To­dos los ca­mi­nos lle­van a Ma­drid

Ger­mà Bel re­co­rre la his­to­ria del ac­tual Es­ta­do ra­dial y de­nun­cia una vo­lun­tad re­cen­tra­li­za­do­ra

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - ES­PA­ÑA, CA­PI­TAL PA­RÍS/ ES­PAN­YA, CA­PI­TAL PA­RÍS Jus­to Ba­rran­co

Ni si­quie­ra en los tiem­pos en los que to­dos los ca­mi­nos lle­va­ban a la Ro­ma de los cé­sa­res las vías de co­mu­ni­ca­ción de His­pa­nia es­tu­vie­ron tan cen­tra­li­za­das co­mo pa­sa­rían a es­tar­lo des­de que la di­nas­tía bor­bó­ni­ca ac­ce­dió al trono es­pa­ñol de la mano de Fe­li­pe V. Y has­ta hoy. Du­ran­te tres si­glos, con breves in­te­rrup­cio­nes, los su­ce­si­vos go­bier­nos se ha­brían de­di­ca­do, con más o me­nos ener­gía y con ma­yor o me­nor éxi­to, si­guien­do la es­te­la de la pu­jan­te Fran­cia cen­tra­li­za­da del si­glo XVIII de la que pro­ve­nía Fe­li­pe V, a in­ten­tar trans­for­mar Es­pa­ña en Fran­cia. Y a con­ver­tir aque­lla pe­que­ña ciu­dad de pro­vin­cias ele­gi­da por Fe­li­pe II pa­ra ser la se­de de su cor­te, Ma­drid, en un epí­to­me de Pa­rís. Un ob­je­ti­vo pro­ba­ble­men­te lo­gra­do: Ma­drid no es hoy só­lo la se­de del po­der po­lí­ti­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo, sino tam­bién, fi­nal­men­te, del eco­nó­mi­co, be­ne­fi­cia­da de un sis­te­ma ra­dial de trans­por­tes en el que to­dos los ca­mi­nos lle­van a ella y la con­vier­ten en una ca­pi­tal to­tal.

Lo afir­ma Ger­mà Bel, catedrático de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, en Es­pa­ña, ca­pi­tal Pa­rís. Y sus te- sis pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do un am­plio pú­bli­co in­tere­sa­do en co­no­cer­las más a fon­do: el li­bro, pu­bli­ca­do ha­ce es­ca­so tiem­po por Des­tino, ha te­ni­do tan bue­na aco­gi­da que aho­ra apa­re­ce en catalán en la edi­to­rial La Cam­pa­na.

Bel (Les ca­ses d'Al­ca­nar, 1963), que fue­ra por­ta­voz del gru­po so­cia­lis­ta en el Con­gre­so des­de el 2001 has­ta el 2004, lle­va un tiem­po es­tu­dian­do la re­la­ción en­tre la política de in­fra­es­truc­tu­ras y trans­por­te y la eco­no­mía. En li­bros co­mo Ae­ro­ports i po­der ha de­nun­cia­do que los ae­ro­puer­tos son uti­li­za­dos co­mo ins­tru­men- tos del po­der po­lí­ti­co: en su opi­nión, es un sin­sen­ti­do que en Es­pa­ña to­da­vía exis­ta un or­ga­nis­mo co­mo Ae­na, que con­tro­la to­dos los ae­ro­puer­tos co­mo si la avia­ción co­mer­cial fue­ra un ti­po de trans­por­te de red. “Los ae­ro­puer­tos –ad­ver­tía en aquel li­bro– son in­fra­es­truc­tu­ras sin­gu­la­res que sir­ven de apo­yo a com­pa­ñías aé­reas, las cua­les sí pue­den ope­rar vue­los en red. La no­ción de red de ae­ro­puer­tos es una im­por­ta­ción ile­gí­ti­ma al trans­por­te aé­reo de una no­ción de la ca­rre­te­ra o el fe­rro­ca­rril”. Pe­ro, cier­to tam­bién, con­cen­trar to­do el po­der en

El ob­je­ti­vo per­se­gui­do des­de Fe­li­pe V se ha lo­gra­do: Ma­drid ya es Pa­rís, ca­pi­tal del po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co

Ae­na per­mi­tía que Ma­drid fue­ra la es­tre­lla y que el res­to de ae­ro­puer­tos se de­di­ca­ran a ali­men­tar sus vue­los in­ter­na­cio­na­les.

Una de­nun­cia si­mi­lar, pe­ro de más pro­fun­do ca­la­do, rea­li­za en Es­pa­ña, ca­pi­tal Pa­rís. Bel se tras­la­da a los pro­ce­sos de cons­truc- ción de la red de ca­mi­nos de pos­tas, de la de fe­rro­ca­rri­les e in­clu­so de la red del AVE, y ob­ser­va có­mo des­de muy pron­to el pro­ble­ma del abas­te­ci­mien­to de Ma­drid fue un con­di­cio­nan­te de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pues­to que la ciu­dad no tie­ne ni mar ni ríos na­ve­ga­bles. Tam­po­co te­nía ape­nas in­dus­tria, de mo­do que su man­te­ni­mien­to que­dó a ex­pen­sas de la ca­pa­ci­dad del go­bierno y la cla­se al­ta ur­ba­na “pa­ra trans­fe­rir a la ca­pi­tal y gas­tar en ella tri­bu­tos, ren­tas y diez­mos”. Así que se es­ta­ble­cie­ron dis­po­si­cio­nes le­ga­les, in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras y sub­si­dios es­ta­ta­les al gas­to en trans­por­te pa­ra man­te­ner su vi­ta­li­dad. Más re­cien­te­men­te, se ha ves­ti­do de ver­te­bra­ción del país y so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial un pro­ce­so que, co­mo la red de AVE, bus­có for­ta­le­cer a Ma­drid.

El re­sul­ta­do pa­ra la ca­pi­tal de Es­pa­ña es­tá a la vis­ta. Pe­ro su re­ver­so no es tan edi­fi­can­te. La in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras con­di­cio­na di­rec­ta­men­te los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos. El as­cen­so de Ma­drid ha cau­sa­do, por un la­do, una bru­tal de­ser­ti­za­ción en la eco­no­mía de su hin­ter­land –am­bas Cas­ti­llas–, al que ha de­san­gra­do. Y, por el otro, esas in­ver­sio­nes han ob­via­do mu­chas ve­ces la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca, que pe­día con ur­gen­cia in­fra­es­truc­tu­ras y co­ne­xio­nes, es­pe­cial­men­te en el eje me­di­te­rrá­neo, pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad de las zo­nas más pro­duc­ti­vas. Y aún peor, de­nun­cia Bel, aho­ra que Ma­drid se pa­re­ce a Pa­rís, se in­ten­ta re­cu­pe­rar la idea de que Es­pa­ña se pa­rez­ca a la cen­tra­li­za­da Fran­cia.

Bel exa­mi­na en su li­bro có­mo los pro­yec­tos de ca­mi­nos de pos­tas, ca­rre­te­ras y tre­nes bus­can ser­vir al po­der de la ca­pi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.