SA­LA­RIOS: ¿IN­FLA­CIÓN O PRO­DUC­TI­VI­DAD?

La Vanguardia - Dinero - - LABORAL -

La cri­sis es­tá sir­vien­do pa­ra ir con­so­li­dan­do el pro­yec­to eu­ro­peo; aun­que que­da to­da­vía por re­co­rrer un lar­go ca­mino lleno de obs­tácu­los, un re­tro­ce­so –la rup­tu­ra de la zo­na eu­ro–, que pa­re­cía ca­si inevi­ta­ble ha­ce un par de años, se ve ca­da vez co­mo me­nos pro­ba­ble. A no­so­tros, en­ca­lla­dos co­mo es­tá­ba­mos en la ex­cep­ción es­pa­ño­la –aquí no hay cri­sis, las con­quis­tas so­cia­les no ad­mi­ten re­to­ques, nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro lo aguan­ta to­do, Ca­ta­lun­ya no se to­ca...–, la co­yun­tu­ra nos ha pro­pi­na­do una co­lo­sal pa­ta­da, que nos pro­pul­sa­rá, co­mo otras an­te­rio­res –las de 1959, 1977, 1982– ha­cia una eco­no­mía que se­rá más pro­duc­ti­va, y quién sa­be si ha­cia un país más ha­bi­ta­ble.

El úl­ti­mo co­da­zo nos lo da la can­ci­ller Mer­kel: con el sen­ti­do co­mún que la ca­rac­te­ri­za, nos acon­se­ja des­vin­cu­lar los au­men­tos sa­la­ria­les de la mar­cha de la in­fla­ción. Es una pro­pues­ta opor­tu­na: só­lo así lo­gra­re­mos re­cu­pe­rar en po­co tiem­po la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da y de­ja­re­mos de ser un país ca­da vez más ca­ro. Pe­ro, co­mo de­be ha­ber al­gún pun­to de re­fe­ren­cia que per­mi­ta dis­tin­guir en­tre au­men­tos sa­la­ria­les ra­zo­na­bles, in­su­fi­cien­tes y abu­si­vos, ya se es­tá ha­blan­do de li­gar sa­la­rios y pro­duc­ti­vi­dad.

Es cu­rio­so, pe­ro no dis­pa­ra­ta­do, que los sin­di­ca­tos ha­yan re­cha­za­do esa aso­cia­ción: cu­rio­so, por­que, aquí y en otras par­tes, fue du­ran­te mu­chos años cos­tum­bre, de­fen­di­da por la par­te sin­di­cal, to­mar co­mo pa­trón de los au­men­tos sa­la­ria­les los de la pro­duc­ti­vi­dad. No es, sin em­bar­go, un dis­pa­ra­te, por­que los sin­di­ca­tos sa­ben muy bien que tra­tar de me­dir los au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad sus­cep­ti­bles de ser atri­bui­dos al tra­ba­jo es al­go prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, sal­vo en ta­reas muy bien de­fi­ni­das y de po­ca im­por­tan­cia: una ex­ce­len­te co­lum­na de Enric Llarch, en es­te pe­rió­di­co (9/II/2011), da idea de por qué eso es así.

Si el IPC no es desea­ble, y la pro­duc­ti­vi­dad no es po­si­ble co­mo ba­re­mo pa­ra la ne­go­cia­ción sa­la­rial, ¿qué nos que­da? Muy sen­ci­llo: cual­quier em­pre­sa­rio, y aún más cual­quier director de fá­bri­ca que lle­ve me­dia­na­men­te bien sus cuen­tas, sa­be cuán­to pue­de pa­gar a sus em- plea­dos pa­ra que le sal­gan los nú­me­ros (y sus em­plea­dos sue­len sa­ber­lo tam­bién): la ne­go­cia­ción sa­la­rial des­cen­tra­li­za­da sus­ti­tu­ye con ven­ta­ja a la apli­ca­ción me­cá­ni­ca de nor­mas ge­ne­ra­les co­mo pro­ce­di­mien­to de fi­ja­ción de los sa­la­rios.

Se­ría con­ve­nien­te es­ta­ble­cer pau­tas ge­ne­ra­les, vá­li­das pa­ra la eco­no­mía en su con­jun­to, que tu­vie­ran en cuen­ta tan­to la co­yun­tu­ra in­ter­na co­mo la mar­cha de los pre­cios en otros paí­ses, pa­ra man­te­ner la ca­pa­ci­dad de com­pe­tir con nues­tros so­cios co­mer­cia­les. Es­ta­ble­ci­das es­tas pau­tas, lo me­jor se­ría con­fiar la fi­ja­ción de los sa­la­rios a uni­da­des más pe­que­ñas, em­pre­sas y plan­tas, eli­mi­nan­do la ne­go­cia­ción sec­to­rial. Con es­tos cam­bios nos acer­ca­ría­mos al mo­de­lo ale­mán, que se ha mos­tra­do efi­caz, aun­que no exen­to de con­flic­tos.

