EE.UU. abre la ba­ta­lla por el pa­pel del Es­ta­do

El po­der sin­di­cal en Wis­con­sin y la re­duc­ción del dé­fi­cit en Was­hing­ton en­fren­tan a los de­mó­cra­tas de Obama con la nue­va opo­si­ción re­pu­bli­ca­na

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Marc Bassets

Pa­re­ce una road mo­vie de ba­jo pre­su­pues­to: ca­tor­ce le­gis­la­do­res hu­yen­do de es­ta­do de Wis­con­sin, per­noc­tan­do en mo­te­les, cru­zan­do la fron­te­ra con Illi­nois pa­ra es­ca­par de las fuer­zas del or­den.

Los de­mó­cra­tas del Se­na­do es­ta­tal de Wis­con­sin des­apa­re­cie­ron el 17 de fe­bre­ro. Sin ellos en el Ca­pi­to­lio de Ma­di­son, la ca­pi­tal, la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na ca­re­cía del quó­rum pa­ra adop­tar una le­gis­la­ción que ha he­cho tam­ba­lear los ci­mien­tos del mo­vi­mien­to sin­di­cal en Es­ta­dos Uni­dos, y abier­to una ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca en­tre de­re­cha e iz­quier­da.

El nue­vo go­ber­na­dor, el re­pu­bli­cano Scott Wal­ker, quie­re abo­lir el de­re­cho a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va pa­ra los sin­di­ca­tos del sec­tor pú­bli­co. Tam­bién quie­re su­bir las con­tri­bu­cio­nes de los fun­cio­na­rios pa­ra la pro­tec­ción sa­ni­ta­ria y la ju­bi­la­ción, lo que dis­mi­nui­rá sus in­gre­sos.

“Pa­re­ce­mos es­pías”, di­jo a The New York Ti­mes el se­na­dor hui­do Ch­ris Lar­son. La si­tua­ción es inau­di­ta. Y no es­tá cla­ro cuál es la me­jor com­pa­ra­ción, si to­do es un dra­ma o una far­sa. “Ca­si pa­re­ce un reality show”.

Los se­na­do­res han cru­za­do la fron­te­ra a Illi­nois por­que te­men que las au­to­ri­da­des de Wis­con­sin les lle­ven por la fuer­za a Ma­di­son. Así ha­bría el quó­rum pa­ra que los re­pu­bli­ca­nos adop­ta­sen una ley que se en­mar­ca en la política de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en los es­ta­dos.

Sue­na la ho­ra de los re­cor­tes en EE.UU. Su­pe­ra­da la peor re­ce­sión de las úl­ti­mas dé­ca­das, gra­cias en par­te a las política key­ne­sia­nas que apli­có Ba­rack Obama tras lle­gar a la Ca­sa Blan­ca en el 2009, re­du­cir el dé­fi­cit es la nue­va prio­ri­dad. ¿Có­mo?

El debate es téc­ni­co. La su­per­po­ten­cia eco­nó­mi­ca y mi­li­tar lle­va una dé­ca­da gas­tan­do más de lo que in­gre­sa. Los hi­jos del baby-boom em­pie­zan a ju­bi­lar­se es­te año. En los pró­xi­mos años el cos­te de las pen­sio­nes y la sanidad –pú­bli­ca pa­ra los ma­yo­res de 65 años– se dis­pa­ra­rá.

El debate es tam­bién geo­es­tra­té­gi­co. El ban­que­ro de EE.UU. –el país que le pres­ta el di­ne­ro del que ca­re­ce pa­ra fi­nan­ciar­se un tren de vi­da su­pe­rior a sus po­si­bi­li­da­des– es China. EE.UU. ve a China co­mo un com­pe­ti­dor no só­lo en el te­rreno de la eco­no­mía sino tam­bién por la in­fluen­cia en Asia y otras par­tes del mun­do.

El debate es, fi­nal­men­te, po­lí­ti­co, ideo­ló­gi­co. ¿Qué pa­pel de­be te­ner el Es­ta­do en la eco­no­mía?

La his­to­ria del úl­ti­mo si­glo en EE.UU. es la de la pug­na en­tre quie­nes creen que el Es­ta­do de­be or­de­nar la eco­no­mía y equi­li­brar las de­sigual­da­des –Fran­klin Roo­se­velt y el new deal, Lyn­don John­son y la great so­ciety– y quie­nes creen que el Es­ta­do es el pro­ble­ma, nun­ca la so­lu­ción.

