EL ÍN­DI­CE RE­ZA­GA­DO

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, Kess­ler & Ca­sa­de­vall Ase­so­ra­mien­to Fi­nan­cie­ro

El Ibex lle­gó a los 11.000 pun­tos, al ca­lor del pe­rio­do de com­pla­cen­cia que ha se­gui­do al res­ca­te ir­lan­dés, ni­vel en el que pa­re­ce que nos he­mos atas­ca­do. Ello jus­to cuan­do pa­re­cen re­bro­tar al­gu­nas ten­sio­nes en torno a la deu­da del si­guien­te en­fer­mo en lis­ta, Por­tu­gal. Los in­ver­so­res se pre­gun­tan (y si no, lo de­be­rían ha­cer) si los dos úl­ti­mos días de caí­das pue­den ser el ini­cio de al­go se­rio, que ter­mi­ne en­tron­cán­do­se con el pro­ble­ma de la deu­da, o sim­ple­men­te es la co­rrec­ción es­pe­ra­da tras un par de me­ses de subidas con­si­de­ra­bles.

Mien­tras tan­to, los ín­di­ces bur­sá­ti­les de re­fe­ren­cia, co­mo el Dow Jones nor­te­ame­ri­cano, ajeno a las tri­bu­la­cio­nes de nues­tro pe­que­ño país, han ve­ni­do mar­can­do ni­ve­les no vis­tos des­de ju­nio del 2008. El ci­clo al­cis­ta ini­cia­do en mar­zo del 2009 se im­po­ne en las bol­sas glo­ba­les y con los úl­ti­mos in­di­ca­do­res de ac­ti­vi­dad y de va­lo­ra­cio­nes en la mano, el ca­mino pa­re­ce des­pe­ja­do pa­ra que los ín­di­ces even­tual­men­te pue­dan acer­car­se a los má­xi­mos del ci­clo al­cis­ta bur­sá­til an­te­rior, que se al­can­za­ron du­ran­te el oto­ño del 2007.

Po­si­ble­men­te se pro­duz­ca al­gu­na co­rrec­ción de ma­yor o me­nor ca­la­do por el ca­mino, ya que el úl­ti­mo ti­rón prác­ti­ca­men­te inin­te­rrum­pi­do al­can­za ya los dos me­ses y me­dio, pe­ro un cam­bio de ci­clo pa­re­ce al­ta­men­te im­pro­ba­ble en los pró­xi­mos tri­mes­tres.

Des­gra­cia­da­men­te, si es­te es el es­ce­na­rio que he ve­ni­do de­fen­dien­do con acier­to du­ran­te los dos úl­ti­mos años pa­ra las bol­sas en ge­ne­ral, la de nues­tro país se ha con­ver­ti­do en la ex­cep­ción, azo­ta­da por los pro­ble-

Un cam­bio de ci­clo en los mer­ca­dos pa­re­ce al­ta­men­te im­pro­ba­ble en los pró­xi­mos tri­mes­tres

mas de la deu­da. Los fun­da­men­ta­les de las com­pa­ñías han pa­sa­do a un se­gun­do plano des­de la pri­ma­ve­ra del año pa­sa­do y lo que do­mi­na es la eco­no­mía y la si­tua­ción de la deu­da en par­ti­cu­lar.

Re­sul­ta cla­ro en mi opi­nión que si mi­ra­mos a los fun­da­men­ta­les, las va­lo­ra­cio­nes y las pre­vi­sio­nes de bue­na par­te de las com­pa­ñías del Ibex 35, el re­co­rri­do al­cis­ta a los pre­cios ac­tua­les si­gue in­tac­to. Sin em­bar­go, la alar­ga­da som­bra de la deu­da si­gue pla­nean­do so­bre nues­tras ca­be­zas, por mu­cho que al- gu­nos la ha­yan que­ri­do ol­vi­dar.

Por tan­to, la cla­ve pa­ra tra­tar de eva­luar por don­de se mo­ve­rá el Ibex en las pró­xi­mas se­ma­nas o me­ses pa­sa por el aná­li­sis del po­ten­cial desen­la­ce del pro­ble­ma de la deu­da en la zo­na eu­ro y en Es­pa­ña. Si bien las me­di­das y desa­rro­llos que han te­ni­do lu­gar por par­te de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y es­pa­ño­las tie­nen ele­men­tos po­si­ti­vos, no es­tá cla­ro en mi opi­nión que es­to va­ya a ser su­fi­cien­te pa­ra pre­ve­nir que la cri­sis de la deu­da vuel­va a re­cru­de­cer­se.

Las du­das so­bre las va­lo­ra­cio­nes de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios de mu­chas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras no se han eli­mi­na­do y las ele­va­cio­nes de los re­qui­si­tos de ca­pi­tal pa­ra las ca­jas y su pro­ba­ble sa­li­da a bol­sa o na­cio­na­li­za­ción pue­den

Las du­das so­bre las va­lo­ra­cio­nes de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios de mu­chas en­ti­da­des no se han eli­mi­na­do

no ser me­di­das su­fi­cien­tes pa­ra al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ac­to­res del mer­ca­do. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas si­guen en reali­dad sin dar las ne­ce­sa­rias e inequí­vo­cas mues­tras de uni­dad y cohe­sión, en cuan­to a có­mo ter­mi­nar de re­sol­ver el pro­ble­ma.

La re­duc­ción del dé­fi­cit es­pa­ñol pa­re­ce ir por el buen ca­mino pe­ro el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el em­pleo si­guen sin dar sín­to­mas de re­cu­pe­ra­ción, co­mo he­mos vuel­to a cons­ta­tar la se­ma­na pa­sa­da. Las ma­ni­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les han co­men­za­do con un buen pri­mer pa­so en las pen­sio­nes pe­ro qui­zás la más im­por­tan­te, la la­bo­ral, se en­fren­ta a re­tos con­si­de­ra­bles.

En re­su­men, lo que quie­ro ex­po­ner es que to­da­vía veo ar­gu­men­tos pa­ra que la vo­la­ti­li­dad vuel­va y con esa in­cer­ti­dum­bre en el ai­re bá­si­ca­men­te soy de la opi­nión que es me­jor abs­te­ner­se has­ta que la si­tua­ción se cla­ri­fi­que. Di­cho de otro mo­do, el ries­go po­ten­cial no me­re­ce la pe­na. Afor­tu­na­da­men­te, el mun­do de la in­ver­sión es­tá lleno de op­cio­nes más allá de la bol­sa y deu­das es­pa­ño­las. Ade­más, co­mo ven­go re­pi­tien­do, si la vo­la­ti­li­dad fi­nal­men­te se re­pro­du­ce y las caí­das son abul­ta­das des­de los ni­ve­les ac­tua­les nos po­de­mos en­con­trar an­te una ex­ce­len­te op­ción de com­pra.

Pa­ra aque­llos fans de la bol­sa es­pa­ño­la que no pue­den pa­sar sin ella, exis­ten va­lo­res in­tere­san­tes que no se en­cuen­tran de­ma­sia­do li­ga­dos a los pro­ble­mas do­més­ti­cos. Téc­ni­cas Reu­ni­das, Ace­ri­nox o Fe­rro­vial son al­gu­nos de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.