Obli­ga­dos a ex­por­tar

Als­tom aguan­ta su fá­bri­ca es­pa­ño­la de tre­nes gra­cias a la ac­ti­vi­dad ex­te­rior y bus­ca fi­nan­cia­ción pú­bli­ca pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS -

Als­tom des­em­bar­có en Es­pa­ña a prin­ci­pios de los años 90 con la vis­ta pues­ta en el mer­ca­do lo­cal, con­fian­do en el que el pri­mer AVE Ma­drid-Se­vi­lla au­gu­ra­ba un lar­go pe­rio­do de de gran­des pe­di­dos. Pe­ro pron­to tu­vo que reorien­tar su es­tra­te­gia y hoy más que nun­ca es la ac­ti­vi­dad ex­te­rior la que es­tá aguan­tan­do sus fá­bri­cas es­pa­ño­las, so­bre to­do la de ma­te­rial fe­rro­via­rio si­tua­da en San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da. La mul­ti­na­cio­nal tie­ne tam­bién plan­tas de ae­ro­ge­ne­ra­do­res y un cen­tro de in­ge­nie­ría y ven­ta de tur­bi­nas en Cor­ne­llà.

Con ca­si 4.000 em­plea­dos, Als­tom tie­ne en Es­pa­ña una ci­fra de ne­go­cio de al­go más de 1.200 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún los da­tos del úl­ti­mo ejer­ci­cio ce­rra­do en mar­zo del 2010. El pe­so de las ex­por­ta­cio­nes se si­tua­ba en­ton­ces en un 30%, un por­cen­ta­je que en el pre­sen­te ejer­ci­cio se ha ido ele­van­do, se­gún fuen­tes de la em­pre­sa. En el ca­so fe­rro­via­rio, “el mer­ca­do es­pa­ñol es­tá prác­ti­ca­men­te a ce­ro, no en­tran pe­di­dos”, di­ce Pe­dro So­lé, pre­si­den­te de Als­tom Es­pa­ña. Lo mis­mo ocu­rre en la di­vi­sión de ener­gía, que aca­ba de suprimir 4.000 em­pleos en to­do el mun­do, por­que la de­man­da ha caí­do un 60% des­de el ini­cio de la cri­sis. Y la que hay es­tá con­cen­tra­da en Asia, so­bre to­do China.

La apa­ri­ción de gran­des com­pe­ti­do­res chi­nos com­pli­ca aún más un mer­ca­do que es­tá en re­ce­sión

So­lé es­tá a pun­to de cum­plir cua­tro me­ses en el car­go, des­pués de 15 años en Fran­cia, y di­ce que es­te país ya ha de­mos­tra­do que es ca­paz de ha­cer mu­chas co­sas bien. Y co­mo ejem­plo ci­ta Als­tom Wind, el ne­go­cio eó­li­co que se ha le­van­ta­do a par­tir de la ca­ta­la­na Eco­tèc­nia. “Ha si­do ca­paz de crear un mer­ca­do y eso da un po­ten­cial es enor­me”, ex­pli­ca.

El nue­vo pre­si­den­te es un hom­bre for­ma­do en la an­ti­gua Ma­qui­nis­ta, que tras su pri­va­ti­za­ción y re­es­truc­tu­ra­ción es­ta­ble­ció su plan­ta en San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da. Hoy la plan­ta dis­ta mu­cho de al­can­zar la ple­na ca­pa­ci­dad, es­tá en vi­gor un ERE que im­pli­ca re­duc­cio­nes de jor­na­da de has­ta el 40%, y tie­ne an­te sí bas­tan­tes me­ses com­pli­ca­dos de­bi­do al ce­rro­ja­zo de las in­ver­sio­nes pú­bli­cas. “No só­lo no hay pe­di­dos, sino que el mer­ca­do se ha com­pli­ca­do”, des­ta­ca Pe­dro So­lé. Por una par­te, el cam­po de jue­go es­tá cam­bian­do, con los pla­nes de pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios de cer­ca­nías o re­gio­na­les. El otro ele­men­to, mu­cho más in­quie­tan­te, es la apa­ri­ción de gran­des fa­bri­can­tes chi­nos, con pla­nes pa­ra im­plan- tar­se en to­do el mun­do. Son la CNR (China Nort­hern Rail­ways) y CSR (China Sout­hern Rail­ways), que ya tie­nen un pro­yec­to con­jun­to pa­ra ins­ta­lar una plan­ta en Reino Uni­do.

