Fun­da­cio­nes an­te un ejer­ci­cio de trans­pa­ren­cia

Pre­sen­ta­ción de un ins­tru­men­to que fa­ci­li­ta la bue­na ges­tión de unas en­ti­da­des que mue­ven 7.000 mi­llo­nes anua­les en Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Las fun­da­cio­nes en Ca­ta­lun­ya mue­ven al­re­de­dor de los 7.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, se­gún es­ti­ma­cio­nes del bu­fe­te Ga­rri­gues, en­tre fi­nan­cia­ción pú­bli­ca y pri­va­da. Sin lu­gar a du­das, es­tas ins­ti­tu­cio­nes sin áni­mo de lu­cro es­tán en el co­ra­zón de nues­tro te­ji­do so­cial y em­pre­sa­rial, des­de la sanidad has­ta la edu­ca­ción, pa­san­do por la in­ves­ti­ga­ción, las ONG o la cul­tu­ra. Se cal­cu­la que hay unas 2.300 ac­ti­vas y en­tre to­das ellas dan tra­ba­jo a unos 70.000 pro­fe­sio­na­les. Un ver­da­de­ro “cuar­to sec­tor” co­mo se le ha da­do en lla­mar. Sin em­bar­go, pa­re­ce evi­den­te que su ima­gen en­tre la ciu­da­da­nía no atra­vie­sa su me­jor mo­men­to. Ca­sos de frau­de bien re­cien­tes han sem­bra­do la du­da –en in­jus­ta pe­ro com­pren­si­ble ex­tra­po­la­ción– so­bre un sec­tor que ya se re­sien­te, con unos do­nan­tes más ‘se­lec­ti­vos’.

Pa­ra­le­la­men­te a es­ta caí­da de la ima­gen, el de­re­cho ci­vil catalán se es­tá mo­di­fi­can­do. El 2 de agos­to de 2008 en­tró en vi­gor la ley 4/2008, del li­bro ter­ce­ro del Có­di­go Ci­vil de Ca­ta­lun­ya, re­la­ti­vo a las per­so­nas ju­rí­di­cas. La nor­ma otor­ga­ba un pla­zo de tres años a las fun­da­cio­nes ca­ta­la­nas pa­ra que se adap­ta­ran a la mis­ma, lo que su­ce­de­rá el 2 de agos­to de 2011. “Fun­da­men­tal­men­te, la nor­ma in­tro­du­ce al­gu­nas obli­ga­cio­nes que se con­si­de­ran me­di­das de bue­na prác­ti­ca, di­ri­gi­das a re­for­zar el prin­ci­pio no lu­cra­ti­vo de las fun­da­cio­nes, fo­men­tar la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la ges­tión de las mis­mas y re­afir­mar la po­si­ción so­be­ra­na e independiente que de­be te­ner el ór­gano de go­bierno (el pa­tro­na­to) en su fun­ción de con­trol de las de­ci­sio­nes eje­cu­ti­vas to­ma­das por el equi­po de ges­tión”, ex­pli­ca Arantxa To­ba­rue­la, aso­cia­da sé­nior del De­par­ta­men­to mer­can­til de Ga­rri­gues en Bar­ce­lo­na. No du­da en afir­mar que tie­ne un ré­gi­men más rí­gi­do. “Ca­ta­lun­ya siem­pre va por de­lan­te en Le­gis­la­ción Ci­vil. Y en eso no es me­nos. Nues­tra ley de 2008 es más dura pa­ra las fun­da­cio­nes que la de Es­pa­ña de 2002”. Pe­ro al­gu­nos as­pec­tos no es­tán cla­ros aún y ci­ta ejem­plos co­mo el de que “los pa­tro­nos y las per­so­nas vin­cu­la­das a la fun­da­ción, no pue­den sus­cri­bir con ella, sin au­to­ri­za­ción pre­via del pro­tec­to­ra­do, con­tra­tos de com­pra­ven­ta o arren­da­mien­to (...), de prés­ta­mo de di­ne­ro ni de pres­ta­ción de ser­vi­cios re­tri­bui­dos”. “En mu­chas es­truc­tu­ras es im­po­si­ble de lle­var a ca­bo, por ejem­plo, en el ca­so de mé­di­cos en fun­da­cio­nes hos­pi­ta­la­rias, ac­to­res o ar­tis­tas en el mun­do del ci­ne y del arte...” sub­ra­ya. Por to­do ello, hoy se ha­bla de me­nor crea­ción o “fu­ga” de fun­da­cio­nes. “Lo ló­gi­co es que la le­gis­la­ción es­pa­ño­la nos si­ga en es­te ca­mino”, aña­de To­ba­rue­la.

