Ca­sas con eti­que­ta

El Go­vern se plan­tea ex­ten­der a to­das las vi­vien­das la calificación ener­gé­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Al igual que los elec­tro­do­més­ti­cos, los edi­fi­cios tie­nen su pro­pia eti­que­ta de calificación ener­gé­ti­ca. En ella se es­pe­ci­fi­ca el con­su­mo de ener­gía es­ti­ma­do de la vi­vien­da y el to­tal de emi­sio­nes de CO de­ri­va­do de es­te con­su­mo. El ob­je­ti­vo es re­du­cir la de­man­da ener­gé­ti­ca de los edi­fi­cios al tiem­po que re­du­cir las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono.

En la actualidad, di­cha cer­ti­fi­ca­ción só­lo es obli­ga­to­ria pa­ra los edi­fi­cios de nue­va cons­truc­ción, pe­ro se­gún avan­za la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta Thek­nos del Col·le­gi d'En­gin­yers Tèc­nics In­dus­trials de Bar­ce­lo­na (Ce­tib), el Go­vern se es­tá plan­tean­do ex­ten­der la me­di­da men­to más de com­pra o de al­qui­ler. Con la cer­ti­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca, el com­pra­dor o usua­rio de la vi­vien­da sa­brá cuán efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te es su vi­vien­da y cuá­les son sus emi­sio­nes. Y es que el aho­rro es­ti­ma­do en emi­sio­nes de CO de un edificio de cla­se G (el de me­nor efi­cien­cia se­gún la es­ca­la es­ta­ble­ci­da) res­pec­to a uno de cla­se B (el se­gun­do ni­vel más efi­cien­te) es del 90%. men­te, sus be­ne­fi­cios pa­ra el bol­si­llo, lo que siem­pre es im­por­tan­te en es­tos tiem­pos de cri­sis. Nun­ca vie­ne mal re­du­cir gas­tos en las fac­tu­ras de la luz y el gas.

LA IN­DUS­TRIA SE PO­NE LAS PI­LAS

La cre­cien­te sen­si­bi­li­za­ción am­bien­tal de la po­bla­ción ha obli­ga­do a la in­dus­tria de pro­duc­tos de la cons­truc­ción, así co­mo al con­jun­to del sec­tor, a po­ner­se las pi­las. Re­cien­te­men­te, el Col·le­gi d'Apa­re­lla­dors i Ar­qui­tec­tes Tèc­nics de Bar­ce­lo­na y el De­par­ta­ment de Me­di Am­bient i Ha­bi­tat­ge han crea­do las eti­que­tas me­dioam­bien­ta­les de ti­po III. Es­tas eti­que­tas analizan el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de un pro­duc­to, se- gún la me­to­do­lo­gía de aná­li­sis de ci­clo de vi­da, pa­ra ob­te­ner sus im­pac­tos am­bien­ta­les. Flo­riach ex­pli­ca que las eti­que­tas con­sis­ten, prin­ci­pal­men­te, en “ana­li­zar el im­pac­to am­bien­tal que tie­ne un pro­duc­to des­de que el fa­bri­can­te ob­tie­ne las pri­me­ras ma­te­rias pri­mas has­ta que el ma­te­rial, ya fi­na­li­za­do, lle­ga al mer­ca­do”. Es­te cer­ti­fi­ca­do es vo­lun­ta­rio y de mo­men­to só­lo se han ad­he­ri­do em­pre­sas del sec­tor de la ce­rá­mi­ca y de los ma­te­ria­les ais­lan­tes, pe­ro ya hay otros sec­to­res in­tere­sa­dos.

El ob­je­ti­vo de es­ta ini­cia­ti­va es que la in­dus­tria se vea mo­ti­va­da a op­ti­mi­zar, me­dioam­bien­tal­men­te ha­blan­do, su pro­ce­so de fa­bri­ca­ción. De he­cho, las eti­que­tas no obli­gan a cum­plir unos mí­ni­mos ni de­fi­nen cri­te­rios de pre­fe­ren­cia am­bien­tal, sim­ple­men­te son in­for­ma­ti­vas, pe­ro co­mo su­ce­de con los ali­men­tos la idea es que las dis­tin­tas firmas del sec­tor com­pi­tan en­tre ellas pa­ra ofre­cer los pro­duc­tos más lim­pios.

Aun­que di­chas eti­que­tas no es­tán pen­sa­das pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal, sino pa­ra los téc­ni­cos re­la­cio­na­dos con el pro­ce­so cons­truc­ti­vo, el au­tén­ti­co be­ne­fi­cia­rio es el usua­rio de la vi­vien­da. La in­for­ma­ción es po­der y eti­que­tas co­mo las pre­sen­ta­das en es­te tex­to es­tán pen­sa­das pa­ra dar más y me­jo­res ar­gu­men­tos de com­pra.

, 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.