A Wall Street le gus­ta el pó­quer

Alien­ta re­cu­pe­ra el re­la­to de Mi­chael Le­wis so­bre la ho­gue­ra de las va­ni­da­des de los años 80

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - EL PÓ­QUER DEL MEN­TI­RO­SO Jus­to Ba­rran­co

Los años 80 fue­ron glo­rio­sos pa­ra el ca­pi­ta­lis­mo y, es­pe­cial­men­te, pa­ra al­gu­nos ca­pi­ta­lis­tas. Y no só­lo por la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. Chou En-Lai, que fue­ra pri­mer mi­nis­tro de Mao, so­lía de­cir que aún era pron­to pa­ra eva­luar los efec­tos de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, así que se­gu­ra­men­te aún fal­ta pers­pec­ti­va pa­ra va­lo­rar la re­vo­lu­ción eco­nó­mi­ca en for­ma de li­be­ra­li­za­cio­nes y des­re­gu­la­cio­nes que se pro­du­jo en aquel tiem­po ba­jo la égi­da de Ro­nald Rea­gan y Mar­ga­ret Thatcher.

Aun­que al­gu­na ex­pe­rien­cia va­mos acu­mu­lan­do y, tras ha­ber de­ja­do atrás brus­ca­men­te el mun­do en el que los me­jor in­for­ma­dos au­gu­ra­ban que se ha­bían aca­ba­do los ci­clos eco­nó­mi­cos y pa­sar a la ac­tual Gran Re­ce­sión, no es­tá de más re­pa­sar epi­so­dios pa­sa­dos. Es­to es, en me­dio de una do­lo­ro­sa re­sa­ca tras años de di­ne­ro ba­ra­to y or­gía cre­di­ti­cia en la que, en­tre otros fac­to­res, no han pe­sa­do po­co los in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos que tu­vie­ron mu­chos eje­cu­ti­vos del siem­pre cre­cien­te sis­te­ma fi­nan­cie­ro y que han aca­ba­do con una ex­plo­sión en for­ma de hi­po­te­cas sub­pri­me di­se­mi­na­das por to­do ti­po de nue­vos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que iban a dis­per­sar el ries­go, no vie­ne mal re­cor­dar la bo­rra­che­ra que Wall Street vi­vió ya en los años 80 y que dio ori­gen a to­da una nue­va cul­tu­ra, la de los yup­pies –los young ur­ban pro­fes­sio­nals–, que que­dó re­tra­ta­da en pe­lí­cu­las co­mo Wall Street, no­ve­las co­mo La ho­gue­ra de las va­ni­da­des o li­bros se­mi­au­to­bio­grá­fi­cos co­mo El pó­quer del men­ti­ro­so, de Mi­chael Le­wis, que aho­ra re­cu­pe­ra la edi­to­rial Alien­ta.

El au­tor de El pó­quer del men­ti­ro­so es­tu­dió His­to­ria del Arte pe­ro, da­do el signo

EL ARTE DEL DI­NE­RO.

de los tiem­pos, qui­so, y ade­más aca­bó sien­do, ope­ra­dor del ban­co de in­ver­sio­nes Salomon Brot­hers. Só­lo por el su­rrea­lis­ta pro­ce­so de for­ma­ción que vi­vió ya re­sul­ta­ría in­tere­san­te la obra. El au­tor sub­ra­ya que “el he­cho de que me per­mi­tie­ran –a mí y a otros que, co­mo yo, no te­nían ni idea– en­trar por la puer­ta fue un tem­prano avi­so” de que la co­sa no iba bien. De los 127 miem­bros de su cla­se di­ce que “na­da nos unía a la em­pre­sa sal­vo lo que nos im­pul­só a mu­chos a so­li­ci­tar pla­za: el di­ne­ro y la cu­rio­sa creen­cia de que no ha­bía nin­gún otro tra­ba­jo en el mun­do que va­lie­ra la pe­na”.

Pe­ro eran ne­ce­sa­rios mi­les de jó­ve­nes de­pri­sa y co­rrien­do. El au­tor re­cuer­da que des­de que Paul Volc­ker anun­ció en 1979 que la ofer­ta mo­ne­ta­ria de­ja­ría de fluc­tuar al rit­mo del ci­clo eco­nó­mi­co y se de­ja­rían flo­tar los ti­pos de in­te­rés, se ini­ció la épo­ca do­ra­da del ope­ra­dor de bo­nos: ten­drían un am­plio mar­gen de os­ci­la­ción, de mo­do que se con­ver­tían en un mo­do de crear ri­que­za y no só­lo de al­ma­ce­nar­la. “De la no­che a la ma­ña­na el mer­ca­do de bo­nos se trans­for­mó de re­man­so de paz en rui­do­so ca­sino”. No hu­bo nin­gún cam­bio en en­ti­da­des co­mo Salomon Brot­hers que hi- cie­ra más ca­pa­ces a sus ope­ra­do­res, pe­ro las ope­ra­cio­nes cre­cie­ron en vo­lu­men y fre­cuen­cia.

Le­wis re­co­rre la dé­ca­da. El mo­men­to en el que las hi­po­te­cas se pu­die­ron con­ver­tir en bo­nos fue otro mo­men­to de lo­cu­ra. Lue­go, se mul­ti­pli­ca­rían los bo­nos ba­su­ra –con más ries­go de im­pa­go pe­ro be­ne­fi­cios po­ten­cial­men­te ma­yo­res–, las com­pras a cré­di­to de gran­des com­pa­ñías co­mo Na­bis­co pa­ra ven­der­las tro­cea­das... Y tam­bién lle­ga­ría el hun­di­mien­to de las ca­jas de aho­rros y el Lu­nes ne­gro de 1987. Tan­ta his­to­ria qui­zá de­mues­tra que no se apren­de mu­cho de ella. El au­tor re­cuer­da que cuan­do el mer­ca­do de bo­nos des­per­tó era el mo­men­to de Salomon Brot­hers. Te­nien­do tan­ta in­for­ma­ción so­bre las em­pre­sas y los ven­de­do­res, el ban­co, el in­ter­me­dia­rio, po­día fá­cil­men­te con­ven­cer a unos y otros de ven­der y com­prar sin pa­rar... que­dán­do­se co­mi­sio­nes por ca­da ope­ra­ción. “Pue­de que los hom­bres de la sa­la de ne­go­cia­cio­nes no ha­yan asis­ti­do a la uni­ver­si­dad, pe­ro son doc­to­res en ig­no­ran­cia hu­ma­na. En cual­quier mer­ca­do, co­mo en cual­quier par­ti­da de pó­quer, hay un ton­to. Wa­rren Buf­fett sue­le de­cir que el ju­ga­dor que no se­pa quién es el ton­to del mer­ca­do, pro­ba­ble­men­te lo sea él mis­mo. En 1980, cuan­do el mer­ca­do de bo­nos des­per­tó de su pro­lon­ga­do le­tar­go, mu­chos in­ver­so­res e in­clu­so ban­cos de Wall Street no te­nían ni idea de quién era el ton­to del mer­ca­do”. Por su­pues­to, no han si­do los úni­cos.

BO­NOS BA­SU­RA, LU­NES NE­GRO.

Unos ope­ra­do­res fi­nan­cie­ros del an­ti­guo ban­co So­lo­mon Brot­hers, en el que tra­ba­jó Mi­chael Le­wis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.