En el ca­pí­tu­lo fe­rro­via­rio, Als­tom par­ti­ci­pa en al­gu­nos pro­yec­tos de Ren­fe, co­mo la adap­ta­ción de tre­nes pa­ra fa­ci­li­tar la mo­vi­li­dad de dis­ca­pa­ci­ta­dos y tam­bién ha ga­na­do el con­cur­so pa­ra adap­tar diez tre­nes AVE pa­ra su fu­tu­ra ex­plo­ta­ción en la lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre Es­pa­ña y Fran­cia. Se­gún ex­pli­ca So­lé, la com­pa­ñía se pro­po­ne, ade­más, par­ti­ci­par en pro­yec­tos de fi­nan­cia­ción

“Es di­fí­cil ven­der en el ex­te­rior un mo­de­lo de tren si an­tes no te lo com­pran en tu país”, di­ce el pre­si­den­te

pú­bli­co-pri­va­da, tal y co­mo se pre­vé en la ley de eco­no­mía sos­te­ni­ble. “Prin­ci­pal­men­te en el cam­po de la se­ña­li­za­ción y elec­tri­fi­ca­ción co­mo se hi­zo con el tran­vía de Bar­ce­lo­na”, ex­pli­ca So­lé. Pe­ro tam­bién ad­mi­te que eso no es su­fi­cien­te. “La úni­ca sa­li­da es la ex­por­ta­ción”, di­ce.

En los úl­ti­mos me­ses se ha apun­ta­do con­tra­tos im­por­tan­tes en San­to Do­min­go y Pa­na­má, aun­que ex­por­tar tam­po­co re­sul­ta fá­cil si for­mas par­te de un gru­po que es­tá pre­sen­te en unos 80 paí­ses. “He­mos con­se­gui­do es­tos pe­di­dos por­que el pro­duc­to es muy pa­re­ci­do al del me­tro de la lí­nea 9. Es di­fí­cil que al­guien te en­car­gue un pro­duc­to si no te lo com­pran en tu país”, ar­gu­men­ta el pre­si­den­te.

“En una si­tua­ción co­mo es­ta lo im­por­tan­te es se­guir desa­rro­llan­do pro­duc­to nue­vo pa­ra no per­der el rit­mo. Ya lo hi­ci­mos en la cri­sis an­te­rior cuan­do gra­cias a un pro­yec­to CDTI desa­rro­lla­mos el Ci­via, los tre­nes de las cer­ca­nías ac­tua­les que son un re­fe­ren­te en el mun­do. Es lo que que­re­mos vol­ver a ha­cer aho­ra”, di­ce So­lé. En la actualidad, man­tie­ne con­ver­sa­cio­nes con los mi­nis­te­rios de Fo­men­to, In­dús­tria y Cien­cia e In­no­va­ción, y aquí en Ca­ta­lun­ya con la con­se­lle­ria de Em­pre­sa i Ocu­pa­ció.

“El pri­mer mo­lino que desa­rro­lla­mos en Eco­tèc­nia fue un pro­yec­to CDTI”, apun­ta Mi­quel Ca­bré, res­pon­sa­ble de ex­pan­sión de Als­tom Wind co­mo mues­tra del gran im­pac­to que pue­de con­se­guir­se apo­yan­do con fon­dos pú­bli­cos pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Als­tom Wind tam­bién se ha vis­to obli­ga­da a fo­ca­li­zar­se ha­cia el ex­te­rior –ha ins­ta­la­do plan­tas en EE.UU y Bra­sil– , aun­que aho­ra tam­bién tie­ne por de­lan­te en Es­pa­ña una no­ta­ble ac­ti­vi­dad. Ha ga­na­do, jun­to con Gas Na­tu­ral, la ma­yor par­te del con­cur­so eó­li­co rea­li­za­do en Ca­ta­lun­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.