Ma­nua­les pa­ra sal­var a Cu­ba del nau­fra­gio

Un eco­no­mis­ta ofi­cial, otro del exi­lio y uno de la di­si­den­cia coin­ci­den en el diag­nós­ti­co y dis­cre­pan en las re­ce­tas pa­ra evi­tar el hun­di­mien­to de la is­la

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La eco­no­mía cu­ba­na es­tá en­fer­ma de gra­ve­dad. Hay que ope­rar con ur­gen­cia. Se im­po­nen am­plios cam­bios es­truc­tu­ra­les pa­ra evi­tar un co­lap­so mul­ti­or­gá­ni­co. Ya no hay mis­te­rio ni ta­bú en ello des­de que el pro­pio pre­si­den­te Raúl Castro lo asu­mió ha­ce ca­si dos me­ses con su dra­má­ti­co sí­mil ma­ri­ne­ro a lo ca­pi­tán del Ti­ta­nic. Se­ño­ras y se­ño­res: O rec­ti­fi­ca­mos el rum­bo o nos hun­di­mos, di­jo. No en vano el VI con­gre­so que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta ce­le­bra­rá en abril ten­drá co­mo úni­co te­ma de dis­cu­sión el Pro­yec­to de Li­nea­mien­tos pa­ra “ac­tua­li­zar” de ca­bo a ra­bo el mo­de­lo eco­nó­mi­co de la is­la, su­pues­ta­men­te sin to­car su co­ra­zón so­cia­lis­ta.

To­dos asu­men que el mo­de­lo no sir­ve, y lo que se dis­cu­te es si pue­de ac­tua­li­zar­se o hay que des­mon­tar­lo

Tres re­co­no­ci­dos eco­no­mis­tas cu­ba­nos de po­si­cio­nes di­ver­sas pe­ro en nin­gún ca­so ra­di­ca­les han opi­na­do pa­ra Di­ne­ro so­bre las vir­tu­des y ca­ren­cias del plan; so­bre el ori­gen de la zo­zo­bra y el mo­do de sal­var la na­ve. Los tres coin­ci­den en el diag­nós­ti­co y dis­cre­pan en las re­ce­tas, aun­que no en to­das.

El doc­tor Omar Ever­leny es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad ha­ba­ne­ra e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios de la Eco­no­mía Cu­ba­na, ins­ti­tu­ción cla­ve en el di­se­ño de los cam­bios pro­yec­ta­dos y los ya pues­tos en mar­cha por el Go­bierno de Raúl Castro.

De en­tra­da, Ever­leny asu­me “la in­efi­cien­cia del mo­de­lo im­ple­men­ta­do” en Cu­ba, ya des­de an­tes del fin de la URSS y de sus ayu­das a la is­la. Ese de­rrum­be tra­tó de pa­liar­se con cam­bios que oca­sio­na­ron nue­vos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. Aquí des­ta­ca Ever­leny “los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos y la dua­li­dad mo­ne­ta­ria”. Y, co­mo efec­tos o agra­van­tes, ci­ta la es­ca­sez de di­vi­sas, la de­pen­den­cia del ex­te­rior (Ve­ne­zue­la), las dis­tor­sio­nes de pre­cios por un ti­po de cam­bio so­bre­va­lua­do, la in­efi­cien­cia de las en­ti­da­des pú­bli­cas y el ma­gro desem­pe­ño de la eco­no­mía real, en especial en la agri­cul­tu­ra y la in­dus­tria azu­ca­re­ra.

Tan­to fa­llo or­gá­ni­co, con el adi­ti­vo de un em­bar­go que li­mi­ta el oxí­geno del pa­cien­te, pro­vo­ca to­da cla­se de do­len­cias. Cons­ta­ta el doc­tor cu­bano una ex­ce­si­va ex­pan­sión y pre­sen­cia en la ex­por­ta­ción de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les –bá­si­ca­men- te los de sa­lud–, en per­jui­cio de la in­dus­tria y la agri­cul­tu­ra; la pér­di­da de di­na­mis­mo en la in­ver­sión; la baja pro­duc­ti­vi­dad en la em­pre­sa es­ta­tal, y un al­to con­su­mo ener­gé­ti­co sin res­pal­do en los in­gre­sos. Hay una de­pen­den­cia “ex­tre­ma” de la im­por­ta­ción. El PIB sa­le mal pa­ra­do. Y en­ci­ma la po­bla­ción en­ve­je­ce sin pa­rar.

El Pro­yec­to de Li­nea­mien­tos pre­vé en pri­mer lu­gar que el Es­ta­do ceda “ac­ti­vi­da­des que no le sean es­tra­té­gi­cas” (a la ini­cia­ti­va pri­va­da) al tiem­po que, “en un pri­mer pe­rio­do”, re­cor­ta sus pro­pias plan­ti­llas en 1,3 mi­llo­nes de em­plea­dos so­bre una po­bla­ción ac­ti­va de 5 mi­llo­nes. El ob­je­ti­vo es que gran par­te de los ex­ce­den­tes se con­vier­tan en cuen­ta­pro­pis­tas (au­tó­no­mos), pe­que­ños em­pre­sa­rios, coope­ra­ti­vis­tas o tra­ba­ja­do­res del nue­vo sec­tor pri­va­do, pa­ra lo cual ya se ha au­to­ri­za­do a las fla­man­tes py­mes a con­tra­tar fuer­za la­bo­ral: al­go que has­ta aho­ra só­lo po­día ha­cer el Es­ta­do.

Otras re­ce­tas ya pre­vis­tas que Ever­leny men­cio­na son el ajus­te del gas­to en sanidad y edu­ca­ción; la reor­de­na­ción de pa­gos de la deu­da ex­ter­na; re­duc­ción de sub­si­dios y eli­mi­na­ción gra­dual de la li­bre­ta de ra­cio­na­mien­to; su­pre­sión de las prohi­bi­cio­nes a la com­pra­ven­ta de vi­vien­das y otros bie­nes y ser­vi­cios; ins­tau­ra­ción de un sis­te­ma fis­cal mo­derno; des- cen­tra­li­za­ción del apa­ra­to es­ta­tal, y au­to­no­mía de las em­pre­sas. To­do acom­pa­ña­do de prés­ta­mos o mi­cro­cré­di­tos a los em­pre­sa­rios y de in­ver­sión ex­tran­je­ra. Y ba­jo una fi­lo­so­fía ya enun­cia­da por Raúl Castro pe­ro rompe­dora: “Igual­dad de opor­tu­ni­da­des pe­ro no igua­li­ta­ris­mo; abrir la men­te y rom­per mitos del pa­sa­do”.

A jui­cio de Ever­leny, si Cu­ba desa­rro­lla las fór­mu­las “en dis­cu­sión”, se re­sol­ve­rán los pro­ble-

Agri­cul­tor cu­bano en una huer­ta a las afueras de La Ha­ba­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.