EL RE­COR­TE DEL GAS­TO PÚ­BLI­CO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La me­jo­ra eco­nó­mi­ca de nues­tro país re­quie­re aho­rro por par­te de to­dos los agen­tes eco­nó­mi­cos. En el ca­so de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, aun­que ya se es­tá pro­du­cien­do un re­la­ti­vo aho­rro, aún se­rá ne­ce­sa­rio re­du­cir más tan­to el gas­to co­mo la in­ver­sión. Se apro­xi­man ajus­tes du­ros a raíz de los pro­ble­mas ge­ne­ra­dos fue­ra de las pro­pias ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­pa­ño­las, es­pe­cial­men­te en el sec­tor fi­nan­cie­ro.

La me­di­da tra­di­cio­nal pa­ra eva­luar el pe­so de “lo pú­bli­co” en un país es el pe­so re­la­ti­vo de to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes so­bre el PIB. Es­pa­ña, se­gún los da­tos de la OCDE, ha pa­sa­do del 38% en el año 2005 al 46% en el año 2009. Es­to equi­va­le a mi­les de mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Una gran par­te de ellos se des­ti­na­rán, vía trans­fe­ren­cias co­rrien­tes, a per­so­nas ma­yo­res, edu­ca­ción, sanidad… Sin em­bar­go, y a pe­sar del au­men­to, es­ta­mos por de­ba­jo de paí­ses muy com­pe­ti­ti­vos co­mo Di­na­mar­ca o Sue­cia, aun­que tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que es­tos paí­ses lle­van más de diez años ajus­tan­do y ha­cien­do más efi­cien­te el Es­ta­do de bie­nes­tar.

Aho­ra nos to­ca a no­so­tros ha­cer via­bles las gran­des con­se­cu­cio­nes so­cia­les en un en­torno de mu­cha aus­te­ri­dad. Se pre­vé un ajus­te de en­tre el 7% y el 10% del mon­to to­tal de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos gros­so mo- do. Y no tan só­lo por la deu­da acu­mu­la­da, sino so­bre to­do por el nue­vo es­ce­na­rio com­pe­ti­ti­vo glo­bal que es un fac­tor es­truc­tu­ral.

Es­ta re­duc­ción no só­lo es un te­ma de ci­fras, es so­bre to­do un te­ma po­lí­ti­co: ¿dón­de se re­cor­ta?, ¿con qué cri­te­rio?, ¿qué se sal­va del re­cor­te? La res­pues­ta no nos de­be­ría re­sul­tar in­di­fe­ren­te: nos per­fi­la­rá un ti­po de so­cie­dad u otra tras la cri­sis.

Por eso, los cri­te­rios pa­ra el ajus­te de­be­rían es­tar, en sus gran­des tra­zos, con­sen­sua­dos. La bue­na no­ti­cia es que te­ne­mos un mo­de­lo de­fi­ni­do, for­mal y po­lí­ti­ca­men­te con­sen­sua­do: el mo­de­lo de eco­no­mía so­cial de mer­ca­do (ESM) que ins­pi­ra nues­tra cons­ti­tu­ción co­mo la de mu­chos paí­ses de la UE. Pa­ra al­gu­nos, es­ta ex-

Aho­ra nos to­ca ha­cer via­bles las gran­des con­se­cu­cio­nes so­cia­les en un en­torno de mu­cha aus­te­ri­dad

pre­sión es una en­te­le­quia, pe­ro es un mo­de­lo ope­ra­ti­vo que ha da­do, y es­tá dan­do, res­pues­tas a paí­ses que vuelven a ser re­fe­ren­cia en la ges­tión de la eco­no­mía (po­de­mos des­ta­car el cla­ro ejem­plo de Ale­ma­nia, pe­ro aún más Di­na­mar­ca y otros paí­ses nór­di­cos). Y pue­de ser­lo pa­ra nues­tra ac­tual si­tua­ción en Es­pa­ña.