Por otro la­do, en Ca­ta­lun­ya, “lle­va­mos años res­pon­dien­do com­ple­jas con­sul­tas de fun­da­cio­nes, que no ha­cen más que po­ner de ma­ni­fies­to el di­fí­cil, dis­per­so, y a ve­ces no del to­do cohe­ren­te mar­co nor­ma­ti­vo que afec­ta a las fun­da­cio­nes”, ase­gu­ra. “Se lle­ga al ex­tre­mo de que mu­chas fun­da­cio­nes se creen pri­va­das y a te­nor de la nue­va nor­ma son pú­bli­cas”, di­ce Sal­vi Pa­gés, aso­cia­do del de­par­ta­men­to de De­re­cho Pú-

El mar­co nor­ma­ti­vo que afec­ta a las fun­da­cio­nes es di­fí­cil, dis­per­so, y a ve­ces no del to­do cohe­ren­te

bli­co de Ga­rri­gues. quien aña­de que “al es­tar en el sec­tor pú­bli­co se les de­be apli­car una nor­ma­ti­va de de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo di­fe­ren­te a las pri­va­das... aun­que tam­bién de­ben ha­cer­lo las pri­va­das, por ejem­plo de­ben jus­ti­fi­car las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas que re­ci­ben, ya que en ca­so de que no lo ha­gan pue­den obli­gar­les a de­vol­ver el di­ne­ro”.

A raíz de to­do ello, en Ga­rri­gues se pen­só que fal­ta­ba una he­rra­mien­ta que ayu­da­ra a los pa­tro­nos a cum­plir sus obli­ga­cio­nes y, a tra­vés de ello, lo­grar que la fun­da­ción tu­vie­ra una ac­ti­vi­dad or­de­na­da se­gún la nor­ma­ti­va y me­jo­ra­ra su ima­gen en el mer­ca­do, lo que re­dun­da­ría en la re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za de los do­nan­tes pú­bli­cos y pri­va­dos. A par­tir de aquí na­ce el pro­gra­ma Trans­pa­ren­cia. To­ba­rue­la ex­pli­ca que “me­dian­te el aná­li­sis de de­ter­mi­na­das áreas de la Fun­da­ción (véa­se re­cua­dro), y con la pro­fun­di­dad que ca­da una crea opor­tuno –con un mí­ni­mo que ga­ran­ti­ce la va­li­dez de la re­vi­sión y aná­li­sis– se fa­ci­li­ta a los miem­bros del pa­tro­na­to un Ma­pa de Ries­gos jun­to con una Car­ta de Re­co­men­da­cio­nes y una Hoja de Ru­ta pa­ra cum­plir con di­chas re­co­men­da­cio­nes. El sis­te­ma in­clu­ye la pre­vi­sión de me­ca­nis­mos de au­to­eva­lua­ción pa­ra ha­cer se­gui­mien­to pos­te­rior. Así, los pa­tro­nos po­drán sa­ber pun­tual­men­te cual es el ni­vel de cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va que les afec­ta”.

Con el re­sul­ta­do en la mano, ¿qué se ha­ce con él? “Se tra­ta de un pro­gra­ma to­tal­men­te con­fi­den­cial que pue­de ayu­dar a pre­sen­tar­se al mer­ca­do co­mo una fun­da­ción trans­pa­ren­te. “Es tam­bién un tra­je a me­di­da, que se adap­ta a las ne­ce­si­da­des, vo­lu­men y sec­tor de las fun­da­cio­nes” con­clu­ye To­ba­rue­la.

GA­BRIE­LA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.