Es­cul­pi­do con el vien­to

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Al­bert Boet AGANI HUAY­RA

Cuan­do en el 2003 el fa­bri­can­te ita­liano pre­sen­ta­ba su pri­mer mo­de­lo, el Pa­ga­ni Zon­da, se unía a un mo­vi­mien­to ge­ne­ra­li­za­do den­tro del mun­do de los gran­des de­por­ti­vos. Era la épo­ca de los Bu­gat­ti Veyron, Pors­che GT, Fe­rra­ri En­zo o McLa­ren SLR. To­dos ellos, apa­re­ci­dos a prin­ci­pios del 2000, eran fru­to de unos es­tu­dios es­ti­lís­ti­cos de prin­ci­pios de los no­ven­ta. Des­de en­ton­ces ha trans­cu­rri­do mu­cho tiem­po, y los con­cep­tos, los es­tu­dios ae­ro­di­ná­mi­cos han evo­lu­cio­na­do. Pe­ro lo más im­por­tan­te, pa­ra que una em­pre­sa co­mo Pa­ga­ni, que ha­ce co­ches ca­si con cuen­ta­go­tas, si­ga ha­cien­do so­ñar, no pue­de ha­ber pau­sa en la crea­ción, en el es­tu­dio de nue­vas for­mas. Es por ello que ya en el 2003, el mis­mo año en que asom­bra­ron al mun­do con su Zon­da, em­pe­za­ron a tra­ba­jar en có­mo se­ría el si­guien­te mo­de­lo, en có­mo man­ten­drían el ni­vel de aten­ción, tan­to de los que pue­den com­prar sus co­ches co­mo de los que se­gui­rán so­ñan­do con po­der con­du­cir uno de ellos.

El pro­pio Ho­ra­cio Pa­ga­ni ma­ni­fes­ta­ba ha­ce po­co en la pre­sen­ta­ción de su nue­vo Huay­ra, que ha­bían que­ri­do ser fie­les, a lo lar­go del pro­ce­so de di­se­ño y crea­ción del mis­mo, a su pen­sa­mien­to em­pre­sa­rial, que no es otro que la fe cie­ga en la fi­lo­so­fía re­na­cen­tis­ta de Leo­nar­do da Vin­ci, que man­tie­ne que el arte y la cien­cia han de ca­mi­nar jun­tas.

Ho­ra­cio Pa­ga­ni, un ar­gen­tino cre­ci­do en Ita­lia, uti­li­zó un po­ten­te vien­to an­dino pa­ra bau­ti­zar a su pri­mer co­che, el Zon­da. Aho­ra, lle­van­do mu­cho más allá la uti­li­za­ción del vien­to en el di­se­ño de las lí­neas del co­che, ha es­co­gi­do el nom­bre no de un vien­to, sino el del dios de los vien­tos que vi­ve en la cor­di­lle­ra an­di­na, Huay­ra Ta­ta, pa­ra nom­brar su se­gun­da crea­ción.

El nue­vo Pa­ga­ni Huay­ra es fru­to de un la­bo­rio­so es­tu­dio de la ae­ro­di­ná­mi­ca ac­ti­va, pa­ra ob­te­ner fi­nal­men­te una si­lue­ta sua­ve, de fá­cil lec­tu­ra, es­ti­li­za­da y con lí­neas que tie­nen un ini­cio y fi­nal cla­ro.

To­do el co­che ha es­ta­do con­ce­bi­do co­mo un ala. Pa­ra ello ha si­do ne­ce­sa­rio cur­var la par­te in­fe­rior de­lan­te­ra del co­che pa­ra fa­ci­li­tar el re­co­rri­do del ai­re, per­mi­tien­do de es­te mo­do dis­mi­nuir la di­fe­ren­cia de la ve­lo­ci­dad del ai­re en­tre la par­te su­pe­rior e in­fe­rior del co­che, li­mi­tan­do la ten- Fa­bri­can­te: Pa­ga­ni (Ita­lia) Mo­tor: v12 bi­tur­bo. Ci­lin­dra- den­cia del co­che a des­pe­gar a al­ta ve­lo­ci­dad.

Pe­ro Pa­ga­ni no ha que­ri­do que esa sen­sa­ción de des­pe­gue des­apa­rez­ca del to­do y pa­ra ello cuen­ta con uno de los me­jo­res alia­dos, Mer­ce­des, que ya pro­pul­só su an­te­rior mo­de­lo el Zon­da. La mar­ca ale­ma­na, Mer­ce­des AMG, ha crea­do un mo­tor ex­tra­or­di­na­ria­men­te li­ge­ro, un 12 ci­lin­dros bi­tur­bo de 700 CV, de seis li­tros, que se in­te­gra per­fec­ta­men­te en el Huay­ra, y que con­si­gue una de las as­pi­ra­cio­nes desea­das por Pa­ga­ni: que el con­duc­tor sien­ta la mis­ma sen­sa­ción que se ex­pe­ri­men­ta en un avión en pleno pro­ce­so de des­pe­gue. Y pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.