So­cie­dad gran­de, so­cie­dad pe­que­ña

David Ca­me­ron so­me­te­rá a los bri­tá­ni­cos a un ex­pe­ri­men­to sin pre­ce­den­tes: la pre­ten­sión de que los ciu­da­da­nos y or­ga­ni­za­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas asu­man con su tiem­po y con su di­ne­ro par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des del Es­ta­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fael Ra­mos

avid Ca­me­ron subió al po­der el pa­sa­do ju­nio, pe­ro en reali­dad su hue­lla no em­pe­za­rá a que­dar mar­ca­da en el sen­de­ro de la eco­no­mía y la so­cie­dad bri­tá­ni­cas has­ta el pró­xi­mo 1 de abril, cuan­do en­tre en vi­gor su pri­mer pre­su­pues­to, con re­cor­tes tan bru­ta­les que han da­do un nue­vo sig­ni­fi­ca­do a la pa­la­bra aus­te­ri­dad. Has­ta aho­ra el mé­di­co se ha li­mi­ta­do a exa­mi­nar y lim­piar la he­ri­da, pre­pa­rar men­tal­men­te al en­fer­mo y de­sin­fec­tar con un po­co de al­cohol. Den­tro de un mes pon­drá la in­yec­ción, y en se­gui­da em­pe­za­rán a sen­tir­se los efec­tos se­cun­da­rios.

Y los efec­tos se­cun­da­rios no van a ser nin­gu­na bro­ma, por­que no se pue­de re­du­cir el dé­fi­cit en ca­si cien mil mi­llo­nes de eu­ros (el 4,5% del PIB) y eli­mi­nar me­dio mi­llón de pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor pú­bli­co sin mu­cha san­gre, su­dor y lá­gri­mas. Y tam­po­co sin que se de­te­rio­ren la me­di­ci­na y la edu­ca­ción, y el Es­ta­do de bie­nes­tar que­de re­du­ci­do a los pu­ros hue­sos, un anoré­xi­co es­que­le­to co­mo los que des­fi­lan por las pa­sa­re­las de la mo­da.

Se tra­ta pro­por­cio­nal­men­te de los re­cor­tes más ra­di­ca­les adop­ta­dos por cual­quie­ra de las gran­des po­ten­cias desa­rro­lla­das, el equi­va­len­te de lo que en Es­ta­dos Uni­dos (don­de Obama ha adop­ta­do una apro­xi­ma­ción más key­ne­sia­na de gas­to pú­bli­co a la cri­sis) se­rían la frio­le­ra de 650.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro una co­sa es sa­ber que se ave­ci­na el pin­cha­zo, y otra muy dis­tin­ta es sen­tir el do­lor, los ma­reos y las náu­seas, que es lo que va a ocu­rrir a par­tir del pri­me­ro de abril, cuan­do los an­cia­nos em­pie­cen a de­jar de re­ci­bir cui­da­dos en sus ca­sas y en cen­tros es­pe­cia­li­za­dos, los pa­dres que tra­ba­jan no ten­gan guar­de­rías pú­bli­cas don­de de­jar a sus hi­jos, des­apa­rez­can los cen­tros de reha­bi­li­ta­ción pa­ra dro­ga­dic- tos, al­cohó­li­cos y ex­pre­si­dia­rios, las bi­blio­te­cas, pis­ci­nas, hos­pi­cios y la­va­bos mu­ni­ci­pa­les se cie­rren a cal y can­to, la ba­su­ra se re­co­ja una vez ca­da quin­ce días, los sa­la­rios sean más ba­jos, el nú­me­ro de pa­ra­dos sea más al­to, y naz­ca ofi­cial­men­te la nue­va In­gla­te­rra de la aus­te­ri­dad.

