SA­LA­RIOS, IPC Y PRO­DUC­TI­VI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - LABORAL -

Los cam­bios de es­ce­na­rio de la eco­no­mía es­tán lle­van­do a que se con­fun­dan al­gu­nos con­cep­tos que es­ta­ban muy bien fun­da­men­ta­dos en los es­ce­na­rios tra­di­cio­na­les. Si por ha­cer un de­ter­mi­na­do tra­ba­jo se con­si­de­ra­ba que era jus­to re­tri­buir­lo con un sa­la­rio, que su­po­nía un po­der de com­pra con­cre­to, era to­tal­men­te ra­zo­na­ble que, si por cau­sas en las que el tra­ba­ja­dor no te­nía arte ni par­te, se de­pre­cia­ba el va­lor de la mo­ne­da, el sa­la­rio se ele­va­ra se­gún ese IPC que la de­va­lua­ba pa­ra que se man­tu­vie­ra la mis­ma ca­pa­ci­dad de con­su­mo cuan­do se se­guía rea­li­zan­do el mis­mo tra­ba­jo. Acor­dar que los sa­la­rios evo­lu­cio­na­ran en sin­to­nía con la in­fla­ción era, por tan­to, una exi­gen­cia de jus­ti­cia que na­die po­dría ne­gar.

Y si los tra­ba­ja­do­res, por las ra­zo­nes que fue­ran, au­men­ta­ran su ren­di­mien­to, es de­cir si au­men­ta­ra la pro­duc­ti­vi­dad, se con­si­de­ra­ba tam­bién de jus­ti­cia que au­men­ta­ra la re­tri­bu­ción, aun­que los pre­cios de con­su­mo se man­tu­vie­ran es­ta­bles. La pro­duc­ti­vi­dad era, pues, el cri­te­rio ra­zo­na­ble pa­ra po­der exi­gir me­jo­ras sa­la­ria­les.

Tra­tar aho­ra de des­li­gar los sa­la­rios de la evo­lu­ción del IPC, con­di­cio­nan­do só­lo sus cam­bios a la pro­duc­ti­vi­dad, sig­ni­fi­ca, se­gún lo ex­pues­to, una con­fu­sión de cri­te­rios, acep­tan­do la in­jus­ti­cia de que por ha­cer el mis­mo tra­ba­jo se com­pen­se al

Des­li­gar los sa­la­rios de la evo­lu­ción del IPC po­dría ser una de­ci­sión po­co acer­ta­da

tra­ba­ja­dor con me­nos po­der de com­pra y exi­gién­do­le que, si quie­re man­te­ner el mis­mo ni­vel de vi­da, ten­ga que au­men­tar su ren­di­mien­to. Plan­tea­do en es­tos tér­mi­nos, es evi­den­te que nos en­con­tra­ría­mos an­te una de­ci­sión inacep­ta­ble.

Co­mo de­ci­mos, hay un cam­bio de es­ce­na­rio que pue­de jus­ti­fi­car un nue­vo plan­tea­mien­to en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. La glo­ba­li­za­ción de los mer­ca­dos im­po­ne a las em­pre­sas unas exi­gen­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad que no se da­ban cuan­do las eco­no­mías te­nían unas fron­te­ras na­cio­na­les que li­mi­ta­ban la con­cu­rren­cia de una mano de obra, me­nos exi­gen­te en cuan­to a la re­tri­bu­ción y, por tan­to, con pro­duc­tos que po­dían ser muy com­pe­ti­ti­vos en los pre­cios. An­te es­te pa­no­ra­ma, las em­pre­sas pa­ra sub­sis­tir tie­nen que afi­nar mu­cho su es­truc­tu­ra de cos­tes y una par­te muy im­por­tan­te de ella son los sa­la­rios. Si con las subidas del IPC, que, co­mo se es­tá com­pro­ban­do pre­ci­sa­men­te en es­tos me­ses, si­gue sien­do una va­ria­ble bá­si­ca­men­te de na­tu­ra­le­za na­cio­nal, suben los cos­tes y no se im­pi­de, con un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad, que suban los pre­cios, las em­pre­sas per­de­rán com­pe­ti­ti­vi­dad y ten­drán que re­du­cir su pro­duc­ción, crean­do pa­ro.