¿Qué nos di­ce hoy la eco­no­mía so­cial de mer­ca­do? El mo­de­lo y la reali­dad so­bre los que se cons­tru­yen las so­cie­da­des que op­tan por la ESM es muy exi­gen­te. Res­pon­de a dos pi­la­res fun­da­men­ta­les: la li­ber­tad del in­di­vi­duo y la di­men­sión so­cial de la per­so­na.

La li­ber­tad es el re­sul­ta­do de una acep­ta­ción de la dig­ni­dad de la per­so­na co­mo va­lor su­pre­mo y lle­va vin­cu­la­da de ma­ne­ra ab­so­lu­ta la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad. Por eso Lud­wig Er­hard (con­si­de­ra­do con Al­fred Mü­ller-Ar­mack el “pa­dre” de la ESM ) afir­ma que el ideal que se pro­po­ne se ba­sa en la for­ta­le­za hu­ma­na que per­mi­te que ca­da uno di­ga: “Quie­ro va­ler­me por mis pro­pias fuer­zas, quie­ro so­por­tar por mí mis­mo el ries­go de la vi­da, quie­ro ser el res­pon­sa­ble de mi des­tino”.

Es­te ele­men­to es esen­cial pa­ra abor­dar nues­tro fu­tu­ro: el Es­ta­do no es­tá pa­ra ser nues­tro be­ne­fac­tor o nues­tro pro­tec­tor. Es un ha­bi­li­ta­dor de nues­tras po­si­bi­li­da­des y, en úl­ti­mo tér­mino, so­mos ca­da uno de no­so­tros los res­pon­sa­bles de nues­tra sa­lud, nues­tra edu­ca­ción, nues­tros ries­gos de fu­tu­ro… de nues­tros hi­jos y de nues­tros pa­dres cuan­do no pue­den va­ler­se por sí mis­mos… Es­ta es la úni­ca al­ter­na­ti­va que te­ne­mos pa­ra dar cuen­ta del nue­vo es­ce­na­rio que se nos ave­ci­na y ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad del Es­ta­do de bie­nes­tar.

El se­gun­do gran prin­ci­pio de la an­tro­po­lo­gía que sub­ya­ce en la ESM (ins­pi­ra­da en el hu­ma­nis­mo cris­tiano) es la con­vic­ción de que la per­so­na es­tá abier­ta a los de­más y es un ser emi­nen­te­men­te so­cial. La sen­si­bi­li­dad so­cial y la so­li­da­ri­dad co­rres­pon­dien­te es prin­ci­pio que tam­bién cons­ti­tu­ye un pilar fun­da­men­tal de la so­cie­dad desea­da por es­te mo­de­lo. Hay si­tua­cio­nes de pre­ca­rie­dad, mar­gi­na­li­dad y po­bre­za que no se pue­den sol­ven­tar ha­bi­li­tan­do a la per­so­na a va­ler­se por sí mis­ma. Se re­quie­re una so­li­da­ri­dad per­so­nal y so­cial de la cual el Es­ta­do de­be ser el ga­ran­te. No ne­ce­sa­ria­men­te el ges­tor –no en po­cas oca­sio­nes las aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lu­cro son más efi­cien­tes y efi­ca­ces que la Ad­mi­nis­tra­ción– pe­ro sí, en to­do ca­so, de­be ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos y la dig­ni­dad de los que no pue­den ha­cer­lo por sí mis­mos.

Hay que per­ci­bir co­mo so­cial­men­te muy cen­su­ra­ble eva­dir im­pues­tos y abu­sar de los ser­vi­cios pú­bli­cos

¿Qué sig­ni­fi­ca en tér­mi­nos ope­ra­ti­vos? Sig­ni­fi­ca que el Es­ta­do de bie­nes­tar es ne­ce­sa­rio y po­si­ble si so­mos ca­pa­ces de re­pen­sar­lo y orien­tar­lo en las si­guien­tes coor­de­na­das:

1. Cen­trar­se en ga­ran­ti­zar los de­re­chos y la dig­ni­dad de los más dé­bi­les que no pue­den ayu­dar­se a sí mis­mos: ma­yo­res sin apo­yo fa­mi­liar, per­so­nas en­fer­mas sin re­cur­sos, per­so­nas que vi­ven en una mar­gi­na­li­dad ra­di­cal… Aquí se re­quie­re am­pliar los re­cur­sos que se pue­dan reasig­nar de ac­ti­vi­da­des no prio­ri­ta­rias.