Y co­mo re­sul­ta que una me­di­ci­na tan amar­ga es im­po­si­ble de ad­mi­nis­trar sin una fi­lo­so­fía de­trás, David Ca­me­ron (y sus ase­so­res de ima­gen y co­mu­ni­ca­cio­nes) se han in­ven­ta­do el con­cep­to de la Big So­ciety (so­cie­dad gran­de), que es co­mo la Great So­ciety (gran so­cie­dad) del ex pre­si­den­te de­mó­cra­ta nor­te­ame­ri­cano Lyn­don John­son, pe­ro al re­vés: en vez de combatir la po­bre­za y la in­jus­ti­cia con pro­gra­mas igua­li­ta­rios y la me­jo­ra de los ser­vi­cios pú­bli­cos, se tra­ta de des­mon­tar el Es­ta­do de bie­nes­tar tal y co­mo lo he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra, y que una com­bi­na­ción de me­ce­nas, or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas y los pro­pios ciu­da­da­nos asu­man (y pa­guen con su tiem­po y su di­ne­ro) una par­te im­por­tan­te de lo que has­ta aho­ra eran res­pon­sa­bi­li­da­des del Es­ta­do.

La ter­ce­ra vía de Tony Blair fue una en­te­le­quia ino­do­ra, in­co­lo­ra e in­sí­pi­da, bue­na pa­ra la re­tó­ri­ca política pe­ro en la prác­ti­ca pu­ro hu­mo. En cam­bio la Big So­ciety de Ca­me­ron pue­de cons­ti­tuir una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en las re­la­cio­nes en­tre el Es­ta­do y el in­di­vi­duo, con una ola de pri­va­ti­za­cio­nes con las que ni se atre­vió a so­ñar Mar­ga­ret Thatcher (los mi­nis­tros del Go­bierno no des­car­tan que has­ta la po­li­cía y el sis­te­ma ju­di­cial se sub­con­tra­ten a em­pre­sas). No hay na­da co­mo una bue­na cri­sis –y el con­si­guien­te mie­do– pa­ra em­pren­der re­for­mar que en tiem­pos de va­cas gor­das son im­pen­sa­bles.

“Ca­me­ron di­ce que hay que rein­ven­tar la so­cie­dad, por­que la ac­tual fór­mu­la es in­sos­te­ni­ble y el Es­ta­do no pue­de pa­gar­la –ex­pli­ca el pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas Bru­ce Laird–. Que los ciu­da­da­nos de­ben desa­rro­llar un es­pí­ri­tu so­li­da­rio e in­vo­lu­crar­se en la ges­tión de las bi­blio­te­cas pú­bli­cas, guar­de­rías, po­li­de­por­ti­vos y cen­tros de aten­ción a los an­cia­nos. Que se de­be cons­ti­tuir un ‘ejér­ci­to de vo­lun­ta­rios’ que ali­ge­ren al Es­ta­do de res­pon­sa­bi­li­da­des. Y pa­ra dar ejem­plo, ha he­cho que su mu­jer Sa­mant­ha apa­rez­ca en la te­le­vi­sión pin­tan­do una va­lla. Pe­ro no me pue­do ima­gi­nar a nin­gún ve­cino re­co­gien­do las ba­su­ras”.

El pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor di­ce pa­ra ven­der su idea que se tra­ta de “una de­vo­lu­ción de po­der” a los ciu­da­da­nos, a to­dos los ni­ve­les. En la edu­ca­ción, pa­ra que gru­pos de pa­dres, maes­tros (u or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas) pue­dan fun­dar, fi­nan­ciar y di­ri­gir sus pro­pias es­cue­las de ma­ne­ra to­tal­men­te independiente. En la sanidad, pa­ra eli­mi­nar ca­pas in­ter­me­dias de ad­mi­nis­tra­ción y que los mé­di­cos de ca­be­ce­ra sean los res­pon­sa­bles de ha­cer los pre­su­pues­tos y con­tra­tar los ser­vi­cios per­ti­nen­tes. En ma­te­ria de ley y or­den, pa­ra ir pri­va­ti­zan­do pro­gre­si­va­men­te los 139 cen­tros pe­ni­ten­cia­rios que hay en In­gla­te­rra y Ga­les (Es­co­cia tie­ne su pro­pio sis­te­ma, com­pe­ten­cia del go­bierno au­tó­no­mo), y que em­pre­sas pri­va­das se en­car­guen de ad­mi­nis­trar to­do el sis­te­ma de li­ber­tad ba­jo fian­za y su­per­vi­sar a los pre­sos. En el trans­por­te, pa­ra que con­sor­cios pri­va­dos asu­man el man­te­ni­mien­to de par­ques y ca­rre­te­ras.

En abs­trac­to, co­mo me­ro con­cep­to eco­nó­mi­co, los bri­tá­ni­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.