Is­lan­dia: na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro

La de­va­lua­ción de la co­ro­na con­vier­te a la is­la en un edén in­mo­bi­lia­rio pa­ra in­ver­so­res

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - An­na Ca­ba­ni­llas

Ubi­ca­da al nor­te de Eu­ro­pa, en­tre el mar de Groen­lan­dia y el océano Atlán­ti­co Nor­te se en­cuen­tra la enig­má­ti­ca Is­lan­dia. Un país que, si bien se con­vir­tió en no­ti­cia el pa­sa­do año, tras la erup­ción de su vol­cán Ey­jaf­ja­lla, que pro­vo­có el ma­yor caos aé­reo de la his­to­ria, tie­ne mu­chí­si­mas más co­sas pa­ra ofre­cer a quien la vi­si­ta.

No hay lu­gar en el mun­do, don­de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za es­tén tan pre­sen­tes co­mo en la is­la en la que Ju­lio Ver­ne si­tuó la en­tra­da al cen­tro de la tierra. Y es que, la tierra del hie­lo cuen­ta con cer­ca de 200 vol­ca­nes, fuen­tes ter­ma­les, gla­cia­res, enor­mes de­sier­tos de la­va, im­po­nen­tes cas­ca­das, pai­sa­jes de co­lo­res inima­gi­na­bles y ex­plo­si­vos géi­se­res, que con­tras­tan con el ca­rác­ter pa­cí­fi­co y re­ser­va­do de sus ha­bi­tan­tes. Pe­ro, más allá de su agres­te y ex­tre­ma na­tu­ra­le­za, el país más jo­ven del mun­do po­see tam­bién una de las ciu­da­des más cos­mo­po­li­tas del Vie­jo Con­ti­nen­te, Rei­kia­vik, co­no­ci­da co­mo la ur­be que nun­ca des­can­sa.

En los úl­ti­mos tres años, la an­ti­gua co­lo­nia vi­kin­ga tam­bién se ha con­ver­ti­do en un pa­raí­so pa­ra los in­ver­so­res pri­va­dos. “Des­de el año 2000 y has­ta el 2008 Is­lan­dia, y es­pe­cial­men­te la ciu­dad de Rei­kia­vik, se vio in­mer­sa en un boom in­mo­bi­lia­rio, en el que las pro­pie­da­des se ven­dían sin ce­sar, y su pre­cio lle­gó a su­bir un 120%. Tras el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial a fi­na­les del 2007 to­do cam­bió; mu­cha gen­te se que­dó sin tra­ba­jo, sin ac­ce­so a cré­di­to y se vie­ron obli­ga­dos a em­pe­zar a ven­der sus ca­sas. Los pre­cios des­de en­ton­ces han caí­do en al­gu­nos ca­sos, has­ta en un 30%”, ex­pli­ca la agen­te in­mo­bi­lia­ria, ba­sa­da en Rei­kia­vik, Johan­na Ro­bert­dot­tir.

Al otro la­do, la de­va­lua­ción de la co­ro­na is­lan­de­sa ha he­cho aún más atrac­ti­vo el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio is­lan­dés pa­ra los ex­tran­je­ros. “La gran ma­yo­ría de com­pra­do­res ex­tran­je­ros son de paí­ses co­mo Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos, y el nor­te de Eu­ro­pa. Sue­len ad­qui­rir pro­pie­da­des aquí por­que tie­nen co­ne­xio­nes fa­mi­lia­res o ne­go­cios en la is­la co­mo la ven­ta de ca­ba­llos is­lan­de­ses, o por­que les en­can­ta ve­nir a pes­car y a des­can­sar en un en­torno úni­co”, apun­ta Mag­nus Leó­polds­son, director de la agen­cia in­mo­bi­lia­ria Fas-

Los pre­cios des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra han caí­do en al­gu­nos ca­sos un 30%, se­gún un agen­te lo­cal

teig­na­miðs­töðin. Sin du­da, Rei­kia­vik, es el pun­to de re­fe­ren­cia del país. Pe­ro al con­tra­rio de la gran ma­yo­ría de ca­pi­ta­les eu­ro­peas, no con­cen­tra gran­des ras­ca­cie­los y edi­fi­cios ul­tra­mo­der­nos, sino pe­que­ñas ca­sas de co­lo­res, gran­des par­ques y una in­ce­san­te vi­da noc­tur­na.

Otro de los rin­co­nes más sin­gu­la­res de la is­la es Thing­ve­llir, de­cla­ra­do par­que na­cio­nal en 1930, que al­ber­ga el Par­la­men­to más an­ti­guo del mun­do. Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar otros lu­ga­res má­gi­cos co­mo la ciu­dad de Aku­rey­ri –la se­gun­da ma­yor en po­bla­ción tras Rei­kia­vik–, el pue­blo cos­te­ro de Vik, así co­mo Hú­sa­vikm, a ori­llas de la bahía de Skál­fan­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.