Dol­ce vi­ta, en ho­nor de las ho­ras fe­li­ces

Es­te pi­so del Born apues­ta por los es­pa­cios abier­tos y los di­ver­sos ele­men­tos ori­gi­na­rios

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isabel de Vilallonga

El es­pa­cio es al­go fun­da­men­tal pa­ra un ar­tis­ta, por eso, cuan­do es­ta pa­re­ja for­ma­da por una ar­pis­ta ho­lan­de­sa y un director de des­fi­les ita­liano lle­gó a es­te pi­so si­tua­do en el ba­rrio del Born, su­pie­ron que era el lu­gar ideal pa­ra aco­ger su per­so­nal uni­ver­so crea­ti­vo du­ran­te sus pro­lon­ga­das es­tan­cias en Bar­ce­lo­na, una ciu­dad de la que se de­cla­ran pro­fun­da­men­te enamo­ra­dos. La ca­sa es­ta­ba en bas­tan­te mal es­ta­do, pe­ro por suer­te no ha­bía per­di­do el en­can­to de sus pri­mi­ti­vos ma­te­ria­les ni la sen­sa­ción de mez­cla de épo­cas que apor­tan los sue­los hi­dráu­li­cos y las vi­gas ori­gi­na­les. Un cam­bio de dis­tri­bu­ción y una pro­fun­da re­for­ma in­ter­na bas­ta­ron pa­ra con­ver­tir­la en un apar­ta­men­to ale­gre y con per­so­na­li­dad que la pa­re­ja bau­ti­zó con el nom­bre de la Dol­ce Vi­ta en ho­me­na­je a las ho­ras fe­li­ces que aquí dis­fru­ta­ron.

En la reha­bi­li­ta­ción, se ti­ra­ron los ta­bi­ques que com­par­ti­men­ta­ban las dis­tin­tas es­tan­cias dan­do lu­gar a un es­pa­cio abier­to en don­de se ubi­có el sa­lón, el co­me­dor y la co­ci­na con ba­rra ame­ri­ca­na, to­do uni­do ba­jo las an­ti­guas vi­gas de ma­de­ra, sa­nea­das y pin­ta­das de co­lor blan­co. Se con­ser­va­ron, bien pu­li­dos, los sue­los hi­dráu­li­cos ori­gi­na­les de las pri­mi­ti­vas ha­bi­ta­cio­nes que for­man ver­da­de­ras al­fom­bras de di­bu­jos va­rios en­gar­za­dos por ce­ne­fas de par­quet. En las pa­re­des se man­tu­vie­ron pe­que­ños tro­zos de las pin­tu­ras mu­ra­les que ha­bían he­cho unos ar­tis­tas ami­gos de los an­ti­guos pro­pie­ta­rios, pin­tan­do el res­to en co­lor blan­co. La car- pin­te­ría ori­gi­nal de los dos bal­co­nes del sa­lón es otro de los de­ta­lles que otor­ga un cier­to em­pa­que al re­sul­ta­do fi­nal. En cuan­to al mo­bi­lia­rio, dos gran­des so­fás ta­pi­za­dos en lo­ne­ta blan­ca, uno de ellos trans­for­ma­ble en ca­ma y otros mue­bles au­xi­lia­res com­pra­dos en mer­ca­di­llos, son los pro­ta­go­nis­tas del sa­lón. En la zo­na de co­ci­na, equi­pa­da con la­va­va­ji­llas, horno y ne­ve­ra, se ju­gó con el co­lor ro­jo com­bi­na­do con la ma­de­ra de la en­ci­me­ra y de la ba­rra ame­ri­ca­na.

La sui­te prin­ci­pal ocu­pa la otra zo­na de la ca­sa. Des­de el re­ci­bi­dor, y a tra­vés de una puer­ta co­rre­de­ra se ac­ce­de, en pri­mer lu­gar, a un am­plio ves­ti­dor con el la­va­bo in­te­gra­do y la zo­na de aguas apar­te. Una lí­nea de ar­ma­rios se­pa­ra el ves­ti­dor del dor­mi­to­rio, con ca­ma de ma­tri­mo­nio con bal­da­quín y to­da el pin­ta­do en un tono li­la, el co­lor pre­fe­ri­do de sus pro­pie­ta­rios. El ves­ti­dor/cuar­to de baño co­nec­ta con una pe­que­ña te­rra­ci­ta, don­de se ha ubi­ca­do la zo­na de aguas.

Se re­que­ría tam­bién una se­gun­da sui­te don­de alo­jar a sus oca­sio­na­les in­vi­ta­dos. Fi­nal­men­te, que­dó in­te­gra­da al sa­lón, se­pa­ra­da por unas sim­ples cor­ti­nas.

UBI­CA­CIÓN Y FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.