El Es­ta­do adel­ga­za

El dé­fi­cit, la aver­sión a los im­pues­tos y el des­cré­di­to del sec­tor pú­bli­co con­flu­yen en una pro­fun­da cri­sis que obli­ga­rá al Es­ta­do a ce­der la ges­tión de al­gu­nos de sus ser­vi­cios. ¿Me­nos Es­ta­do pa­ra un ser­vi­cio más efi­cien­te?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­mon Ay­me­rich

David Ca­me­ron pro­po­ne que mu­chas de las ac­ti­vi­da­des que hoy pres­ta el sec­tor pú­bli­co en el Reino Uni­do sean suministradas por fun­da­cio­nes, oe­ne­gés y vo­lun­ta­rios, lo que ha bau­ti­za­do co­mo Big So­ciety. En Es­ta­dos Uni­dos, el par­ti­do re­pu­bli­cano, es­po­lea­do por el Tea Party, pro­mue­ve en el Me­dio Oes­te el cie­rre de ofi­ci­nas fe­de­ra­les y el fin de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va en la ad­mi­nis­tra­ción. Más cer­ca, el con­se­ller de Eco­no­mia i Fi­nan­ces An­dreu Mas-Co­lell pre­ci­sa que la via­bi­li­dad de al­gu­nas pres­ta­cio­nes pú­bli­cas pue­de pa­sar por el sec­tor pri­va­do...

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas em­pie­zan a ad­mi­nis­trar­se una ci­ru­gía ra­di­cal pres­cri­ta ha­ce ya tres dé­ca­das pe­ro que la pro­fun­da cri­sis fis­cal que sa­cu­de a las eco­no­mías (con dé­fi­cit pú­bli­co del 8,9% en Es­ta­dos Uni­dos, del 10,1% en el Reino Uni­do o del 9,1% en Es­pa­ña) ha

“Po­cos du­dan hoy de que el Es­ta­do se­rá más pe­que­ño; pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te con me­nos ser­vi­cios”

de­vuel­to al pri­mer plano de la agen­da política.

“La glo­ba­li­za­ción y la cri­sis han crea­do un es­ce­na­rio que con­du­ce a so­ca­var las ba­ses del Es­ta­do de bie­nes­tar. Cuan­do es­ta­lló la cri­sis fi­nan­cie­ra, to­do el mun­do se hi­zo key­ne­siano y pe­día la in­ter­ven­ción del Es­ta­do. –ex­pli­ca Juan Tu­go­res, catedrático de Eco­no­mía por la UB–. Hoy se ha vuel­to a la ló­gi­ca de más mer­ca­do y me­nos ser­vi­cios pú­bli­cos. To­do ello en un con­tex­to de ma­yo­res de­sigual­da­des glo­ba­les”.

En el ba­lan­ce de fuer­zas que em­pu­jan ha­cia el re­cor­te, pe­sa la cre­cien­te aver­sión a los im­pues­tos. “Ba­rack Obama tie­ne los pro­ble­mas que tie­ne por­que la so­cie­dad ame­ri­ca­na no quie­re pa­gar más im­pues­tos. Nin­gún po­lí­ti­co quie­re hoy su­bir­los. Tam­po­co en Es­pa­ña. Es de­ma­sia­do im­po­pu­lar. Por lo tan­to, só­lo que­da re­cor­tar el gas­to”, cuen­ta Ángel Laborda, director del ga­bi­ne­te de co­yun­tu­ra de Fun­cas, la fun­da­ción de las ca­jas de aho­rros. “Pe­ro los ele­va­dos dé­fi­cits y los im­pues­tos no son las úni­cas ra­zo­nes pa­ra ex­pli­car lo que es­tá ocu­rrien­do. David Ca­me­ron re­cor­ta el Es­ta­do bri­tá­ni­co por­que no tie­ne más re­me­dio. Pe­ro tam­bién por ideo­lo­gía. Ca­me­ron cree que me­nos Es­ta­do es me­jor”.

