Co­la pa­ra in­ver­tir en li­cen­cias de ta­xi

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isi­dre Am­brós

Hong Kong es la prin­ci­pal pla­za fi­nan­cie­ra del Sud­es­te Asiá­ti­co, jun­to con Sin­ga­pur. Los ne­go­cios y las ideas pa­ra rea­li­zar in­ver­sio­nes lu­cra­ti­vas es­tán a la or­den del día en es­ta ex co­lo­nia bri­tá­ni­ca de ape­nas mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie. La úl­ti­ma ten­den­cia in­ver­so­ra que aflo­ra es la de com­prar li­cen­cias de ta­xi, has­ta el pun­to de que el cre­cien­te rit­mo de de­man­da su­pera con cre­ces los au­men­tos que re­gis­tra­dos en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio y en el de va­lo­res.

Las ci­fras son cla­ras acer­ca de lo que quie­ren ha­cer con sus aho­rros los hong­ko­ne­ses. El au­men­to del cos­te de una li­cen­cia de ta­xi se ha dis­pa­ra­do en la ex co­lo­nia bri­tá­ni­ca. En enero se pa­ga­ba a más de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res hon­go­ko­ne­ses, lo que equi­va­le a unos 475.000 eu­ros. Es­ta ci­fra re­pre­sen­ta un al­za del 36%, res­pec­to al año an­te­rior. Es­te por­cen­ta­je de cre­ci­mien­to su­pera al 20% re­gis­tra­do en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio y al 9% del de va­lo­res, se­gún pu­bli­ca­ba en su día el pe­rió­di­co South China Mor­ning Post.

Sin ir más le­jos, en oc­tu­bre del pa­sa­do año 2010, un in­ver­sor de la China con­ti­nen­tal ad­qui­rió quin­ce li­cen­cias en una so­la ope­ra­ción, se­gún se­ña­la el ro­ta­ti­vo de Hong Kong.

El in­te­rés de los in­ver­sio­nis­tas por es­te sec­tor se ex­pli­ca por va­rias ra­zo­nes. Una de ellas es que ca­da vez ma­yor la des­con­fian­za ha­cia el mer­ca­do bur­sá­til, de­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre pro­vo­ca­da por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal y la fal­ta de pers­pec­ti­vas cla­ra de fu­tu­ro.

A su vez, aque­llos que tie­nen sus aho­rros en el ban­co se mues­tran du­bi­ta­ti­vos. El ren­di­mien­to que les ofre­cen las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es muy ba­jo.

Y ca­da vez son me­nos lo que es­tán en dis­po­si­ción de in­ver­tir en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Hong Kong se ha con­ver­ti­do en la re­gión del pla­ne­ta don­de re­sul­ta más ca­ro ad­qui­rir un in­mue­ble, res­pec­to a los in­gre­sos de sus ha­bi­tan­tes. Se­gún un es­tu­dio de la con­sul­to­ría es­ta­dou­ni­den­se De­mo­grap­hia com­prar una vi­vien­da en es­ta ciu­dad cues­ta una me­di­da de 245.000 eu­ros, más de on­ce ve­ces los in­gre­sos anua­les me­dios de un ho­gar.

Otro es­tu­dio, de la fir­ma Sa­vills, afir­ma que pa­ra la cla­se me­dia hong­ko­ne­sa com­prar­se un apar­ta­men­to en su ciu­dad le su­po­ne pa­gar un 55% más que si lo hi­cie­ra en Lon­dres o un 40% más que en Nue­va York.

El cons­tan­te au­men­to del cos­te de la vi­vien­da en Hong Kong es un te­ma re­cu­rren­te en es­te pe­que­ño te­rri­to­rio en el que ha­bi­tan más de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas, con una den­si­dad de 6.350 per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Pe­ro es que los pre­cios han cre­ci­do un 55% des­de prin­ci­pios del 2009, de­bi­do a los ba­jos ti­pos de in­te­rés y a la vo­ra­ci­dad de los ciu­da­da­nos con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo de la China con­ti­nen­tal.

Pe­ro es­ta per­sis­ten­te ten­den­cia al­cis­ta li­mi­ta ca­da vez más el nú­me­ro de hong­ko­ne­ses dis­pues-

Las au­to­ri­da­des de Hong Kong de­ja­ron de con­ce­der li­cen­cias en 1994, lo que ex­pli­ca su in­te­rés es­pe­cu­la­ti­vo

tos a ser due­ños de su vi­vien­da. Mu­chos se au­to­con­ven­ce de que nun­ca se­rán pro­pie­ta­rios y bus­can otras po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión a la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des. Y el ta­xi es una de ellas.

Se­gún Chan Man-keung, director de Ta­xix­chan­ge, una de las prin­ci­pa­les firmas de com­pra­ven­ta de li­cen­cias, es­te ser­vi­cio pú­bli­co es una bue­na in­ver­sión pa­ra aque­llos que dis­po­nen de unos pe­que­ños aho­rros, así co­mo pa­ra los ju­bi­la­dos y las amas de ca­sa. En su opi­nión, se tra­ta de unos co­lec­ti­vos que di­fí­cil­men­te ob­ten­drán un cré­di­to hi­po­te­ca­rio pa­ra com­prar un pi­so, pe­ro que, en cam­bio, tie­nen más del 90% de po­si­bi­li­da­des de éxi­to de ob­te­ner un prés­ta­mo pa­ra ha­cer­se con una li­cen­cia de ta­xi. de­bi­do a que las exi­gen­cias son me­no­res.

Chan opi­na que es un ne­go­cio se­gu­ro. Y es que el De­par­ta­men­to de Trans­por­tes de Hong Kong de­jó de dar li­cen­cias en 1994 y ha pre­ci­sa­do en va­rias oca­sio­nes que no tie­ne nin­gu­na vo­lun­tad de emi­tir nue­vos per­mi­sos. Ello ex­pli­ca que la ac­tual flo­ta, com­pues­ta por 18.139 vehícu­los, la mi­tad de ellos en ma­nos de em­pre­sas y la otra en ta­xis­tas in­di­vi­dua­les, se ha­ya con­ver­ti­do en ob­je­ti­vo de un pú­bli­co en bus­ca de in­ver­sio­nes lu­cra­ti­vas a su al­can­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.