BUE­NAS EX­PEC­TA­TI­VAS PA­RA AÑOS VE­NI­DE­ROS

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

con­se­guir si­tuar el país en el idea­rio de des­ti­nos de es­tos tu­ris­tas.

En es­te sen­ti­do, el Mi­nis­tro de In­dus­tria, Tu­ris­mo y Comercio, Mi­guel Sebastián, pre­sen­tó a fi­na­les del año pa­sa­do el Plan Tu­ris­mo China, una pro­pues­ta es­tra­té­gi­ca que, en­tre otros, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo cap­tar 300.000 tu­ris­tas chi­nos en 2012 y el mi­llón en 2020 a tra­vés de cam­pa­ñas de pro­mo­ción, bús­que­da de acuer­dos con tu­ro­pe­ra­do­res chi­nos y pro­pi­ciar el au­men­to de las co­ne­xio­nes aé­reas di­rec­tas. Un as­pec­to, que jun­to al ce­lo es­pa­ñol a la ho­ra de emi­tir los vi­sa­dos, son los prin­ci­pa­les fre­nos del tu­ris­mo asiá­ti­co en Es­pa­ña, se­gún re­co­no­ció re­cien­te­men­te el pro­pio se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Tu­ris­mo, Joan Mes­qui­da, en la se­gun­da edi­ción del Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo Asiá­ti­co,

El ru­so es de los BRIC el más con­so­li­da­do en Es­pa­ña con 600.000 tu­ris­tas el 2010 y un cre­ci­mien­to del 43,4%

or­ga­ni­za­do por Ca­sa Asia.

La idea es se­guir los pa­sos da­dos en Ru­sia, don­de las ma­yo­res fa­ci­li­da­des pa­ra la ob­ten­ción del vi­sa­do, jun­to con las múl­ti­ples co­ne­xio­nes aé­reas di­rec­tas, han im­pul­sa­do de­ci­di­da­men­te el cre­ci­mien­to del mer­ca­do. El año pa­sa­do, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Tu­rís­ti­cos (Fron­tur), lle­ga­ron a Es­pa­ña al­go más de 600.000 tu­ris­tas ru­sos (el 56,9% a Ca­ta­lun­ya), lo que su­pu­so un cre­ci­mien­to in­ter­anual del 43,4%. Tu­res­pa­ña pre­vé que es­te cre­ci­mien­to se man­ten­drá es­te año mien­tras los pre­cios del pe­tró­leo si­gan al­tos y te­nien­do en

El sec­tor tu­rís­ti­co en Ca­ta­lun­ya, a pe­sar de las co­no­ci­das di­fi­cul­ta­des de aco­ta­ción y me­di­ción, ge­ne­ra, sin nin­gún gé­ne­ro de du­das, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de su PIB anual. Es­po­lea­do por la exis­ten­cia de ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas evi­den­tes, cons­ti­tu­ye pro­ba­ble­men­te el sec­tor in­ter­na­cio­na­li­za­do de ma­yor ta­ma­ño de nues­tro país. Es un sec­tor, ade­más, cu­ya in­fluen­cia se ex­pan­de de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a lo lar­go de la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca a tra­vés de las ca­de­nas de va­lor in­ter­sec­to­ria­les, nu­tri­das és­tas por la tu­pi­da red de py­mes exis­ten­tes. Es un sec­tor que ge­ne­ra, de una ma­ne­ra com­pa­ra­ti­va­men­te in­ten­sa, pues­tos de tra­ba­jo, que in­no­va y que, en al­gu­nas ca­sos, vie­ne pro­ta­go­ni­za­do por em­pre­sas ban­de­ra en el plano in­ter­na­cio­nal.

En el plano te­rri­to­rial, los nu- me­ro­sos re­cur­sos pri­ma­rios exis­ten­tes a lo lar­go de to­da la geo­gra­fía ca­ta­la­na, y sus po­si­bi­li­da­des de va­lo­ri­za­ción eco­nó­mi­ca, es­tán pro­du­cien­do en los úl­ti­mos años un pro­ce­so de con­ver­gen­cia de las co­mar­cas de me­nor desa­rro­llo tu­rís­ti­co, pro­ce­so que re­fuer­za el pa­pel del sec­tor co­mo pro­pul­sor del desa­rro­llo lo­cal.

El pe­rio­do de cri­sis, ob­via­men­te, ha afec­ta­do a su de­ve­nir, aun­que me­nos de lo es­pe­ra­do. Su con­di­ción de bien de con­su­mo bá­si­co y, por tan­to, de li­mi­ta­da elas­ti­ci­dad-ren­ta de la de­man­da, uni-

El pe­rio­do de cri­sis, ob­via­men­te, ha afec­ta­do a su de­ve­nir, aun­que me­nos de lo es­pe­ra­do

do a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca más temprana de nues­tros prin­ci­pa­les mer­ca­dos emi­so­res y a los re­sul­ta­dos de la política de ofer­ta ha­brían con­du­ci­do, sin ir más le­jos, a que los flu­jos cuan­ti­ta­ti­vos de de­man­da ha­yan re­gis­tra­do un, po­co es­pe­ra­do, cre­ci­mien­to en el 2010 (los tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les un 3.7% y las per­noc­ta­cio­nes ho­te­le­ras un es­pec­ta­cu­lar 11.6%).

Las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra los años ve­ni­de­ros de­ben ser fa­vo­ra­bles. Las po­si­bi­li­da­des aso­cia­das a pro­duc­tos y des­ti­nos tu­rís­ti­cos emer­gen­tes, jun­to a la ca­li­dad del pro-

El sec­tor de­be te­ner el re­co­no­ci­mien­to que se me­re­ce co­mo lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca del país

duc­to y em­pre­sas ca­ta­la­nas y el mar­gen de au­men­to vin­cu­la­do a los mer­ca­dos emi­so­res po­co ex­plo­ta­dos, en especial al asiá­ti­co, ofre­cen bue­nas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to en el me­dio y lar­go pla­zo. Ob­via­men­te sub­sis­ten al­gu­nas de­bi­li­da­des en el aná­li­sis es­tra­té­gi­co del tu­ris­mo catalán que son par­cial­men­te su­pe­ra­bles.

Es el mo­men­to, sin em­bar­go, de que el sec­tor ten­ga el re­co­no­ci­mien­to y el pres­ti­gio que se me­re­ce co­mo lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca del país y por su ele­va­da com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal. Es ho­ra ya de que la ad­mi­nis­tra­ción y los agen­tes re­co­noz­can, de ver­dad y sin ta­pu­jos, sus mé­ri­tos y se apo­ye de for­ma de­ci­di­da al sec­tor que nos sa­ca las cas­ta­ñas del fue­go. No ten­ga­mos nin­gún ru­bor en de­cir que, en lo eco­nó­mi­co, so­mos y se­re­mos un país fun­da­men­tal­men­te tu­rís­ti­co.

JOR­DI PLAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.