‘Coach’, una pro­fe­sión con fu­tu­ro

El Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa es­tre­na en Bar­ce­lo­na un pro­gra­ma pa­ra for­mar a ex­per­tos en ‘coaching’ eje­cu­ti­vo

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

Sen­tar­se en el des­pa­cho de un al­to eje­cu­ti­vo, es­cu­char­le y ayu­dar­le a sa­car lo me­jor de sí mis­mo pa­ra con­se­guir sus me­tas. Así po­dría re­su­mir­se en qué con­sis­te el tra­ba­jo de un coach, es de­cir, el pro­fe­sio­nal que ofre­ce ser­vi­cios de eso que los ame­ri­ca­nos lla­man coaching y que aquí en Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en un vo­ca­blo ca­da vez más co­mún.

Mul­ti­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas co­mo Ge­ne­ral Elec­tric o Art­hur An­der­sen fue­ron las pri­me­ras en con­fiar en los be­ne­fi­cios del coaching pa­ra sus equi­pos di­rec­ti­vos. En Es­pa­ña es­tá en pleno cre­ci­mien­to y ca­da vez hay más per­so­nas in­tere­sa­das en de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a ello, ani­ma­das por lo atrac­ti­vo de la ta­rea y las ele­va­das ta­ri­fas que co­bran es­tos ex­per­tos: la ma­yo­ría re­cha­za fa­ci­li­tar ci­fras pe­ro el pre­cio por se­sión pue­de su­pe­rar fá­cil­men­te los 500 eu­ros. Quie­nes lle­van más años en el sec­tor aler­tan del ries­go de in­tru­sis­mo y re­cuer­dan que un buen coach de­be cum­plir to­da una se­rie de re­qui­si­tos. “Un coach que va a tra­ba­jar con eje­cu­ti­vos de­be te­ner su pro­pio ba­ga­je pro­fe­sio­nal co­mo di­rec­ti­vo pa­ra po­der en­ten­der el con­tex­to de la otra per­so­na –re­cuer­da María García, so­cia di­rec­to­ra de See­lin­ger y Con­de Con­sul­to­ría-. Co­noz­co un pe­lu­que­ro que se ha cer­ti­fi­ca­do en coaching pa­ra ges­tio­nar me­jor a su equi­po, pe­ro es im­pen­sa­ble que es­ta per­so­na pue­da ase­so­rar por ejem­plo a un di­rec­ti­vo de ban­ca”.

Se­gún García el coach de­be te­ner ade­más to­da una se­rie de ha­bi­li­da­des in­na­tas que des­pués pue­den ir­se tra­ba­jan­do y, “por su­pues­to, téc­ni­ca y cer­ti­fi­ca­ción”. En Es­pa­ña exis­ten di­ver­sos cen­tros que ofre­cen cer­ti­fi­ca­cio­nes otor­ga­das por la ICF (In­ter­na­tio­nal Coach Fe­de­ra­tion) o la AECOP (Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Coaching y Con­sul­to­ría de Pro­ce­sos). El Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa (IE) ofre­ce ade­más des­de 2007 en Ma­drid el Pro­gra­ma Su­pe­rior en Coaching Eje­cu­ti­vo y Ma­na­ge­ment, que el pró­xi­mo 4 de mar­zo co­men­za­rá tam­bién por pri­me­ra vez en Bar­ce­lo­na.

El pro­gra­ma se di­ri­ge a pro­fe­sio­na­les con más de 5 años de ex­pe­rien­cia en cual­quier área de la em­pre­sa o con­sul­to­ría con ex­pe­rien­cia en ges­tión de per­so­nas, pro­fe­sio­na­les del mun­do del coaching que quie­ran com­ple­tar su for­ma­ción o di­rec­ti­vos que quie­ran me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des pa­ra ges­tio­nar a sus equi­pos. “Es un pro­gra­ma se­lec­ti­vo que exi­ges alum­nos con ex­pe­rien­cia por­que for­ma­mos a coachs que van a tra­ba­jar con eje­cu­ti­vos, y pa­ra ase­so­rar a un con­se­je­ro de­le­ga­do, por ejem­plo, pri­me­ro te tie­nes que ga­nar su au­to­ri­dad mo­ral”, des­ta­ca María García, co­di­rec­to­ra del pro­gra­ma del IE.

Las mo­ti­va­cio­nes que lle­van a un pro­fe­sio­nal a for­mar­se en coaching son muy di­ver­sas. Se­gún García, “mu­chos lo ha­cen pa­ra ad­qui­rir ha­bi­li­da­des que no tie­nen, pe­ro otros quie­ren im­plan­tar pro­gra­mas de desa­rro­llo en su em­pre­sa y al­gu­nos as­pi­ran a de­di­car­se ple­na­men­te a ello más ade­lan­te o com­pa­gi­nar­lo ya con su em­pleo ac­tual”. Las sa­li­das pro­fe­sio­na­les pa­ra ejer­cer el coaching pa­san por ejer­cer co­mo free­lan­ce o den­tro de una gran fir­ma que ofrez­ca es­te ti­po de ser­vi- cios: en See­lin­ger y Con­de, por ejem­plo, tra­ba­jan 40 coachs.

García, que ha tra­ba­ja­do con al­gu­nos de los prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos de Es­pa­ña, ha vis­to ca­sos de to­do ti­po. “Hay di­rec­ti­vos muy bri­llan­tes pe­ro que no sa­ben to­mar de­ci­sio­nes o co­mu­ni­car­se con su equi­po: mi mi­sión co­mo coach no es en­se­ñar­le a ha­cer­lo, sino des­blo­quear­le pa­ra lle­gar a la ac­ción y que cam­bie sus há­bi­tos”, ex­pli­ca. El re­sul­ta­do, ase­gu­ra, es que a me­nu­do re­ci­be emails de agra­de­ci­mien­to de di­rec­ti­vos que ase­gu­ran que les ha cam­bia­do la vi­da. “Es una pro­fe­sión pre­cio­sa”, con­clu­ye García.

GETTY

Las se­sio­nes de coaching

sue­len ha­cer­se en el des­pa­cho del pro­pio clien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.