ge­ne­ra­li­tat de ha­ce unos años: “ La fei­na ben fe­ta”. Los fru­tos de la tec­no­lo­gía y de la in­no­va­ción de­ben acom­pa­ñar­nos en es­te via­je, pe­ro sin re­tra­sar nues­tra mar­cha a la es­pe­ra de que lle­guen. El ac­tual di­na­mis­mo de las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las de­mues­tra que ya es mu­cho lo que se pue­de ha­cer a par­tir del es­fuer­zo y la ca­li­dad.

LLIBERT TEIXIDÓ

Las ex­por­ta­cio­nes han de ver­se re­for­za­das y po­ten­cia­das por la in­no­va­ción, pe­ro tam­bién por la ca­li­dad y la fia­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.