No obs­tan­te, pa­ra en­ten­der me­jor el plan­tea­mien­to ale­mán, hay que te­ner en cuen­ta que, de acuer­do con su mo­de­lo de Eco­no­mía So­cial de Mer­ca­do, la lu­cha con­tra la in­fla­ción ha si­do siem­pre uno de sus gran­des prin­ci­pios, pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar la in­jus­ti­cia de los que no pue­den in­de­xar sus in­gre­sos se­gún la evo­lu­ción del IPC. Por la im­por­tan­cia que tie­nen los as­pec­tos mo­ne­ta­rios en la evo­lu­ción de los pre- cios el Ban­co Cen­tral Ale­mán (BB) ha te­ni­do siem­pre co­mo uno de sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos con­tro­lar la in­fla­ción y es­ta nor­ma se ha trans­fe­ri­do a los es­ta­tu­tos del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). En nues­tro país, no ha exis­ti­do esa men­ta­li­dad y nues­tro ni­vel de in­fla­ción ca­si siem­pre ha si­do su­pe­rior al de la ma­yo­ría de los paí­ses co­mu­ni­ta­rios, e in­clu­so al va­lor me­dio del ín­di­ce ar­mo­ni­za­do de la UE, y por eso nos cues­ta en­ten­der el ri­gor con que el BCE ajus­ta su política mo­ne­ta­ria al ob­je­ti­vo de la es­ta­bi­li­dad de pre­cios.

A pe­sar de es­tas sal­ve­da­des, hay que ad­mi­tir que des­vin­cu­lar los sa­la­rios del IPC y re­la­cio­nar­los con la pro­duc­ti­vi­dad, co­mo se pro­po­ne en el pro­yec­to del Pac­to de com­pe­ti­ti­vi­dad eu­ro­peo, ha de ser, por tan­to, un mal me­nor al evi­tar, pa­gan­do co­mo cos­te de una caí­da del ni­vel de vi­da, el ma­yor mal de un au­men­to del pa­ro. Pe­ro, na­tu­ral­men­te, re­cu­rrir a es­ta dura me­di­da só­lo es­ta­ría jus­ti­fi­ca­do si se so­me­tie­ran tam­bién a una ri­gu­ro­sa dis­ci­pli­na el res­to de los cos­tes de pro­duc­ción y la nue­va política re­tri­bu­ti­va se apli­ca­ra en to­dos los ni­ve­les de la plan­ti­lla y, por en­ci­ma de to­do, si se to­ma­ran me­di­das efi­ca­ces pa­ra con­tro­lar la in­fla­ción.

Y por lo que se re­fie­re a la pro­duc­ti­vi­dad, hay que re­cor­dar que es­ta va­ria­ble no só­lo de­pen­de de la la­bo­rio­si­dad de la mano de obra sino que, más bien co­mo he­mos di­cho, es el re­sul­ta­do de to­dos los fac­to­res pro­duc­ti­vos. Por eso, no se­ría jus­to que el es­fuer­zo que ha­gan los tra­ba­ja­do­res por au­men­tar su ren­di­mien­to no es­tu­vie­ra acom­pa­ña­do de me­jo­ras en la or­ga­ni­za­ción, in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios, que pue­den ser tan efi­ca­ces o más que el es­fuer­zo de la mano de obra pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad to­tal.

Por úl­ti­mo, con­vie­ne tam­bién ad­ver­tir que no ne­ce­sa­ria­men­te hay una re­la­ción di­rec­ta y po­si­ti-

No ne­ce­sa­ria­men­te hay una re­la­ción di­rec­ta y po­si­ti­va en­tre pro­duc­ti­vi­dad y em­pleo

va en­tre pro­duc­ti­vi­dad y em­pleo, co­mo tam­po­co la hay en­tre pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad. Si au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad y no hay una ma­yor de­man­da de los pro­duc­tos de esa em­pre­sa, la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad pue­de obli­gar a re­du­cir plan­ti­lla. En es­te ca­so, esa re­nun­cia de los tra­ba­ja­do­res a que sus sa­la­rios no se ac­tua­li­cen se­gún el IPC, pa­ra evi­tar un po­si­ble au­men­to del pa­ro, ten­dría un re­sul­ta­do con­tra­pro­du­cen­te, en cuan­to se re­du­ci­ría la plan­ti­lla en vez de con­se­guir una me­jo­ra de los re­sul­ta­dos de la em­pre­sa co­mo con­se­cuen­cia de un au­men­to de su com­pe­ti­ti­vi­dad. Pe­ro la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad só­lo su­pon­drá un au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad si, man­te­nien­do la mis­ma ca­li­dad de los pro­duc­tos, la em­pre­sa baja sus pre­cios apro­ve­chan­do la re­duc­ción de los cos­tes.

CARLA GOTTGENS/BLOOMBERG

Has­ta aho­ra, las me­jo­ras sa­la­ria­les se fi­ja­ban en fun­ción de la pro­duc­ti­vi­dad y la in­fla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.