Una re­vo­lu­ción lar­va­da en el cam­bio de si­glo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El cam­bio en la per­cep­ción del Es­ta­do por la so­cie­dad, vis­to por un his­to­ria­dor co­mo Tony Judt, “cons­ti­tu­ye el ma­yor cam­bio in­te­lec­tual del úl­ti­mo ter­cio del si­glo XX... el cul­to al sec­tor pri­va­do y, en par­ti­cu­lar a la pri­va­ti­za­ción. Con la lle­ga­da del Es­ta­do mo­derno, a fi­na­les del XIX, trans­por­te, hos­pi­ta­les, es­cue­las, co­rreos, ejér­ci­tos, pri­sio­nes, po­li­cía y el ac­ce­so a la cul­tu­ra ca­ye­ron ba­jo el con­trol pú­bli­co o re­gu­la­do. Aho­ra es­tán vol­vien­do al sec­tor pri­va­do”. La mis­ma no­ción de tras­cen­den­cia que uti­li­za Judt, un so­cial­de­mó­cra­ta po­co or­to­do­xo, pa­ra des­cri­bir es­te pro­ce­so, es com­par­ti­da en el otro la­do del es­pec­tro ideo­ló­gi­co. “La cla­ve de la re­vo­lu­ción Rea­gan fue cam­biar el com­por­ta­mien­to de la gen­te en re­la­ción con el tra­ba­jo, la in­ver­sión y la pro­duc­ción” es­cri­bía en el The Wall Street Jour­nal el pa­sa­do 11 de fe­bre­ro Art­hur Laf­fer, uno de los eco­no­mis­tas de ca­be­ce­ra de la re­vo­lu­ción que ins­pi­ra­ra el ex ac­tor y ex go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia. Laf­fer no du­da, por ejem­plo, en ca­li­fi­car de “hé­roes del re­cor­te de im­pues­tos” a los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos co­mo Bill Stei­ger y Clif­ford Han­sen. Es el es­pí­ri­tu que im­preg­na, por ejem­plo, la ma­ne­ra de pen­sar de los her­ma­nos Koch, mag­na­tes de la in­dus­tria ame­ri­ca­na y fi­nan­cie­ros de think tanks co­mo el Ca­to Ins­ti­tu­te. Y al mis­mo tiem­po, ca­pa­ces de ca­na­li­zar re­cur­sos ha­cia el Tea Party, co­mo re­ve­la­ra un ar­tícu­lo de agos­to del 2010 de Ja­ne Ma­yer en The New Yor­ker. Ese tono al­can­za in­clu­so la fi­lo­so­fía de la Big So­ciety, que pre­ten­de “de­vol­ver a la co­mu­ni­dad” el po­der y la res­pon­sa­bi­li­dad que en su día ce­dió al Es­ta­do en la or­ga­ni­za­ción de mu­chas de sus ac­ti­vi­da­des. “El pro­ble­ma ahí –se­ña­la Lon­go– es que se pien­sa que las re­la­cio­nes en­tre Es­ta­do y so­cie­dad ci­vil son un jue­go de su­ma ce­ro. No lo son. En reali­dad es­con­den dos uni­ver­sos muy dis­tin­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.