2. Pa­ra el res­to, las po­lí­ti­cas y los ser­vi­cios de­ben ser ha­bi­li­ta­do­res, “po­si­bi­li­ta­do­res” de que ca­da per­so­na, fa­mi­lia, gru­po so­cial pue­da va­ler­se por sí mis­mo. Aquí la ac­ción pú­bli­ca de­be pen­sar­se en tér­mi­nos de in­ver­sión so­cial y desa­rro­llo hu­mano y no de sub­si­dio que cree ac­ti­tu­des ren­tis­tas y de­pen­dien­tes de un Es­ta­do pro­vee­dor. Por ello, los be­ne­fi­cia­dos y los que dis­pon­gan de ren­tas su­fi­cien­tes de­be­rán con­tri­buir de ma­ne­ra pro­por­cio­nal a sus po­si­bi­li­da­des y evi­tar la gra­tui­dad (es­ti­mu­lan­do el co­pa­go de la ac­ción pú­bli­ca) ex­cep­to pa­ra aque­llos sin ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te con­tem­pla­dos en el pun­to an­te­rior. En de­fi­ni­ti­va, es­to sig­ni­fi­ca au­men­tar la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­be­rán di­ri­gir­se a es­ti­mu­lar los com­por­ta­mien­tos so­cia­les desea­dos, a es­ti­mu­lar­los, no a ador­me­cer el em­pu­je y vi­ta­li­dad de los ciu­da­da­nos, in­hi­bien­do sus ca­pa­ci­da­des y res­pon­sa­bi­li­da­des.

3. Re­vi­sar la “ofer­ta de ser­vi­cios” que no se ajus­ten a esos dos pa­rá­me­tros pa­ra ir con­cen­tran­do los re­cur­sos exis­ten­tes en las ne­ce­si­da­des reales y pe­ren­to­rias.

4. Lu­char con­tra el abu­so del Es­ta­do de bie­nes­tar, es­pe­cial­men­te de las co­rrup­te­las in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas.

Es­tos cri­te­rios ga­ran­ti­zan la via­bi­li­dad de nues­tro mo­de­lo so­cial. Pe­ro ha­cer­lo reali­dad re­quie­re por par­te de los po­lí­ti­cos al­tas do­sis de pe­da­go­gía y de acuer­dos en­tre go­bierno y opo­si­ción y agen­tes so­cia­les pa­ra per­mi­tir una lí­nea de ac­ción de go­bierno cons­tan­te en los pró­xi­mos años.

Es­pe­cial­men­te, re­quie­re una apues­ta fuer­te y ex­plí­ci­ta por tra­ba­jar los va­lo­res a ni­vel so­cial, y en pri­mer lu­gar los va­lo­res de la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad y la so­li­da­ri­dad. Vol­ver a va­lo­rar a aquél que pa­ga im­pues­tos y per­ci­bir co­mo so­cial­men­te muy cen­su­ra­ble la eva­sión de im­pues­tos y el abu­so de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Hoy la acep­ta­ción o jus­ti­fi­ca­ción de frau­de al Es­ta­do es muy al­ta y sube ca­da año. Pa­ra aca­bar­lo de re­don­dear, es­ta ac­ti­tud de jus­ti­fi­ca­ción del frau­de so­cial es su­pe­rior en­tre los jó­ve­nes...

To­do ello nos per­mi­ti­rá man­te­ner so­cie­da­des equi­li­bra­das, equi­ta­ti­vas y ca­pa­ces de com­pe­tir en un es­ce­na­rio que va a ser más di­fí­cil. Otros paí­ses eu­ro­peos lo han he­cho ya. Es una ma­ne­ra de con­so­li­dar el mo­de­lo de so­cie­dad a la es­pe­ra de me­jo­res tiem­pos, que sin du­da ven­drán, si so­mos ca­pa­ces de ha­cer los de­be­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.