Ro­nald Rea­gan in­ten­tó zan­jar el debate en los años ochen­ta a fa­vor de es­ta úl­ti­ma idea. El an­ti­es­ta­ta­lis­mo se con­vir­tió en un con­sen­so del que po­cos se apar­ta­ban. Ni si­quie­ra Obama, que ha in­ten­ta­do co­rre­gir los ex­ce­sos del reaga­nis­mo pe­ro es más cen­tris­ta de lo que ase­gu­ra­ban los con­ser­va­do­res cuan­do im­pul­só el plan de es­tí­mu­lo pa­ra sa­car al país de la re­ce­sión o la re­for­ma sa­ni­ta­ria des­ti­na­da a am­pliar la co­ber­tu­ra mé­di­ca pri­va­da.

El dé­fi­cit abre aho­ra otro ca­pí­tu­lo en la ba­ta­lla en­tre con­ser­va­do­res y pro­gre­sis­tas. El es­ce­na­rio es do­ble. De un la­do, el Ca­pi­to­lio de Ma­di­son, ocu­pa­do des­de ha­ce ca­si dos se­ma­nas por fun­cio­na­rios y sin­di­ca­lis­tas que in­ten­tan fre­nar la le­gis­la­ción del go­ber­na­dor Wal­ker, es­tre­lla emer­gen­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, al que al­gu­nos ven –por su fie­re­za al plan­tar ca­ra a los sin­di­ca­tos– co­mo a un Rea­gan re­di­vi­vo.

El otro es­ce­na­rio es Was­hing­ton. La nue­va ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, con una pre­sen­cia nu­tri­da de le­gis­la­do­res del mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta Tea Party, ha adop­ta­do un re­cor­te en 61.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el pre­su­pues­to pa­ra lo que que­da de año fis­cal, has­ta el 30 de sep­tiem­bre.

El re­cor­te tie­ne es­ca­sos pre­ce­den­tes. Y en­vía una se­ñal de que la opo­si­ción aban­de­ra­rá la re­duc­ción del dé­fi­cit y del en­co­gi­mien­to del Es­ta­do, ori­gen –se­gún es­ta co­rrien­te de la de­re­cha– los ma­les que ace­chan el país.

Pe­ro es sim­bó­li­co. Pe­se a la de­rro­ta elec­to­ral en las le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do no­viem­bre, los de­mó­cra­tas de Obama to­da­vía con­ser­van el Se­na­do. Y en el Se­na­do fre­na­rá los re­cor­tes.

El pro­ble­ma es que las me­di­das pre­su­pues­ta­rias pro­vi­sio­na­les ven­cen el 4 de mar­zo. Si an­tes de esa fe­cha no hay un acuer­do, el Go­bierno fe­de­ral pue­de que­dar­se sin fon­dos, lo que pue­de obli­gar a ce­rrar al­gu­nas ofi­ci­nas fe­de­ra­les. Ya ocu­rrió en los años no­ven­ta con el pre­si­den­te Bill Clin­ton. Y Clin­ton aca­bó sa­can­do be­ne­fi­cio elec­to­ral del obs­truc­cio­nis­mo re­pu­bli­cano, y vol­vió a ga­nar las pre­si­den­cia­les de 1996.

Los con­flic­tos en Ma­di­son y en Was­hing­ton son dis­tin­tos. “Pe­ro to­do pro­ce­de de una fuente co­mún”, di­ce An­drew Biggs, ex­per­to en el Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te (AEI), el la­bo­ra­to­rio de ideas más in­flu­yen­te de la de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se, y el ner­vio in­te­lec­tual del con­ser­va­du­ris­mo que aca­ba de des­em­bar­car en la ca­pi­tal fe­de­ral.

La fuente co­mún, se­gún Biggs, “es la frus­tra­ción que los ame­ri­ca­nos sien­ten cuan­do ven que el pre­su­pues­to se des­con­tro­la, cuan­do ven que en su vi­da es­tán ha­cien­do sa­cri­fi­cios, es­tán per­dien­do el em­pleo, tra­ba­jan­do más du­ro, y en­ton­ces ven a al­gu­nas per-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.