La tran­si­ción ha­cia es­ta nue­va es­truc­tu­ra de ne­go­cia­ción tro­pe­za­rá con gran­des re­sis­ten­cias: en pri­mer lu­gar, si es cier­to, co­mo in­di­ca nues­tro co­le­ga J.J. Do­la­do, que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va ocu­pa hoy a unas ochen­ta mil per­so­nas, ¿qué ha­re­mos con ellas? En se­gun­do lu­gar, la ne­go­cia­ción des­cen­tra­li­za­da ha­ce me­nos ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de las cen­tra­les sin­di­ca­les, y les qui­ta re­le­van­cia en el ma­pa eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co; por úl­ti­mo –ex­tre­mo es­te me­nos co­no­ci­do– la ne­go­cia­ción cen­tra­li­za­da, si per­ju­di­ca a las em­pre­sas más dé­bi­les, por­que las obli­ga a me­nu­do a otor­gar au­men­tos sa­la­ria­les ex­ce­si­vos pa­ra su ca­pa­ci­dad, be­ne­fi­cia a las más ren­ta­bles, que, al se­guir una nor­ma pro­me­dio, pue­den con­ce­der au­men­tos me­no­res que los que co­rres­pon­de­rían a su si­tua­ción in­di­vi­dual. La tran­si­ción se­rá, pues, len­ta.

Una ne­go­cia­ción sa­la­rial cen­tra­da en uni­da­des pe­que­ñas pre­sen­ta, a mi jui­cio, otra ven­ta­ja no des­de­ña­ble: eli­mi­na la fic­ción, pro­pia de li­bros de tex­to y de ma-

Lo me­jor se­ría con­fiar la fi­ja­ción de los sa­la­rios a uni­da­des más pe­que­ñas, em­pre­sas y plan­tas

nua­les de adoc­tri­na­mien­to po­lí­ti­co, que pre­sen­ta a em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res co­mo ad­ver­sa­rios irre­con­ci­lia­bles. Es cier­to que, una vez el pro­duc­to es­tá fa­bri­ca- do y ven­di­do, y el di­ne­ro en la ca­ja, el re­par­to de ese be­ne­fi­cio es, co­mo se di­ce, un jue­go de su­ma ce­ro: lo que una par­te ga­na es lo que pier­de la otra.

Pe­ro, en la prác­ti­ca, to­dos sa­ben que se ne­ce­si­tan unos a otros pa­ra fa­bri­car, ven­der y co­brar ese pro­duc­to, y que en ge­ne­ral, es me­jor coope­rar que pe­lear­se. El sis­te­ma exi­ge, eso sí, una cier­ta do­sis de bue­na fe por am­bas par­tes, y esa exi­gen­cia es un ries­go en un país co­mo el nues­tro, don­de el pí­ca­ro es aún mu­chas ve­ces el pro­to­ti­po del hé­roe, y don­de ser un vi­va­les es a me­nu­do un ac­ti­vo.

No ol­vi­de­mos, por úl­ti­mo, que des­vin­cu­lar sa­la­rios e in­fla­ción es una nor­ma opor­tu­na en nues­tras cir­cuns­tan­cias, pe­ro no una pa­na­cea, ni una re­gla áu­rea: se­guir el IPC sir­ve pa­ra pre­ser­var el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios, y eso tie­ne su im­por­tan­cia. Por ra­zo­nes só­lo en par­te co­no­ci­das, los sa­la­rios lle­van mu­cho tiem­po es­tan­ca­dos en los paí­ses

La ne­go­cia­ción des­cen­tra­li­za­da ha­ce me­nos ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción sin­di­cal y le qui­ta re­le­van­cia

in­dus­tria­les (y muy no­ta­ble­men­te en Ale­ma­nia); en al­gu­nos, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Es­pa­ña, los tra­ba­ja­do­res han man­te­ni­do su ni­vel de gas­to en­deu­dán­do­se, y es­te en­deu­da­mien­to –que es, en cier­to mo­do, un en­ga­ño, por­que las deu­das hay que de­vol­ver­las– ya no va a ser po­si­ble en el fu­tu­ro.

La par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios en la ren­ta na­cio­nal, que man­tu­vo un li­ge­ro cre­ci­mien­to has­ta me­dia­dos de los se­ten­ta, ini­ció en­ton­ces un re­tro­ce­so que ha du­ra­do has­ta hoy, y es­to de­be ser un in­di­ca­dor, aun­que sea muy gro­se­ro, de que la si­tua­ción re­la­ti­va de los tra­ba­ja­do­res ha ido em­peo­ran­do du­ran­te las tres úl­ti­mas dé­ca­das, mien­tras la ren­ta to­tal no ha de­ja­do de cre­cer. Ha­re­mos bien en pen­sar un po­co en es­ta si­tua­ción. No ol­vi­de­mos que las gran­des sa­cu­di­das eco­nó­mi­cas del si­glo pa­sa­do han te­ni­do su ori­gen en con­flic­tos de dis­tri­bu­ción.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

La can­ci­ller Mer­kel ha acon­se­ja­do a sus so­cios eu­ro­peos des­vin­cu­lar los au­men­tos sa­la­ria­les de la mar­cha de la in­fla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.