EL CA­MINO DE LA ES­PE­CIA­LI­ZA­CIÓN

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Pre­si­den­te del Gre­mi d'Ho­tels de Bar­ce­lo­na

En­tre los in­nu­me­ra­bles cam­bios so­cia­les que nos ha de­pa­ra­do la si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, en­con­tra­mos un nue­vo es­ce­na­rio pa­ra el tu­ris­mo, don­de via­je y via­je­ro he­mos par­ti­ci­pa­do con­jun­ta­men­te en una evo­lu­ción que nos ha en­ca­mi­na­do ha­cia la es­pe­cia­li­za­ción: por un la­do, en la mo­ti­va­ción que nos mue­ve a via­jar y por otro, en cuan­to a la des­crip­ción so­cio­ló­gi­ca de sus pro­ta­go­nis­tas. Un via­je ya no es aquel he­cho ex­traor­di­na­rio y pun­tual que rea­li­zá­ba­mos an­ta­ño. El via­je ha pa­sa­do a for­mar par­te de la vi­da de las per­so­nas, con­vir­tién­do­se en há­bi­to y ne­ce­si­dad pa­ra ellas. El ac­to de via­jar tie­ne aho­ra un ob­je­ti­vo con­cre­to que sa­tis­fa­cer y la ofer­ta exis­ten­te en el des­tino de­be es­for­zar­se por cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas que se po­nen en él.

Co­mo de­cía, es­ta es­pe­cia­li­za­ción, pro­duc­to de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, ha ge­ne­ra­do cam­bios en la des­crip­ción que de­fi­ne a los via­je­ros, los cua­les he­mos ido cla­si­fi­cán­do­nos en­tre dos mo­de­los muy de­ter­mi­na­dos que han ido ca­rac­te­ri­zán­do­se por la pro­pia idio­sin­cra­sia del via­je. Por un la­do, po­dría­mos se­ña­lar al via­je­ro sé­nior que pre­ten­de una ex­pe­rien­cia com­ple­ta en ser­vi­cios, que cum­pla con las ex­pec­ta­ti­vas ob­je­to de su via­je y que no es­ca­ti­ma en re­cur­sos pa­ra sa­tis­fa­cer­las. Por otro, en­con­tra­mos al via-

El via­je ha pa­sa­do a for­mar par­te de la vi­da de las per­so­nas, con­vir­tién­do­se en há­bi­to y ne­ce­si­dad

je­ro que, sin re­nun­ciar al pleno dis­fru­te del ob­je­ti­vo de su via­je, op­ta por fór­mu­las más eco­nó­mi­cas que pri­man ex­pe­rien­cias fren­te a ser­vi­cios.

Es evi­den­te afir­mar que la re­cu­pe­ra­ción de los pre­cios ho­te­le­ros y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del sec­tor van irre­me­dia­ble­men­te aso­cia­dos a la evo­lu­ción y sa­li­da de la si­tua­ción de cri­sis pe­ro, es igual­men­te cier­to afir­mar, que aque­llos des­ti­nos que an­tes se adap­ten a es­te nue­vo pa­ra­dig­ma de tu­ris­mo se­rán las que con­si­gan en­trar en pri­mer lu­gar en la

Es ur­gen­te con­so­li­dar­se en el nue­vo ma­pa tu­rís­ti­co que se es­tá di­bu­jan­do

co­rrien­te as­cen­den­te de la re­cu­pe­ra­ción, con­so­li­dán­do­se en el nue­vo ma­pa tu­rís­ti­co que se es­tá di­bu­jan­do.

En es­te sen­ti­do, es real­men­te po­si­ti­vo ver co­mo des­ti­nos co­mo Lon­dres y Pa­rís ya han con­so­li­da­do es­tos mo­de­los. O par­ti­ci­par de los pro­ce­sos de cam­bio que exi­ge es­te nue­vo mo­de­lo en ciu­da­des que los es­tán im­ple­men­tan­do, co­mo Bar­ce­lo­na o Ma­drid, rea­li­zan­do los pa­sos ade­cua­dos pa­ra adap­tar su ofer­ta y sus ser­vi­cios aso­cia­dos al tu­ris­mo a es­ta nue­va si­tua­ción de de­man­da.

Es muy in­tere­san­te, asi­mis­mo, ana­li­zar la es­pe­cia­li­za­ción de los ser­vi­cios en ciu­da­des co­mo Ber­lín y Bu­da­pest, ob­je­ti­vos cla­ros de un pú­bli­co jo­ven low cost, o ciu­da­des mo­nu­men­ta­les co­mo Ro­ma y Flo­ren­cia, de­ci­di­da­men­te orien­ta­das ha­cia una ofer­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.