El pa­nal agrio de Nue­va Ru­ma­sa

In­cer­ti­dum­bre por los im­pa­ga­dos, em­bar­gos y re­tra­so en los pa­gos a em­plea­dos y pro­vee­do­res

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - La­lo Agus­ti­na

El pa­nal de Nue­va Ru­ma­sa se ha vuel­to a agriar por efec­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca y, apa­ren­te­men­te, los gra­ves erro­res y las irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de la fa­mi­lia Ruiz-Mateos. El pa­sa­do jue­ves, diez de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del gru­po de la abe­ja se aco­gie­ron a la po­si­bi­li­dad que ofre­ce la ley con­cur­sal de blo­quear cual­quier ac­ción con­tra el gru­po pa­ra ne­go­ciar un plan de pa­gos con sus acree­do­res.

Un es­ca­lo­frío re­co­rrió Es­pa­ña de arri­ba aba­jo. Pe­se a las ex­pli­ca­cio­nes pú­bli­cas de Jo­sé María Ruiz-Mateos del pa­sa­do jue­ves, cuan­do ase­gu­ró que só­lo te­nía pro­ble­mas co­yun­tu­ra­les de li­qui­dez ya en vías de so­lu­ción, ca­da vez pa­re­ce más evi­den­te que las ba­ses del nue­vo gru­po em­pre­sa­rial se asien­tan en arenas mo­ve­di­zas.

Co­mo su­ce­dió con la Ru­ma­sa an­te­rior –la ex­pro­pia­da en 1983 por el Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez–, es­te gru­po em­pre­sa­rial ha tra­ba­ja­do ba­jo el con­cep­to de ca­ja úni­ca. Los re­cur­sos de una em­pre­sa ser­vían pa­ra ta­par los pro­ble­mas de otra, con la pe­cu­lia­ri­dad, ade­más, de que al mar­gen de la ges­tión y los ac­cio­nis­tas, la in­de­pen­den­cia so­cie­ta­ria de Nue­va Ru­ma­sa es ab­so­lu­ta. No se tra­ta de un gru­po con­so­li­da­do, con una es­truc­tu­ra de hol­ding. Mu­chas de las más de un cen­te­nar de em­pre­sas que com­po­nen el en­tra­ma­do so­cie­ta­rio es­tán ra­di­ca­das en pa­raí­sos fis­ca­les, co­mo Be­li­ce.

No son un hol­ding ni gru­po, por­que “no es con­ve­nien­te por la ex­pe­rien­cia an­te­rior, don­de fue­ron a la ma­triz y nos lo ex­pro­pia­ron to­do”, afir­mó a Efe el con­se­je­ro de­le­ga­do del gru­po, Jo­sé María Ruiz-Mateos. La ex­pro­pia­ción se­ría hoy im­po­si­ble.

Pa­re­ce im­po­si­ble que los acree­do­res vuel­van a con­fiar en quien ya ha da­do mues­tras de in­cum­plir las pro­me­sas

¿Cuál ha si­do el error de Nue­va Ru­ma­sa? El gru­po, que defiende co­mo su prio­ri­dad exis­ten­cial la crea­ción de em­pleo, no ha sa­bi­do po­ner ra­cio­na­li­dad y freno a su ex­pan­sión, que le lle­vó a pu­jar por la arro­ce­ra Sos o com­prar com­pa­ñías en ple­na cri­sis que otros no con­si­guie­ron ren­ta­bi­li­zar. Es­ta am­bi­ción des­me­di­da le pa­sa aho­ra fac­tu­ra.

Mien­tras fluía el cré­di­to ban­ca­rio o el gru­po po­día emi­tir atrac­ti­vos pa­ga­rés o cap­tar ca­pi­tal a tra­vés de agre­si­vas cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, to­do fue bien. En cuan­to los pla­nes de ne­go­cio re­sul­ta­ron fa­lli­dos y se com­pro­bó el tre­men­do cos­te de pa­gar los al­tos in­tere­ses pro­me­ti­dos a los in­ver­so­res, lle­ga­ron las ten­sio­nes, que ya se han he­cho in­so­por­ta­bles.

Aho­ra, Nue­va Ru­ma­sa di­ce que quie­re ne­go­ciar un nue­vo plan de pa­gos, que so­me­te­rá a sus acree­do­res en el pro­ce­so que se se­gui­rá en el juz­ga­do. Pe­ro ban­cos, pro­vee­do­res, ga­na­de­ros, la Te­so­re­ría de la Se­gu­ri­dad So­cial y mu­chos otros acree­do­res se van a pre­gun­tar es­tos días por qué vol­ve­rán a con­fiar en nue­vos apla­za­mien­tos de pa­gos, si no cum­plie­ron los an­te­rio­res, in­clu­so al­gu­nos acor­da­dos la se­ma­na pa­sa­da.

Sal­vo que se dé un gi­ro que na­die, sal­vo sus gestores, es­pe­ran, Nue­va Ru­ma­sa pa­re­ce en­ca­mi­nar­se a un tris­te fi­nal. Se­gún da­tos de la com­pa­ñía, la so­cie­dad es­tá in­te­gra­da ac­tual­men­te por más de 100 em­pre­sas con cer­ca de 10.000 em­plea­dos di­rec­tos y 6.000 in­di­rec­tos, con re­la­cio­nes co­mer­cia­les en 78 paí­ses y una fac­tu­ra­ción pró­xi­ma a los 1.500 mi­llo­nes de eu­ros. En­tre las más co­no­ci­das fi­gu­ran com­pa­ñías de ali­men­ta­ción co­mo Dhul, Cle­sa, Tra­pa, Gar­vey o Roy­ne, la ca­de­na ho­te­le­ra Ho­ta­sa, dis­tri­bui­do­ras co­mo Los Co­ne­jos e In­mo­bi­lia­rias Reu­ni­das. Un pe­que­ño im­pe­rio que, si aca­ba ca­yen­do, de­ja­rá mi­les de dam­ni­fi­ca­dos.

JOR­DI PLAY

Edificio de Le­to­na y Ca­cao­lat en la ca­lle Pu­ja­des del Po­ble­nou de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.