El di­ne­ro hu­ye de la in­se­gu­ri­dad

Firmas mul­ti­na­cio­na­les ra­di­ca­das en el país aler­tan al go­bierno so­bre sus te­mo­res acer­ca la cri­mi­na­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Eli­sa­bet Sabartés

El miér­co­les pa­sa­do, di­rec­ti­vos de 58 em­pre­sas ex­tran­je­ras ra­di­ca­das en Mé­xi­co se reunie­ron en la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos con el pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón. Po­co ha tras­cen­di­do de lo que su­ce­dió en el en­cuen­tro, que du­ró ca­si tres ho­ras y en el que tam­bién par­ti­ci­pa­ron el fis­cal ge­ne­ral y los se­cre­ta­rios de In­te­rior, Se­gu­ri­dad y Eco­no­mía. Los al­tos car­gos de las firmas más im­por­tan­tes que in­vier­ten en el país –co­mo Volks­wa­gen, Ford, HSBC, In­tel, Emer­son, Nestlé, Sie­mens, Pep­sico, Iber­dro­la, BBVA o Pfi­zer, en­tre otras– fue­ron ex­tre­ma­da­men­te par­cos en sus de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa pe­ro de­ja­ron sa­ber que ha­bían aler­ta­do al pre­si­den­te de que la in­se­gu­ri­dad es un freno pa­ra la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal di­rec­ta.

“Sí, si­guen con­fian­do, Mé­xi­co es­tá bien, eco­nó­mi­ca­men­te es­tá bien, pe­ro hay te­mor de los in­ver­so­res de per­ma­ne­cer en cier­tas ciu­da­des, so­bre to­do en las fron­te­ri­zas, por­que las no­ti­cias que flu­yen es que el país es­tá en la de­lin­cuen­cia”, di­jo a la sa­li­da Gus­ta­vo Es­co­bar, director eje­cu­ti­vo de Emer­son.

No­ti­cias, en efec­to, pe­ro tam­bién da­tos pú­bli­cos. Aun­que se su­po que el pre­si­den­te Cal­de­rón qui­so pre­su­mir de los lo­gros de su go­bierno en la lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do –léa­se nar­co­trá­fi­co y de­ri­va­dos–, al día si­guien­te, la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción (ASF) in­for­ma­ba que del 2001 al 2009 los ni­ve­les de in­se­gu­ri­dad en Mé­xi­co cre­cie­ron más de 200%, al pa­sar de 4.414 de­li­tos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes a 13.287. Tam­bién re­ve­ló que las em­pre­sas na­cio­na­les des­ti­na­ron el año pa­sa­do más de 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ser­vi­cios de se­gu­ri­dad pri­va­da.

Sin em­bar­go, el pre­cio que pa­ga el país es mu­cho ma­yor. Al des­em­bol­so cor­po­ra­ti­vo hay que su­mar­le el gas­to pú­bli­co y el im­pac­to de las pér­di­das por la caí­da en la in­ver­sión y el con- su­mo. Mé­xi­co ca­re­ce de es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les so­bre el cos­to eco­nó­mi­co de la in­se­gu­ri­dad pe­ro di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das, or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les y ONG es­ti­man que equi­va­le a cer­ca del 15% del PIB anual, lo que pa­ra efec­tos com­pa­ra­ti­vos sig­ni­fi­ca más del do­ble de lo que se gas­ta en edu­ca­ción.

Si bien las úl­ti­mas se­ña­les de alar­ma lle­ga­ron del ca­pi­tal ex­tran­je­ro, tan sus­cep­ti­ble a la in­cer­ti­dum­bre, las com­pa­ñías na­cio­na­les vi­ven tiem­pos muy du­ros, con fe­nó­me­nos inau­di­tos co­mo la mi­gra­ción de em­pre­sas y em­pre­sa­rios, que aban­do­nan sus pla­zas de ori­gen pa­ra re­fu­giar­se en otras zo­nas del país o, de plano, en el ex­te­rior. “Nos preo­cu­pa la se­gu­ri­dad de to­dos los me­xi­ca­nos, no só­lo de los em­pre­sa­rios, pe­ro la mi­gra­ción de em­pre­sa­rios es cier­ta”, di­jo se­ma­nas atrás el pre­si­den­te del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial (CCE), Ma­rio Sán­chez, pa­ra lue­go acla­rar que el éxo­do par­te, so­bre to­do, de es­ta­dos nor­te­ños co­mo Ta­mau­li-

Se es­ti­ma que el cos­to eco­nó­mi­co de la in­se­gu­ri­dad equi­va­le a cer­ca del 15% del PIB anual

pas, Chihuahua y Coahui­la, don­de los car­te­les de la dro­ga im­po­nen su ley de se­cues­tro y ex­tor­sión. Al­gu­nos em­pre­sa­rios se ins­ta­lan en ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses cer­ca­nas. Otros, se re­fu­gian ¿quién lo iba a de­cir?, en el Dis­tri­to Fe­de­ral, la an­tes de­nos­ta­da ca­pi­tal del país por sus al­tos ni­ve­les de cri­mi­na­li­dad que aho­ra pes­ca en río re­vuel­to.

Se­gún la pa­tro­nal, en el 2010 la Ciu­dad de Mé­xi­co aco­gió 6.500 uni­da­des eco­nó­mi­cas –mi­cro­em­pre­sas o py­mes– que lle­ga­ron de otras re­gio­nes pa­ra apor­tar un in­gre­so adi­cio­nal va­lo­ra­do en 125 mi­llo­nes de dó­la­res. Su pre­si­den­te, Juan de Dios Bar­ba, ex­pli­ca a La Van­guar­dia las ra­zo­nes de es­ta con­tra­dic­to­ria si­tua­ción: “aquí los car­te­les no es­tán ac­tuan­do y, al mis­mo tiem­po que la se­gu­ri­dad en el DF ha me­jo­ra­do li­ge­ra­men­te, en el res­to del país ha em­peo­ra­do”. Paradojas me­xi­ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.