La ideo­lo­gía ha ju­ga­do un pa­pel de­ter­mi­nan­te en to­da es­ta his­to­ria. En un se­gun­do plano du­ran­te los años de glo­ria key­ne­sia­na (1940-1970), las en­se­ñan­zas de la Es­cue­la Aus­tria­ca y des­pués de la de Chicago, ca­rac­te­ri­za­das por un ses­go ex­tre­ma­da­men­te in­di­vi­dua­lis­ta, emer­gen con fuer­za a fi­na­les de los 70 en las po­lí­ti­cas que prac­ti­can Ro­nald Rea­gan y Mar­ga­ret Thatcher. En especial la que se fi­ja co­mo me­ta re­du­cir el ta­ma­ño del Es­ta­do. “Yo en es­ta cues­tión soy co­mo Le­nin. Es pre­fe­ri­ble me­nos pe­ro me­jor –di­ce Joa­quín Tri­go a ma­ne­ra de pro­vo­ca­ción–. Una ad­mi­nis­tra­ción no es me­jor por ser ma­yor, sino por ser más efi­cien­te”, aña­de el director eje­cu­ti­vo de Fo­men­to del Tra­ba­jo, uno de los eco­no­mis­tas que más ha tra­ba­ja­do en la di­fu­sión de ese idea­rio en Es­pa­ña.

“El de­seo de un fun­cio­na­rio, co­mo el de to­da per­so­na, es que su de­par­ta­men­to crez­ca. Cuan­to más crez­ca, me­jor. Y cuan­do ya ha cre­ci­do mu­cho, quie­re mon­tar una agen­cia –pro­si­gue Tri­go en tono sar­cás­ti­co–. En Es­pa­ña la bu­ro­cra­cia tie­ne mu­cho po­der por­que los po­lí­ti­cos son dé­bi­les. Hay que re­du­cir nor­mas. Só­lo sin con­tar el BOE hay más de 700.000 pá­gi­nas de nor­ma­ti­va de Los ac­to­res en jue­go. De iz­quier­da a de­re­cha, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: Ba­rack Obama en un mi­tin en De­troit, uno de sus feu­dos, fuer­te­men­te sin­di­ca­li­za­do. David Ca­me­ron, a ca­mi­sa des­cu­bier­ta, en su pre­sen­ta­ción de la “Big So­ciety” en fe­bre- ro del 2010. Aba­jo, Ar­tur Mas y An­dreu Mas-Co­lell: la proximidad elec­to­ral en otras co­mu­ni­da­des obli­ga a la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya a ac­tuar co­mo pio­ne­ra en la ho­ra de los re­cor­tes. El con­se­ller de Eco­no­mia Mas-Co­lell fi­jó el lu­nes las claves del pro­ce­so las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que son in­abar­ca­bles pa­ra una em­pre­sa. To­dos los po­lí­ti­cos quie­ren dos co­sas: lle­var­se una me­da­lla a ca­sa y ha­cer una ley, aun­que sea de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va. Es lo que ocu­rre”.

Al­go de ese re­ce­lo in­na­to a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca aso­ma en las pa­la­bras que pro­nun­ció el lu­nes en la Co­mi­sión de Eco­no­mía del Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya An­dreu Mas-Co­lell. “Adel­ga­zar la ad­mi­nis­tra­ción se­ría un ob­je­ti­vo que per­se­guir aun­que no tu­vié­ra­mos un pro­ble­ma fis­cal que nos obli­ga­ra a ello... Es bueno por sí mis­mo. Los go­bier­nos tie­nen mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des, tan­to en el ám­bi­to de los ser­vi­cios pú­bli­cos, co­mo en el de la pro­mo­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro de­be­mos li­brar­nos de la idea de que ga­ran­ti­zar un ser­vi­cio pú­bli­co im­pli­que siem­pre que la pres­ta­ción de ese ser­vi­cio de­ba ha­cer­se des­de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca”.

La Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na no es una ex­cep­ción en es­te co­me­ti­do. Ca­ta­lun­ya se­rá pio­ne­ra en los re­cor­tes por ra­zo­nes de ci­clo elec­to­ral: el res­to de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y los ayun­ta­mien­tos es­tán pen­dien­tes de la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes. Los re­cor­tes de­be­rán es­pe­rar. “La pe­na se­rá que re­cor­ta­re­mos sin un ver­da­de­ro debate de fon­do. Sin ver ca­so por ca­so. Ire­mos a re­mol­que de lo que ocu­rra fue­ra”, afir­ma Tu­go­res.

El te­mor a que el pro­ce­so se reali­ce de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da es com­par­ti­do tam­bién por Fran­cis­co Lon­go, director del Ins­ti­tu­to de Go­ber­nan­za y Di­rec­ción Pú­bli­ca de Esa­de. “Yo en­cuen­tro nor­mal que cuan­do a al­guien le pre­gun­tan si quie­re más Es­ta­do, la gen­te di­ga que no. ¡Có­mo va a que­rer más Es­ta­do co­mo el que hay! La gen­te de­be to­mar ma­yor cons­cien­cia fis­cal. No pue­de se­guir to­le­ran­do ad­mi­nis­tra­cio­nes que fi­nan­cian clubs de fút­bol de pri­me­ra, fran­qui­cias de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.